Publicidad

10 cosas que estás haciendo mal y que perjudican tu profesionalismo (Parte II)

Fracasar laboralmente, ¿Quién dijo que es algo malo? Además ¿quién determina eso?, el hecho de “decaer” no significa que estamos mal, sin remedio, sin salvación, y aunque siempre que pasa se suele ver como una situación fatídica, errar es de humanos y levantarse es de sabios.

Uno de los factores importantes dentro del éxito en el trabajo, es sin duda, saber aprovechar las malas experiencias. Mi amigo Pepito es el rey en este campo, cuando lo conocí trabaja en algo que se suponía debía ser “temporal” y ya llevaba más de 3 años en ello, luego que decidió renunciar (para seguir sus ideales), resulta que terminó en un lugar muy similar y haciendo lo mismo, para cuando se le terminó su contratación se sintió muy mal, triste, deprimido y yo solo pude ver las oportunidades que tenía ¡es tu momento Pepito!, busca trabajo en tu área, arriésgate y así fue, consiguió empleo en el área donde tuvo que haberse desarrollado mucho antes y cada vez le fue mejor, ¿cómo le llamarías a eso?

Necesito pagar las cuentas, no ser feliz

¿Quién dice que no puedes hacer todo eso a la vez?, tener un trabajo por el solo hecho de tener cómo comer es depresivo, denota que más allá de tus intereses está el de los demás y eso no se vale. Tú eres mucho más que un autómata que hace feliz a los demás, debes tener un propósito y un objetivo.

En mi artículo “Síndrome de Estocolmo empresarial” comento un poco sobre esos aspectos que nos avisan que ese trabajo que alguna vez empezamos con ilusión ya no nos beneficia, el solo hecho de encontrar lo positivo de tu empleo en el trato que te dan tus compañeros de trabajo, simplemente no estás donde debes estar.

Lamentablemente, el cambio empieza desde adentro y en ese aspecto no hay nadie mejor que tú para darte cuenta de este gran fallo que afecta tu crecimiento laboral.

No cumplo las expectativas del mercado laboral actual

He oído a muchos decir “no sé de marketing digital, no sé de RR.SS” y eso no los ha detenido para obtener el trabajo que desean. Hoy y aunque parezca loco decirlo, las certificaciones y títulos son solo un accesorio ¿de qué sirve ser Licenciado en comunicaciones y optar a un puesto de coordinación si jamás pisaste una redacción?, ¿cómo pretendes llevar las comunicaciones de una empresa si en tu vida redactaste algo similar? Odio decirlo, pero aún existen empresas retrógradas donde los títulos deslumbran a los gerentes y al final son solo papel y tinta.

La experiencia es la mamá de los buenos puestos y salarios, y en todo este ambiente cambiante la mayoría de las carreras se pueden adaptar a los perfiles cuya exigencia está sacada de último minuto. Una anécdota que se adapta a esto fue con mi segundo trabajo, ya tenía experiencia con las relaciones institucionales y las comunicaciones internas, pero quería ir por más, a lo que me postulé al cargo de “periodista de sucesos” –sí, que macabra- pero determinaron que mis conocimientos iban más enfocados al periodismo digital y conforme fue pasando el tiempo supe que ese trabajo no fue en vano.

Lo único malo de no estar al día, es la baja que puedes experimentar en el progreso de tu carrera. Si estudiaste comunicación busca las maneras de saber algo más que lo básico, igual con el diseño o el marketing, adaptarse a nuevos escenarios garantiza la supervivencia laboral.

Ningún jefe jamás reconoció mi labor

Las empresas son como la escuela, siempre está el que quiere sobresalir en todo y el que lo hace a pesar de no saber qué está haciendo, para nuestro pesar, hay compañías que premian a ciertos personajes creyendo que recompensan sus logros pero no es así.

Si vives esto al mejor estilo de “lo que callan los empleados”, pues nunca tuviste una evaluación justa por parte de tu superior y debes buscar la manera para darte cuenta de cuáles son tus carencias y virtudes y así ser mejor cada día. Yo te recomiendo trabajar en la comunicación que entablas con tu jefe, en los aspectos que otros no ven y por supuesto, en tu personal branding.

20 años en la misma empresa

¿Te ves en 10 años en la misma empresa en la que trabajas hoy? Yo no y me van a disculpar, no es porque no pueda ascender o no vea que pueda servir, el factor motivación ya no se basa en la garantía de quedarte con un empleo de forma vitalicia, considera de ver cada oportunidad como un proyecto.

Soy partidaria del lema “huye de donde no te sientas bien”, no entiendo a las personas que trabajan para gente que odian o en un puesto donde se aburren, una vez leí que si estabas más de 3 años en un mismo puesto, oficialmente ya eras un profesional obsoleto dentro de esa empresa y lo creo.

¿Qué es un ascenso?

Tú sabrás cuando es el momento ideal y si realmente lo mereces, siempre tenemos miedo o nos mostramos tímidos ante la situación de ascenso pero debemos ser firmes y mostrarnos seguros y fiables, anímate, si sabes que puedes hacerlo lo harás, pero también hay cada “iluminado” que cree sabérselas todas, se cree que porque goza de la confianza de su supervisor pueden “ayudarlo” a tener un mejor puesto y no es así.

Vivimos para cometer errores, eso nos ayuda a saber que debemos mejorar y que cada cosa que hacemos tiene consecuencias depende de cómo las veamos. A nadie le gusta fracasar, pero es justamente el fracaso lo que nos hace ver lo positivo en cada situación para luego convertirlo en éxito.

..

No esperes buscar felicidad en tu trabajo, eso es como creer que porque tengas un hijo tu pareja infiel se va a comportar, conócete a ti mismo y evalúa lo que sabes y qué parte de eso que sabes puedes usar para tener el trabajo que siempre quisiste.

No sé si te has topado con el término happyshifting, pero concuerdo con eso de que dentro de nosotros están los recursos para solucionar nuestros problemas e incrementar nuestro nivel de felicidad laboral.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close