Publicidad

Lecciones de marketing del señor de los tacos

En el mundo de la mercadotecnia y la publicidad, mientras más complicado parezca un concepto, pareciera que es mejor, sin embargo, existen lecciones valiosas que no provienen de las agencias más galardonadas ni de las marcas más posicionadas en el mercado, sino de un ecosistema que cada vez toma mayor fuerza: los “changarros” o pequeños negocios que vemos por doquier.

Este sector empresarial, sobre todo en negocios familiares que tienen años de operaciones, guarda una enseñanza potencial para todos aquellos que buscan emprender, e incluso para marcas que quieren aumentar su posicionamiento de mercado. Los años en el mercado dan a este tipo de negocios una sabiduría que probablemente un marketing manager no posea.

Para quien sabe ver, en cada esquina (literal) existe una lección de marketing que puede ser la diferencia entre un producto o servicio exitoso y uno que no lo sea.

¿Qué lecciones de marketing podemos rescatar de estos changarros? Podemos rescatar algunas:

  • Conoce a tu mercado, y ofréceles lo que necesitan: La mayoría de los pequeños negocios surgió como respuesta a una necesidad que sus dueños detectaron en el mercado. Saber observar es la clave para acertar en las características que debe tener un producto o servicio para ser exitoso.
  • Location, location, location: Una de las premisas coloquiales más usuales en una estrategia de mercadotecnia cobra vital importancia para el éxito, y los pequeños negocios lo demuestran: Están donde está su mercado.
  • La mejor publicidad es la publicidad de boca en boca: ¿Cuándo se ha visto una campaña masiva para un puesto de la esquina, que sin embargo cada mañana está atestado con una fila interminable de clientes? Aquí el factor más importante es la recomendación. A través de esta difusión positiva, los mismos clientes se vuelven promotores del negocio, atrayendo a más mercado.
  • ¿Lo más importante? La calidad: El primer punto no puede lograrse sin una buena calidad en los productos. Sea lo que sea, es necesario que el producto sea el mejor de la zona, para asegurar clientes leales. No escatimar con materia prima puede significar la diferenciación entre el resto.
  • ¿O es el precio lo más importante?: Una pequeña variante del punto anterior, es la diferenciación por costo. Puede que los tacos no sean los más gourmet de la zona, sin embargo “son los más baratos”. Esto no significa abaratar el producto, sino conocer a través de qué característica se hará la diferenciación: si es calidad, los clientes pueden pagar un poco más, sin embargo, no se descarta realizar una estrategia donde se minimicen costos, siempre y cuando el usuario note el beneficio en sus bolsillos.
  • Costo / beneficio: Uniendo los dos puntos anteriores, podemos mencionar la relación costo/beneficio que el cliente puede apreciar: Un producto de calidad Premium, que tal vez sea un poco más caro que el resto, o un producto mucho más barato que responderá a las necesidades de un mercado enfocado en el costo, manteniendo una calidad promedio (es importante no confundir con una calidad ínfima, ya que los clientes no querrán pagar por algo de mala calidad).
  • Los detalles con el cliente hacen la diferencia. ¿Han estado en taquerías donde antes de servir tu orden te regalan una tostada/sopa/frijoles? Bien, esto es mimar al cliente, y es necesario considerarlo una estrategia básica si queremos generar lealtad.
  • Conoce a tu mercado: Cuando llegas a un puesto de comida y el dueño te dice “¿lo mismo de siempre, joven?” significa que ha logrado una comprensión total de qué quiere cada uno (o casi cada uno) de sus clientes. Las empresas más grandes deberían conocer su mercado a este nivel personal, para poder identificar insights y mejorar las estrategias de mercadotecnia.
  • La creatividad es más importante que el presupuesto: La abundancia de presupuesto no es una característica principal en los pequeños negocios, sin embargo, sus dueños se las ingenian para maximizar el dinero que tienen y hacerlo rendir, a través de pequeñas acciones creativas. ¿Un ejemplo?

USO2

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close