Televisión

Una final, dos televisoras

Por segunda vez en la historia de la televisión abierta mexicana dos canales pertenecientes a diferentes empresas de televisión transmitieron el mismo partido de la final del fútbol nacional. La mayoría de los medios de comunicación quisieron ver en este hecho algo memorable y que habla de hermandad y trabajo en equipo entre las dos más grandes empresas de televisión en México. La razón no queda del todo clara, pero el acuerdo al que llegaron los dueños de las televisoras, benefició, o eso nos quisieron hacer creer, a los mexicanos. Al parecer Televisa, conforme con un comunicado de prensa emitido por la empresa de Emilio Azcárraga Jean al día siguiente, obtuvo mejor raiting en el partido de ida entre las Chivas de Guadalajara y los Tigres de la Universidad de Nuevo León que TV Azteca, y superó a la televisora de Salinas Pliego por más de 20% de audiencia. Hace solo unas semanas TV Azteca demostró a Televisa que sus transmisiones de Box y sus comentaristas son los preferidos de los mexicanos cuando en la pelea entre el “Canelo” Álvarez y Julio César Chávez Jr tuvo un raiting del doble de Televisa. En cuanto a fútbol soccer, anteriormente en 1985, las televisoras existentes en ese entonces Televisa e Imevisión, propiedad del Estado mexicano, transmitieron las dos un tercer partido de final entre Pumas y América, equipos cuyos derechos pertenecían los de Pumas a Imevisión y los del América a Televisa, y por obvias razones se acordó que, para aquel tercer encuentro, que se celebró en un estadio neutral, ambas televisoras compartieran los derechos de transmisión.

Pero en esta ocasión la situación ni fue tan clara, ni basada en un juicio salomónico, y mucho menos era de esperarse la generosidad de una empresa que se ha caracterizado por su ambición y corrupción como Televisa. Yon de Luisa, vicepresidente de deportes de la empresa de Azcárraga Jean no comentó nada en absoluto a pesar de que los derechos originales de la transmisión pertenecían a Televisa acerca de porque decidió compartirlos con TV Azteca. No existen razones lógicas en el negocio de por qué Televisa renunció al beneficio de su exclusividad, o si, el acto, fue una demostración de fuerza de las dos televisoras en contra de la insignificante ImagenTV, lo cual tampoco es creíble, porque la televisora de Olegario Vázquez Raña y su hijo ya tiene suficientes problemas con sus contenidos como para representar una amenaza real contra el antiguo duopolio. Además, Imagen TV solamente tiene los derechos sobre el Querétaro que es el equipo que de una manera totalmente opaca adquirió el Grupo Imagen poco antes de comprar la tercera cadena de televisión nacional, lo que tampoco representa amenaza alguna contra Televisa y Azteca que tienen los derechos de la gran mayoría de los equipos.

Tampoco tiene sentido que haya sido un movimiento en contra de Jorge Vergara y ChivasTV puesto que nada tenía que ver el empresario jalisciense y su empresa con los derechos de transmisión del partido como visitante. Hay quienes quieren ver en este tipo de decisiones un ganar, ganar, entre las televisoras, para ampliar la cobertura de los eventos, lo cual suena simplicista y falso, ya que la cobertura de ambas televisoras es casi idéntica y nadie apostaría a ganar cacahuates y perder las nueces de la india. Porque, de ser cierto que Televisa tuvo mejores audiencias que TV Azteca, está última le ganó una parte del share, por pequeña que esta haya sido a la televisora de San Ángel. Lo que para Televisa representa pérdidas y para TV Azteca de lo perdido lo que aparezca, puesto que ellos no tenían los derechos originales de la transmisión.

La realidad puede ser otra menos idealista y mucho más pragmática. Televisa, tiene cada día pérdidas mayores, los recortes de personal no pueden parar y están los rumores de que la situación es tan grave en Televisa que han empezado a rentar sus foros de San Ángel.

En lo que se refiere al partido de vuelta, que representa los últimos 90 minutos y verdadera final, Televisa no pudo hacer nada más que apegarse a su contrato con Jorge Vergara y ChivasTV y limitar la transmisión del encuentro a la señal de paga de TDN y su público muy limitado, además de las señales de internet de ChivasTV, Claro Sports, Blim y Cinépolis, lo que parece fraccionarle más la audiencia a Televisa que la transmisión por TV abierta.

El único ganador fue, como quedó claro, el equipo de las Chivas.

Armando Enríquez Vázquez

Productor de televisión, escritor desde hace más de veinticinco años, columnista en diferentes publicaciones virtuales e impresas. Oriundo y transeúnte de una de las ciudades más pobladas del mundo de la que estoy orgulloso. Mis encuentros y desencuentros con la publicidad se han hecho muchas veces desde el terreno del receptor del mensaje y no del emisor. Me ocupan entre otras cosas el futuro de los medios, el abuso de la palabra creatividad y el desarrollo de contenidos atractivos en diferentes medios.
Sígueme en twitter: @cernicalo

Sigue a Armando Enríquez Vázquez en:

Artículos relacionados

Close
Close