Creatividad

El proceso, ese camino incierto que te lleva al acierto

El proceso es un conjunto de fases sucesivas en un tiempo determinado, que te conducen a un objetivo. Sin importar cual sea tu proyecto, el proceso es un viaje obligado que tendrás que comenzar tarde o temprano.

Thomas Alva Edison fue famoso por sus inventos e infinidad de patentes. Al estar en busca de lo que finalmente resultó ser la bombilla eléctrica, tuvo tantos fracasos que casi se daba por vencido. Él decía que cuando fracasaba, descubría las otras tantas maneras de no acertar y eso era parte del proceso.

Así que a continuación te comparto algunos puntos que pueden ayudar hacer más fácil dicho camino.

  1. Diseña un plan

No es necesario hacer las cosas muy complejas. Diseñar un plan es hacer visible tu pensamiento, poner en papel tus ideas y comenzar a tener claridad de los recursos que tendrás que usar.

  1. Define un plazo

Una persona alguna vez me enseñó que es mejor definir la fecha en la que queremos concluir el proyecto y desde ese momento hacia el día de hoy, crear un cronograma. Este punto es muy importante, ya que si no definimos un tiempo meta y avances, nos desmotivaremos y sentiremos que no llegamos a nada.

  1. Toma acción

Procrastinar es el enemigo número 1 del proceso; si nunca comienzas algo nunca lograrás nada. He dicho y escuchado infinidad de veces la frase “es que no sé cómo hacerlo”; recuerda que no nacemos sabiéndolo todo, así que el aprendizaje es otro proceso para obtener el conocimiento. Empieza a ejecutar tu plan; ya en las etapas posteriores llegará el pulimiento de tu idea; no te obligues a tener la mejor idea de inicio.

  1. Ajusta cabos sueltos

En la medida que avanzamos, tendremos que lidiar con problemas que no habíamos contemplado en un principio; los cuales necesitan solución. Si el problema es pequeño, atiéndelo lo más pronto posible, pero si es algo de fondo y te sientes atorado, déjalo y ponte hacer otra cosa. Tu cerebro entrará en una especie de “reinicio”; a esta etapa se le conoce como incubación y te ayudará a refrescar tu mente y así encontrar una solución a ese pequeño problema que no te deja avanzar.

  1. Pide retroalimentación

Cuando ya te sientas listo, muestra el progreso de proyecto a otras personas y pide feedback. Este punto puede ser peligroso si no lo recibes con temple. Tenemos que ser hábiles en destilar el valor de la crítica que hacen de nuestro trabajo y encontrar su utilidad. Al final, tú eres libre de decidir si tomas en cuenta los consejos o no.

  1. Finaliza

Si todo se apegó en mayor parte a tu plan inicial, al llegar a la etapa de finalización podrás ver en retrospectiva todo lo que haz logrado y podrás aprender del proceso mismo. Otras veces, cuando las cosas no resultaron de acuerdo a lo planeado, la conclusión de un proyecto podría resultar en que no pudimos concluirlo y termine por ser abandonado.

Un proyecto puede contener varios procesos dentro de sí mismo; así que la finalización de dicho proyecto te llevará a otros nuevos y así comenzar nuevos procesos. Como dijo la crítica de arte Avelina Lesper: “La creación es una carrera que nunca termina”.

AUTOR
Will Soto Bastidas
Comunicador Gráfico, creativo y pseudo músico. Nacido en Culiacán, Sinaloa con más de 10 años de carrera como publicista y comunicador. He trabajado en diferentes agencias y actualmente soy Director Creativo en Publycom Marcas para cuentas como Coppel, SuKarne, Ford, Lincoln, Pakmail, Zulka, Dportenis, Isla Cortés, Gobierno del Estado, Grupo Panamá entre otros. Amo la playa, beber cerveza y escuchar buenos vinilos. Puedes seguirme en Twitter bajo tu propio riesgo: @wsotobastidas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close