Publicidad

Que un Cannes no se convierta en un cánncer

Quizás después de leer esta nota, muchos creativos me terminen odiando o diciendo que como nunca he ganado nada, no sé de lo que estoy hablando, pero bueno, es lo lindo de la vida, diferentes opiniones, mil puntos de vista.

Desde que estaba en la universidad soñaba con trabajar en una agencia y ser Redactor. Con el pasar de los años y con mucho esfuerzo lo logré. Llegué a trabajar en una de las agencias más importantes de mi país y una de las más festivaleras. Tuve excelentes Directores Creativos, locos, apasionados, fumados y todos con el sueño de traer por primera vez un león a Honduras. Estuve involucrado en algunas ideas, siempre traté de aportar y dar el máximo por ese pequeño metal, soñaba con figurar en los nombres históricas de la publicidad de este pequeño país y claro, subir todas las fotos a Facebook, Instagram, Twitter, Hi5 y todas las redes sociales posibles.

Pero, a medida pasó el tiempo comenzó a dar vueltas en mi cabeza una pregunta, ¿Valdrá la pena sacrificar una vida por un premio? ¿Valdrá la pena dejar de ir al cine con tu novia, dejar de jugar al fútbol con tus amigos o simplemente llegar a casa y cenar comida casera hecha por tu mamá, esposa o quien sea que te cocine? Yo sinceramente y con el respeto de todos, no creo que lo valga. En serio, amo la publicidad, me encanta ver aquellas ideas grandiosas, discutirlas con mis compañeros y compartirlas en mi Facebook, pero también amo vivir, amo tomarme un café a las 6 de la tarde en una plaza de la ciudad, amo poder salir y armar un torneo de FIFA con mis compañeros o desvelarme viendo series en Netflix.

Como creativos, deberíamos de ser los primeros que queramos vivir, tener nuevas aventuras, nuevas experiencias. Es necesario viajar, desconectarnos de todo y comenzar a disfrutar más de las cosas que están lejos de una oficina.

Y bueno, lo que nos resta es seguir trabajando, soñando con obtener un león, pero manteniendo un equilibrio. No dejemos que un Cannes, se convierta en un Canncer de la vida.

AUTOR

Edgardo David Rivera

De la Universidad me gradué como Mercadólogo y ahora me gano la vida escribiendo en una agencia de Publicidad. No puedo vivir sin Twitter, menos sin el fútbol. A veces pretendo ser imitador de músico y siempre imagino que anoto un gol en la final de un mundial. No tomo café, sueño más de lo que duermo y casi todos mis amigos me dicen El Copynauta. Twitter: @Edavid26

Colaborador invitado

Colaborador invitado

Sigue a Colaborador invitado en:

Artículos relacionados

Close
Close