Publicidad

Los hermanos Comunicación: Cine y Publicidad

El cine y la publicidad son dos industrias en las que la comunicación y la creatividad  se encuentran en el foco de la actividad profesional, por ello se han apoyado la una en la otra para sus creaciones durante décadas. En consecuencia, no es de extrañar que, como si de hermanos se tratase, la industria audiovisual y la publicitaria compartan tantas similitudes como rasgos que las diferencian y hacen únicas:

  1. Las mejores ideas son aquellas que se presentan por sorpresa: las mejores historias cinematográficas, como los mejores conceptos publicitarios, empiezan con la aparición de un buen insight. No podemos ir a la caza de ideas sino que, en primera instancia, debemos descubrir una verdad universal que estaba ante los ojos de todos pero nadie había centrado su atención en ella hasta el momento.
  2. Debemos tener claro desde el principio a quién va dirigido nuestro mensaje: un buen punto de partida en ambas industrias es el conocimiento de nuestro público objetivo. Como decía un buen profesor mío, es imposible impactar a todo el mundo: “el que se dirige a todos, no llega a nadie”. Cada día aumentan nuestras posibilidades de segmentación y es importante aprovecharlas, debemos conocer a la perfección cómo es nuestro público y centrarnos en su satisfacción, de lo contrario, jamás lograremos los dos siguientes puntos.
    shutterstock_169841813 (1)
  3. Entender las necesidades de nuestro target: una vez hayamos identificado a nuestro público objetivo y conozcamos cómo es, piensa y actúa, tanto en el cine como en la publicidad, deberemos descubrir cuáles son sus motivaciones, aspiraciones, deseos y necesidades. Para establecer un vínculo y un diálogo con nuestro público, deberemos ser capaces de conocerlo como a nuestra propia familia.

  4. Lo más importante en ambas industrias es conectar emocionalmente con los receptores de nuestro mensaje: tanto si se trata de una campaña publicitaria como de una película, lo esencial es que el receptor se sienta identificado con el mensaje que tratamos de transmitirle. Una vez conozcamos a nuestro público en profundidad, nos será mucho más sencillo ponernos en su lugar y ser capaces de conectar emocionalmente con ellos mediante nuestra comunicación. shutterstock_109064102
  5. Para lograr el punto anterior, debemos conseguir uno de estos tres efectos en nuestro receptor: sorprender, conmover o sacar una carcajada. No hay más que echar un vistazo a las temáticas usuales de los vídeos que se viralizan: acciones sociales que emocionan hasta las lágrimas, vídeos de niños, gatitos o personas inusualmente graciosas (como Mamá Chewbacca) y vídeos con datos sorprendentes o historias con finales inesperados. Deberemos identificar la mejor manera de ser interesantes para nuestro público y de transmitir nuestro mensaje, seamos publicitarios o guionistas.
  1. Las mejores obras cinematográficas y publicitarias tienen en común un componente: la verdad. Ya lo decía Leo Burnett en cuanto a la Publicidad, “la mejor forma que se puede conseguir en Publicidad es la credibilidad, y nada es más creíble que el propio producto” y hoy en día, en el entorno cinematográfico, lo corrobora Ethan Hawke: “Todo lo que necesitas es contar la verdad. Siempre es arrebatadora.” Las historias con un componente real consiguen una conexión más profunda y duradera, siendo más memorables.

Hablar el mismo lenguaje que los receptores de nuestro mensaje: tan importante es que nuestro receptor se sienta identificado con nuestro mensaje, como que se sienta identificado con la manera de contarlo. Por brillante que sea un concepto o historia, si los diálogos no son naturales, sino que por el contrario son forzados, demasiado explicativos o están escritos para transmitir estrictamente nuestro mensaje, no sonarán creíbles. Como decía David Ogilvy, “si intentas persuadir a alguien de hacer algo, o comprar algo, me parece que deberías utilizar su lenguaje, el lenguaje en el que piensa”, una recomendación que sigue siendo aplicable a ambas.

Imágenes cortesía de Shutterstock

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close