Diseño

El arte no es diseño… y viceversa

“El arte no es diseño”, ésta aseveración es tajante y es real. El proceso de estas actividades (arte y diseño) trazan caminos diferentes. Veamos…

El arte no busca cubrir una necesidad, no tiene el objetivo de significar una pieza para que una audiencia específica interactúe con él, puesto que carece de funcionalidad. El arte simplemente expresa, y tiene no una, sino muchas formas de poderse interpretar, tantas como percepciones lo contemplen. El diseño tiene la encomienda de solucionar una problemática. La pieza aquí tiene un objetivo estratégico, un significado, y un uso.

El arte es completamente libre (libertad que le da el artista), solo se supedita a la técnica con la que se desarrolla. El diseño por el contrario, no es libre, este oficio se condiciona a un programa, a un brief, donde se establecen los requerimientos que serán la base de la configuración del objeto de diseño.. el cual finalmente se sujeta a un proceso de producción (en masa)

El arte tiene un valor creativo, el diseño por su parte conlleva un valor de innovación. Veamos, la creatividad y la innovación son distintas: la primera responde, la segunda produce. Para el arte lo más importante es la inspiración, que la encuentra en la creatividad. Y para el diseño lo más importante, es el grado de novedad que contenga el objeto final…y esto lo da la innovación. Ahí radica la principal diferenciada de estos campos.

El arte se preocupa, o más bien, se ocupa de la estética de su pieza. El diseño planea la funcionalidad de su objeto, no importa en que rama nos situemos. Nada se crea de la nada, todo parte de algo (de un antecedente), esto aplica en el arte y el diseño. El antecedente del arte son los cánones de belleza o estética que ha cultivado el propio artista, y en el diseño son la forma y la función que previamente han ido configurando las épocas, los creativos, las modas, etc.  con sus gradientes de variación.

AHORA BIEN, frente a todas estas diferencias…

¿El arte y el diseño se pueden ayudar? bueno, dividamos la perspectiva:

El arte, claro que puede ayudar al diseño. Sirviendo como un canon o precepto importante al momento de configurar las formas o los patrones de nuestros objetos de diseño…. pero ojo acá (aquí viene la perspectiva), un objeto de diseño no es una pieza de arte y no lo será. El diseño es primordialmente estratégico, una manera en que el diseño pueda ayudar al arte sería comunicándolo (o conectándolo) con su audiencia, organizándolo y promoviendo su capitalización.

¡Me despido!, soy Erika, ustedes ¿qué opinan?

¡Hasta la próxima!

Imagen cortesía Shutterstock

Erika Valenzuela

Originaria del DF pero radicada en Ciudad Juárez, es diseñadora gráfica, en el 2008 comienza la maestría en Diseño Holístico donde se adentra a investigar, publicando sobre temas como tecnología, diseño y entorno social. Dede entonces continúa escribiendo, emprende proyectos de diseño y ha dado conferencias. Este año ha publicado en la revista Código en sus versiones impresa y electrónica, es colaboradora también del blog GraphicLust y es editora en FOROALFA. @dgraphicstyle.

Sigue a Erika Valenzuela en:

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close