Publicidad

Error 404: Las aventuras de cometer un error siendo publicista

Es bien sabido que si un publicista comete un error, deberá pagar por ello pero, ¡nosotros también somos humanos! Si bien es cierto que me encantaría andar por el mundo con millones de tildes impresas en papel sticker para “corregir” los olvidos de algunos, también creo que el error es un aspecto ineliduble del ser humano.

Hace poco, iba a salir al aire un comercial de televisión que para mí, ha sido el mejor trabajo que he hecho hasta ahora. Resulta que lo pidieron con subtítulos y yo, como la copy de la campaña, debía pasarlos… Así fue, el comercial se codificó para TV y, en la última revisión (a manos de una secretaria), una palabra se fue mal tipeada, ¡MAL TIPEADA! Cuando lo había leído y releído.

Decepción.
La primera fase.
Lloré como nunca, me frustré. Pensé: ¡qué torpe soy!, ¡por andar de afanes!

Autoflagelación.
Segunda fase.
Tonta, ¡ahora deberás pagar su emisión!, ¡qué caro te salió el errorcito!, ¡¿por qué no fuiste capaz de leerlo bien?!, ¿qué acaso un minuto más era pérdida?

Aprendizaje.
Última fase.
¡Ya qué!, un error lo comete cualquiera.

Ahora reviso cada cosa con minuciosidad, cuento con una mano amiga que lee mis textos antes de salir al aire y me blindo (por si acaso).

Lo admito, ese día casi me muero. Me sentí tan torpe, ten irresponsable y estúpida. Pero calma, mi jefe me dio la mano y me ayudó a salir del embrollo. Él se encargó de arreglarlo, lo revisamos juntos nuevamente (hecho el ajuste) y lo enviamos seguros de que ya estaba bien. Nada pasó, solo aprendí que no debo confiar en mis dedos siempre.

Así que antes de cometer un error:

  1. Levanta la mano y pide ayuda. Nadie nació aprendido y, así suene cliché, 2 cabezas piensan más que una.
  2. Piensa en la gran responsabilidad que tienes como comunicador.
  3. Busca en internet para salir de las dudas. Pregunta, indaga, consulta apps de “corrección ortográfica”.
  4. No hagas las cosas de afán ni por hacerlas, es lo peor. Tómate tu tiempo y relee el texto.

Y si ya cometiste el error…

  1. Entra en pánico, luego respira y sal de él.
  2. Busca la mejor forma de solucionarlo.
  3. Asume ls consecuencias, si ya no hay nada más que hacer, o media para lograr un trato.
  4. Aprende del error, este es el paso más importante, así no volverá a pasar.

 Feliz martes de evitar errores. 

Imagen cortesía Shutterstock

Artículos relacionados

3 Comments

    1. Se vuelve importante cuando es justamente tema del artículo. Y además ese dequeísmo que hace mucho ruido visual. Queda como una ironía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close