ArtePublicidad

Product Placement al rescate de la industria musical

Tan antiguo como la propia historia del cine, el Product Placement ha sido por alrededor de 100 años la estrategia preferida de las grandes marcas y a la que las mismas destinan un alto porcentaje del presupuesto destinado a publicidad.

Durante años estuvimos acostumbrados a ver emplazamientos de producto en los filmes hollywoodenses, las series, telenovelas y hasta programas de espectáculos. Sin embargo, no fue hasta los años 80 que las marcas encontraron un nuevo nicho para mostrarse: la música. Los videoclips se convirtieron en un gran escaparate cuyos elementos favorecen la conexión con el público casi como ningún otro: una segmentación de mercado preestablecida y las aspiraciones del mismo, la imagen de un líder de opinión aclamado por miles sino es que millones de personas, difusión internacional, un método no invasivo sino más bien discreto y esos sentimientos que la música por si misma puede despertar.

Las marcas aprovecharon la oportunidad y no se conformaron con sólo con adaptarse al contenido, sino que adaptaron (millones de dólares de por medio) canciones y videos para sus campañas (artista incluido). Uno de los casos más memorables es la adaptación de Billie Jean de Michael Jackson para la campaña New Generation de Pepsi.

Sin embargo, no es un secreto que la industria musical ha visto menguar sus ingresos en la última década hasta en un 58%. Las nuevas tecnologías han obligado a los artistas y a las discográficas a valerse de nuevas alternativas para poder seguirse manteniendo, había que lanzarse a la caza de nuevas formas de ser un negocio rentable, al tiempo que la marcas se preguntaban “¿dónde más puedo mostrar mi producto si las películas, los videoclips y la televisión ya están atiborradas de refrescos, automóviles, cajas de cereal y gafas de lujo?”

Una vez más, la música tuvo la respuesta y aunque quizá el término Product Placement no sea el idóneo, no se ha encontrado/inventado uno para la mención ya sea pagada o no de marcas en las canciones.

Para que se den una idea de lo relevante que se ha vuelto sobre todo en la industria del Hip-Hop y el Pop, un estudio de la Universidad de Colorado analizó la presencia de marcas en las 30 canciones más populares (Billboard) de 1960 a 2010 revelando que en la década que abarca de 2000 a 2010 había más marcas presentes que en las canciones que en las décadas previas. Tan solo en 2006, 20 de las 30 canciones contenían marcas en sus letras. Los grandes ganadores con menciones en el mundo de la música actual: la industria automotriz seguida de cerca por la de bebidas alcohólicas.

El debate respecto a la ética de dicha técnica no se ha hecho esperar, sobre todo por las autoridades sanitarias en Estados Unidos que cuestionan a marcas y artistas por “infiltrar” marcas de bebidas alcohólicas y cigarrillos en la música que consumen los adolescentes, de hecho, La Universidad de Pittsburg hizo un análisis de 793 canciones de Hip-Hop, demostrando que, por cada hora de audio, se escuchan referencias a 3.5 marcas de bebidas alcohólicas.

Ético o no, el resultado ha resultado favorecedor para ambas partes, logrando que la industria musical superara nuevos embates gracias a la mano del marketing, del que, de hecho, obtienen la mayoría de sus altos ingresos los grandes rostros y voces del mundo del entretenimiento.

Fernando Famanía

Co-CEO de ifahto, con más de 23 años de experiencia en la industria del marketing promocional y event marketing. Partner en NewCo CDMX y Fundador de Slang Storm. Sígueme en Twitter @FerFamania.

Sigue a Fernando Famanía en:

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close