Innovación

INDUSTRIAS 4.0, la Cuarta Revolución Industrial

Identificada como la  Cuarta Revolución Industrial o Fábricas Inteligentes cuyo fin es conseguir que una industria se vuelva inteligente.

Parece un tema de una película de ciencia ficción pero se trata del futuro inmediato.  Pensemos que la robotización, digitalización y automatización tienen como objetivo el aumento de la productividad de una empresa; el resultado de este proceso puede llevar a tomar decisiones como reemplazar a las personas por robots en un futuro no muy lejano.   Con esta premisa ¿debemos considerar a la robotización como una amenaza?

Es de conocimiento público que las marcas apuntan hacia la digitalización y robotización, hemos visto ejemplos como  Google con su coche sin conductor, secretarias virtuales y recepcionistas en hoteles o cuando nos atiende en un chat un robot.

Pensemos entonces cuáles son las áreas de una empresa más propensas a reemplazarse por robots:  Transporte, banca, atención directa al público, gobiernos,  fabricación, contabilidad, por nombrar algunos.   Los puestos que mayor riesgo tienen de reemplazarse son aquellos  en donde el trabajo es monótono y repetitivo.

Para las empresas es muy rentable convertirse en una Industria Inteligente ya que facilita la asignación y eficiencia de recursos y reduce costos.  Una fábrica inteligente  conecta máquinas y sistemas en el proceso de producción,  guarda celosamente información valiosa (big data) que en el futuro ayudará a tomar decisiones de mercado como precios, distribución, hábitos de consumo y un largo etc.

Las Industrias 4.0 buscan y pretenden ser responsables con los recursos humanos, naturales y de energía.

En la actualidad se fabrican robots cada vez más autónomos e inteligentes, el fin es que en el futuro humanos y robots trabajen en conjunto.

No todo puede ser negativo para los humanos  porque la creatividad, inteligencia emocional, social, conocimientos especializados, complejidad y destreza, no pueden ser igualados.  Difícilmente se podrá esperar que un robot responda igual  que un humano.

Imagen cortesía Shutterstock

Zoraya Mejía Jácome

Mercadóloga y publicista, enfocada en consultoría en digital, inteligencia de negocios, emprendimiento e innovación. Si te interesan estos temas y deseas compartir buenas prácticas puedes buscarme en Paper Li como Pensamiento Disruptivo y en Twitter @ZorayaMejia

Sigue a Zoraya Mejía Jácome en:

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close