Comunicación

Juan Carlos, Amelie y el pecado de ser ‘mexicano’

Cuando era pequeño yo pensaba que era igual a todos, que si me lo proponía, podía lograr todo lo que quisiera, incluso ser presidente, cantante o actor de telenovelas. Visualizarlo era fácil, bastaba con cerrar los ojos para imaginarme en una enorme casa, conduciendo un auto de lujo y dándole a mi mamá un avión de regalo. Hasta los seis años seguía creyendo que podía lograrlo, pero entonces, alguien se acerco y me dijo: “Tú no serás nadie, los ‘artistas’ son güeros, y tú y tu familia son morenos”. Actualmente sé que es una idiotez, de hecho es una herida que ya se cerró desde hace años, pero en aquel momento, sentí que el mundo se me vino encima, fue, a mi corta edad, el peor día de mi vida.

No suelo hablar de este tema, pero quería comenzar mi escrito de esta manera porque el famoso meme de “Juan Carlos y Amelie” provocó que recordara, por unos momentos, aquel fatídico día, donde descubrí que mi color de piel era una marca donde mi destino estaba plasmado, o al menos así parecía serlo para los morenos que me despreciaban, y para los niños de piel blanca que creían tener el futuro asegurado por mirar el mundo a través de unos ojos más claros que los míos.

https://www.youtube.com/watch?v=CEQtI_31oss

Pero como lo dije en un inicio, ese es un tema que, con mucho trabajo, ya superé; y por tal motivo siempre evito que cualquier otro niño sufra los estragos de esta segregación social, porque esta actividad actúa igual que el cáncer, es silenciosa, pero te destruye y te carcome por dentro.

juan-carlos-amelie-en-t-ojos-me-imagino-el-mar-16243423

Y sé que posiblemente Juan Carlos sea más maduro que yo a su edad, sin embargo, no es motivo para quedarme callado y no levantar la voz ante lo que claramente es una muestra masiva del racismo que vivimos día a día, donde el blanco parece tener, por el mero color de su piel, derecho a ser exitoso y atractivo por encima de cualquier otra persona que tenga ‘pinta de mexicano’.

Pero la pregunta es, ¿realmente nos avergonzamos de ser mexicanos? Mi respuesta siempre será negativa, pero parece ser que la viralización del mencionado meme dice todo lo contrario, porque en él, Juan Carlos, el niño moreno, es el ‘derrotado’, o el ‘chingado’ (si citáramos a Octavio Paz) y Amelie, es la ‘conquistadora’, y justo es desde su perspectiva desde la que ‘todos nos burlamos’, aunque nuestra piel sea igual a la del conquistado.

Por eso el principal tema no es sobre mí, sino sobre el niño del que todos nos hemos olvidado, porque nadie ha pensado en las consecuencias que podría tener el afectado, donde quizá, al compartir y burlarnos, estamos apagando el fuego de un pequeño más que ha descubierto que sus ‘sueños jamás podrán ser realizados’ por el simple hecho de haber nacido con una hermosa piel morena.


Daniel Robledo

Híbrido de publicista y comunicólogo, con mucha pasión por contar historias. Estudioso de la cultura digital, y apasionado por el desarrollo de contenidos aplicados a la tecnología y actualidad. Por el día me visto de creativo, pero por las noches puedes leerme bajo el pseudónimo de @WarioDan.

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close