Diseño

¿Cuáles son los poderes del diseño?

Sabemos que el diseño además de ser una herramienta que transforma el entorno, también tiene ciertos “poderes”. Veamos algunos:

  • Tiene el poder de Anticipar.

El diseño nos permite visionar. El campo siempre proyecta hacia futuro, planea y se adelanta de una forma crítica, pero sobre todo analítica, para ofrecer respuestas certeras... y así cubrir las necesidades que muchas veces ni siquiera se perciben.

  • El poder de Estructurar.

Nuestro oficio tiene la función, y el poder por supuesto, de abstraer el caos y ordenarlo. Cada problema que se nos presenta necesita un método para resolverse. Requiere un proceso, una estructura que nos ayude a concebir las necesidades de una nueva forma.. para poder configurar las piezas u objetos que estamos creando. Este es nuestro pensamiento de diseño, y es lo que nos empodera como disciplina.

  • El poder de Motivar.

Es algo implícito, pero: ¿por qué motiva el diseño? ¿por qué nos mueve?. Bueno, es fácil, nos motiva porque es un espejo, es un instrumento que tiene el poder de reflejar nuestra personalidad, nuestra identidad, nuestro entorno, etc. Digamos que “vitaliza” la voluntad de hacer y sentir cosas. En otras palabras, nuestro campo tiene el poder de facilitar las actividades cotidianas de la audiencia, para que interactúe, se mueva y fluya con su medio.

  • El poder de Comunicar y Materializar.

El diseño tiene el poder de comunicar y aunque también es un factor implícito,  es necesario entender al diseño no como un “contenedor de mensajes” que toma forma y se materializa, sino como un “proyector de mensajes”. A veces el contenedor es intangible, por ejemplo si nos fijamos en un entorno virtual, los mensajes solo se proyectan, no pasan por un proceso de producción (material). El contenedor en este caso será “un vehículo” casi imperceptible que lo llevará directamente al contenido, mensaje o información. Así que comprendiendo esta dualidad, sabemos que el diseño tiene el poder de ejercerse como el recurso que permite a la audiencia, interactuar con “elementos” tangibles e intangibles. (incluyendo por supuesto, emociones y sensaciones)

Ahora bien, ya para concluir, ¿cómo accionamos estos poderes?

Hemos dicho que los métodos, o las estructuras que usamos en nuestro campo, se anticipan con el fin de proyectar y mover a la audiencia hacia la voluntad o el ánimo de hacer o sentir cosas. Pues bien, estos poderes se accionan: visionando, mostrando empatía con la audiencia y gestionando gradientes como la innovación y la energía creativa.

Me despido, soy Erika, Ustedes ¿qué opinan?

¡Hasta la próxima!

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close