Creatividad

Seamos como las flores

Una flor nace después de diversas adversidades, mantiene su belleza, sus colores, su frescura y su rico olor. No se doblega a una fuerte lluvia, ni al inclemente Sol, y aún así, entrega su mejor cualidad a los animales que viven de ella. Incluso, si es arrancada de su tallo, sigue en pie, muere pero sigue viviendo en suspiros, costosas cajas de entrega, sonrisas, abrazos y besos. Una flor nunca muestra una cara fea, incluso después de morir, sigue siendo hermosa.

Aprendamos de las flores, ellas tienen el secreto de la felicidad: mantenerse intactas, pase lo que pase. Ellas mantienen la calma en los peores momentos, son estéticamente hermosas y huelen muy bien. Cosa que un publicista debe hacer siempre, mostrar su mejor cara al mundo, a nadie tiene que importarle lo que vivimos internamente, cuando lo único que debe interesarles es el excelente trabajo que realizamos y lo que les aportamos a sus vidas.

Vendámonos como las mejores flores, vistámonos con las más lindas prendas que resalten nuestra belleza, bañémonos en nuestro perfume favorito, mantengamos la cabeza en alto y salgamos a emocionar a la gente, a llenarla de buenos motivos, de sonrisas y suspiros. Sepamos robar abrazos y entregar lo mejor de nosotros, ayudemos a las demás florecillas que crecen a nuestro lado, dándoles lo mejor de nosotros, entreguémonos totalmente a lo que nos gusta con quienes amamos; hagamos como la flor que abraza a la abeja y le da lo mejor de su ser, mientras ella le encarga lo mejor del de ella.

Sepamos que somos importantes para una minoría especial, no para todo el mundo, por eso, aprovechemos cada instante que la vida nos regala y brindemos con ella, bailemos junto a ella y besémosla todo el tiempo, créanme, se lo merece.

Seamos como una flor, como esa flor a la que las gotas de agua aman recorrer, sentir y saltar victoriosas al mundo, llevándose lo mejor de nosotros, sin dejarnos incompletos. Amemos ser una flor, porque resguardamos la vida de lo más importante para nosotros: las ideas. Queramos ser una flor, porque no hay nada más precioso que ellas, y por último, no nos avergoncemos de ser una, porque no muchos entienden lo bello que es darle vida a la belleza (interior y exterior).

Este artículo fue inspirado en una de las mejores flores que conozco, Nico, mi actual jefe.

Feliz martes de flores.

Imagen cortesía Shutterstock

Ana María Ávila Suárez

Publicista, redactora, amante de los gatos, metalera y fiel librepensadora. Amo lo que hago y me adapto fácilmente. Tw: @ani_mustaine Inst: @animustaine Behance: anamariaavila.

Sigue a Ana María Ávila Suárez en:

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close