Periodismo

Los 7 pecados capitales (+1) del periodista digital

*(Aplica a los community managers y bloggers)

El periodismo es de esas profesiones que todos sobrevaloran, modelos que se autodenominan “reporteras”, comunicadores creyéndose periodistas y un sinfín de malos entendidos entre comunicólogos y quienes realmente ejercen el periodismo con todas sus letras.

Dejaré el debate de siempre a un lado y te explicaré los 7 pecados (más un plus) de los periodistas digitales actualmente.

Gula: Sí, todos comemos pero nadie más que nosotros. Al estar la mayor parte del tiempo sentados monitoreando, gestionando y verificando, hemos designado una gaveta del escritorio solo y exclusivamente para los aperitivos.

Si tienes tiempo leyéndome sabrás que fui periodista digital un par de años y tenía una pasante que era una genio, con ella compartía muchos tés, galletitas y cuantas papitas se atravesaran, porque eso sí tenemos lo de la web, “si es saludable se vuelve invisible”.

Pereza: No, no somos perezosos, de hecho somos más trabajadores que tú y trabajamos 24 horas todos los días de la semana, aún recuerdo esos feriados donde solo íbamos a trabajar el vigilante del diario (saludos señor Luis) y yo.

Y muchos dirán con voz de entrometidos “pero ustedes programan”, claro, qué fácil resulta hacer una estrategia de contenido, que te aprueben calendarios editoriales y grillas, que el diseñador te envíe todo a tiempo, idílico y fácil ¿no?, pues no, somos los más comprometidos pero amamos la filosofía de “procrastinación productiva” y quien diga que no que me deje comentarios.

Envidia: Cuando creímos tener la primicia de un hecho y ¡puff! otro medio lo publica y quedamos de segundones, sí, es envídia, pero más envidia nos da cuando otros se llevan los halagos o los premios, pero debemos dejar eso de lado.

La envidia al final solo nos hace daño a nosotros, intenta hacerle brujería a quien quieras pero serás tú quien llore frente a la PC cuando veas que no funcionó.

Lujuria: No, tal vez no queremos que se acuesten con nosotros pero sí que les gusten o amen nuestros textos y artículos, en esa búsqueda podemos caer en generalidades y crear contenidos sólo para que todos nos quieran y no es posible.

Todos tenemos un público y a ellos debes dirigirte, que te importen ellos (y te aseguro que dentro de tus buyer personas habrá quien te odie), poco me he detenido a ver si a mi mamá les gustan mis artículos, sé de personas que me dicen cuando les gusta algunos y con ellos me bastan (porque a mi mamá no le interesa el marketing o la comunicación).

Ira: Cuando te envían un logo en word, já, que no te engañen, nos pasa siempre cuando tu editor/jefe te dice “quiero esto para tal hora” y al sentarte frente a la PC no te sale nada, todo está blanco y terminas mirando memes en Facebook.

Que nadie nos dé likes en los post, que no nos compartan o pregunten nada en RRSS, que el diseñador no entienda tu idea, que no entiendan tus conceptos y todo eso nos pone iracundos. A mí personalmente se me pasa con la “procrastinación productiva”.

Avaricia: Quererlo todo para ya es algo que aprendes a controlarlo con la experiencia. Cuando trabajas en un diario lamentablemente todo es para ayer, pero cuando migras a empresas, marcas, personalidades, instituciones te das cuenta que para llegar a cifras inmediatas hay que dedicar tiempo.

Si vamos con calma nos frustramos menos y somos conscientes que para triunfar debemos esforzarnos.

Soberbia: Mi favorita de siempre, creerse mejor que los demás sólo por tener cargos o puestos inventados y malpagados es totalmente estúpido. Los egos no sirven para nada cuando crees que puedes “mandar” a alguien a hacer algo de lo que no tienes ni pedazo de idea.

Tengo un montón de “superiores” que no saben nada de RRSS, leen contenidos en internet y creen comprenderlo todo, conócelos por frases como “Queremos más seguidores, más comentarios, más likes” -y sus web no generan contenidos propios-
Subestimación: Oh sí, de los peores pecados. Que digan que nuestro trabajo es fácil, que escribir es más sencillos que sacar cálculos, que como somos periodistas digitales no vivimos la calle e infinidades de aseveraciones hirientes y que encima nuestro gremio acepte con normalidad todo aquello es triste y deprimente.

Ser periodista es de las mejores cosas que me pasó en la vida, ejercer el periodismo no es sólo ser un reportero de calle, como periodista digital fui varias veces hasta la calle a buscar notas, como periodista institucional me tocó cubrir pautas en la calle y ahora como periodista de marca, no he dejado la calle haciendo encuestas y filtrándome entre las personas y los estudios de mercado.

¿Añadirías un pecado más?

Imagen cortesía Shutterstock

Katherine Guaramaco

Licenciada en Comunicación social y periodismo, consultora editorial y echadora de cuentos por siempre. Una vez me dijeron que no podía ser community manager y terminé siendo periodista digital, webmaster, gestora de contenidos y redactora creativa. A esa persona le mando saludos 😀 Para más cuentos: Crónicasdesdemercurio.wordpress.com. Si me los quieres echar a mí: @Katherine_zgs

Sigue a Katherine Guaramaco en:

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close