Publicidad

Las marcas: de influenciadoras a influenciadas

A lo largo de la historia algunas marcas icónicas han tenido un papel fundamental en el desarrollo de la sociedad. Sin ir más lejos, la Navidad no sería como la conocemos de no ser por Coca Cola y sus estrategias publicitarias.

La mercadotecnia, más que ser un fenómeno económico, ha sido siempre un fenómeno social que nos puede ayudar a comprender más de lo que creemos a la sociedad en la que vivimos.

En los inicios del auge de la publicidad y la mercadotecnia, se vivían épocas más ingenuas y el flujo de información no era tan rápido; una noticia alcanzaba la viralidad en días o incluso semanas, y muchas veces las fronteras suponían una barrera importante para información que nunca llegaba, o bien, las distintas culturas o grupos sociales tenían características que ni siquiera se conocían más allá de su entorno.

Las personas no tenían a su alcance la fuente de información inagotable y automática que es Internet, por tanto, era más fácil poder influir directamente en una sociedad mediante ideas publicitarias masivas. En aquellos tiempos, lo que una marca decía se convertía en algo incuestionable, que la audiencia daba por hecho, comprando la idea sin dudar de la veracidad de los atributos y hechos que los publicistas de la época daban a conocer con sus campañas.

Actualmente todo es distinto: la información se mueve a una velocidad impresionante, y lo que ocurre del otro lado del mundo es conocido en segundos en todo el globo gracias a Internet. Esto también ha creado consumidores sumamente informados, que cuestionan prácticamente todo lo que una marca ofrece, sea directamente del producto/servicio y su funcionamiento, o características intangibles, como valores, responsabilidad social, etc.

Las marcas han dejado de ser influenciadoras, para convertirse en todo lo contrario: El término influencer en la actualidad se refiere a una persona exponente de un estilo de vida, cuya voz genera en la audiencia un eco tan grande, que las mismas compañías han visto ya esta oportunidad y han decidido comunicar a través de estos personajes.

Antes, las marcas influían a través de sus mensajes en la forma de pensar y comportarse de las personas, mientras que hoy en día son los consumidores quienes dictan qué es lo que quieren de las marcas: La audiencia “regala” a los publicistas y mercadólogos rasgos de comportamiento que éstos se encargan de reforzar en forma de mensajes, o bien, creando estrategias de marketing que sean acordes a dichos rasgos.

Dicho de otra forma, la mercadotecnia y la publicidad se convierten actualmente en una válvula de escape para lo más representativo de una sociedad, como si se tratara de un espejo. Ya no se trata de una comunicación unilateral, donde sólo habla la marca y los consumidores son receptores pasivos, sino que ambas partes interactúan por igual.

En un mundo saturado de estímulos, un mensaje jamás tendrá éxito si no hay quien lo escuche. Y para que los escuchas presten atención, debe tratarse algo relevante. Si no se trata de algo que al público le importe o le sirva, es una seguridad que no tendrá el éxito esperado, produciéndose una “ceguera selectiva” que desecha automáticamente los mensajes inservibles.

Quedó atrás la época en la que una marca moldeaba a la audiencia, ahora es la audiencia la que da forma a las marcas y sus estrategias: actualmente éstas se crean a partir de lo que la sociedad refleja.

 

Imagen cortesía de Shutterstock

Alejandra Sánchez

Millennial, Mercadóloga y Maestra en Administración. Creyente de la buena mercadotecnia con un eco social responsable, fan de las micro-empresas y el comercio local. Analizo todo y me encanta dar mi opinión. Apasionada de los libros, la comida y las buenas charlas. https://www.linkedin.com/in/alejandraSM

Sigue a Alejandra Sánchez en:

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close