Creatividad

La Publicidad se aprende divirtiendo

La publicidad – y perdonen, lo poético y pretencioso que puede sonar -, es algo que se vive, se siente en el aire. Personas hablando de una marca en la calle, es publicidad, tú recomendando una serie de Netflix, es publicidad, yo hablando de equis campaña, es publicidad.

¿Pero cómo podemos entenderla y cómo aprender hacerla?

Bueno, hay que entender que la mejor publicidad siempre vendrá de grandes historias, ¿Como redactar una gran historia? Tú decides, esta es tu historia.
Tú la escribes.

La mejor publicidad contiene sentimientos universales; Amor, odio, tristeza, pasión, frustración. ¿Donde consigo esos sentimientos? En nuestra vida, en el amigo que no pudo entrar a la universidad, en la tía que no puede tener hijos, en nuestros padres divorciados, de la incomodidad de conocer una nueva persona y no saber de qué hablar.

Rafa Domínguez “El Creaturon”, dice: “Todo en esta vida es combustible creativo para nosotros”.

Las mejores campañas vienen de las mejores insights, ¿Y de dónde vienen los mejores insights?  ¡De la vida!

No hay mejor escuela que la vida misma, ella te enseña que lo mejor siempre no es lo adecuado, que lo barato en ocasiones vale más, tanto como un recuerdo, de la fiesta de ayer con los amigos, del amor a primera vista en la fiesta de ayer, de tu mujer que te dijo no a una muy sensual petición.

No se puede hacer publicidad si no se vive, si no sales de tu zona de confort, si no te equivocas, si no te regañan. La publicidad se aprende haciéndola, divirtiéndote, se aprende en una fiesta, en una iglesia, en una barbería, en la calle, platicando con una linda chica creativa de tu agencia, de tu escuela.

La publicidad, la buena publicidad, nace de seres inconformes con su realidad, seres irreverentes que siempre andan retando al sistema, de individuos dispersos y fantaseados con sus pensamientos. De sujetos que pelotean sin sentido, sin parar, de los que disfrutan el viaje, de los que dicen:
¡No hay pedo!, algo vamos aprender.

Así que hermano, equivócate, que te regañen, disfruta el viaje, no todo en la vida es teoría. La publicidad se aprende divirtiendo, cuántos de nosotros no se le ha ocurrido una idea en una reunión, en un viaje, platicando con nuestros amigos, en el baño inclusive.

Vivimos rodeados de marcas, experiencias, impulsos, recuerdo, pláticas, haz que tu día sea divertido, cuando haces lo que te gusta, la vida te va acomodando con las personas adecuadas, personas tan apasionadas como tú, persona que aman lo que hacen, que el universo no creara que tú vienes a modificarlo.

Imagen cortesía de Shutterstock

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close