Comunicación

No like

Siempre he sido partidario de la libertad de expresión, pero creo que últimamente nos hemos ido al carajo y voy a explicar por qué.

Hace poco vi en facebook el video de una niña que le corta la pata a un cachorro con un machete. Así. Sin más. Lo ví de pasada, obviamente no lo repetí, ni lo ví completo ni a detalle pero no puedo decir que no me impactó de manera muy negativa. Y no es el primer video que veo de maltrato animal que comparte uno de mis contactos en esta red social.

No me olvido de la chava aventando cachorros al río para que mueran ahogados o a los maltratadores de +kota y así me puedo seguir. Pero no para ahí. No se queda en animales. Ahora se comparten asaltos, atentados, bombardeos, linchamientos, bullying escolar y la lista sigue.

No soy tan ingenuo como para pretender que la violencia no existe, y que la gente va a dejar de ser culera solo porque aparecen menos videos terribles en tu muro de facebook, pero sí soy lo bastante positivo como para creer que la violencia genera violencia y que si piensas y actúas de manera constructiva, son más las cosas buenas que te pueden pasar, que las malas. De verdad lo creo.

Aunque no lo crean, una pequeña parte de esos videos que se comparten, nacen de la enfermedad social de querer ser famosos aunque sean 15 minutos. Hay gente suficientemente estúpida como para lastimar a un animalito, o hacer una broma pesada o hacerle daño a alguien por el simple hecho de obtener views.

No compartamos videos de esa índole. No contribuyamos a la deshumanización ya de por sí avanzada de esta raza perdida.

Seamos positivos e irradiemos buena onda. Estoy seguro que sufriremos menos. Como individuos y como sociedad.

Digo yo.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close