Marketing

Elegir cambiar hace toda la diferencia

Recientemente, platicaba con personas que se dedican al financiamiento para micros y pequeñas empresas; entre los temas que surgieron era el de la incertidumbre que diferentes dueños de negocio tienen en el momento en que se presentan retos que pueden generar, a un mediano plazo, la desaparición del mismo. En un mercado cambiante, los negocios tradicionales (y lo que no lo son) constantemente se han visto ante la oportunidad de ampliar, modificar o renovar sus propuestas únicas de valor y no todas han salido bien libradas.

Durante los últimos 20 años, hay dos cosas seguras que el Internet nos ha enseñado:

  • Elegir el cambio hace toda la diferencia para lograr un resultado positivo
  • La “Big Idea” seguirá siendo la que marque la pauta

Con esto, lo único cierto es que las marcas que hayan generado valor para las personas serán aquellas que se vuelvan “irremplazables”. Seguramente pasarán por tu cabeza diferentes ejemplos o casos de éxito de las marcas que hoy son parte de nuestra vida, sin embargo esto también aplica en negocios locales o regionales que buscan no solo un posicionamiento, sino una estabilidad en su negocio.

Cuando hacemos un repaso, podemos notar que:

  • El uso de móviles ya es imprescindible
  • La TV ha cambiado, no está muerta
  • El e-commerce se hará social
  • Todo mundo sabe dónde estamos, pero no saben quiénes somos
  • Todo es software, pero viene de una idea

Entonces, ¿qué hacer cuando nuestro negocio está frente a la oportunidad de cambiar?

Primero, hay que entender cuál es la razón por la cual mi negocio requiere cambiar. Para eso debemos entender que, si bien todo está cambiando, el ser humano sigue siendo humano: aún nos mueven las emociones, la personalización y el conectar con una marca por su producto, sino por la razón por la que hace lo que hace (el “por qué” del que hablaba Simon Sinek).

Recuerda que todo lo que hace una marca es un anuncio, por lo que el cambio no implica dar un giro de 180°, sino encaminar todos los esfuerzos de nuestras actividades en un solo sentido. Las grandes ideas dependen de una gran ejecución, y los canales para distribuir esas ideas deben ser todos aquellos donde esté nuestro mercado.

A continuación te comparto 3 consejos para comenzar un cambio (por muy sencillo que sea) en tu negocio:

  • Desarrolla nuevas habilidades en tu equipo de trabajo que te permitan ofrecer un producto o servicio mucho más completo, o que pueda complementarlo.
  • Pierde el miedo a experimentar, nunca rechaces una idea por muy loca sin antes probarla (OJO, si puedes hacerlo sin invertir mucho, mejor).
  • Acércate a expertos que puedan darte un punto de vista de fuera del negocio, ya que probablemente haya procesos que están tan arraigados que parecieran imposibles de cambiar.
Alan Fragoso

Lic. en Mercadotecnia Internacional, con experiencia profesional en áreas de Comercialización y Marketing Digital. Tacvbo de corazón. No puedes enseñar cómo hacer algo si nunca lo hiciste. Actualmente soy Director de Magnet Agencia Digital.

Sigue a Alan Fragoso en:

Artículos relacionados

Close
Close