Web

El astuto sale ganando: ética en la era digital

“Los negocios también son un arte ya que en ellos se mezcla la estética y la ética. Los negocios sin ética no son útiles” Alejandro Jodorowsky

Una de las características de la sociedad de la información es el acceso a una gran cantidad de autores y referencias respecto a un mismo tema, podemos encontrar enciclopedias, diccionarios, páginas web, blogs, documentos académicos, galerías, etc., de una misma temática, cada uno con sus variaciones y estilo según el autor, pero ¿te has encontrado con la misma información escrita tal cual, sin cambios en varias páginas?

Los contenidos en Internet suelen ser gratuitos, antes por ejemplo había que adquirir libros o por lo menos hacer una investigación exhaustiva en una biblioteca, ahora con un clic podemos desplegar varias páginas del buscador con cientos de hojas que nos hablaran respecto a las palabras claves que ingresamos.

Tiempo atrás, en las escuelas te hacían crear las fichas bibliográficas a mano para aprender a darle su crédito o a citar a los autores. En los espacios actuales, donde reina la tecnología, es tiempo de hablar de la ética digital.

La ética por su parte es una responsabilidad que tienen las personas que se dirige a su propio perfeccionamiento, ser más humanos. Representa una elección interna y libre, que no se relaciona a lo que otros puedan pensar, decir o hacer. Para Aristóteles, la ética es una ética de bienes ya que dice, el hombre cuando actúa lo hace para la búsqueda de un bien determinado, el bien supremo es la felicidad, felicidad es sabiduría, que representa el desarrollo de virtudes y en especial de la razón.

Entonces se trata en general del actuar de una manera correcta para nosotros, por lo tanto, el copy-paste de un documento o archivo de internet se podrá pensar que no daña a nadie, no es perjudicial ni para nosotros ni para otros, a simple vista, al contrario, es información y todos tenemos derecho de accesar a ella.

Sin embargo, si pensamos a mediano plazo, cuando alguien publica un documento innovador, creativo e informativo o una fotografía con excelentes técnicas, en el mejor de los casos es un archivo que tiene oportunidades de crecimiento, lo que quiere decir tendrá aceptación por parte del público, difusión, likes o comentarios.

Internet ha brindado una fuente de empleo y negocios para muchas personas, a partir de usar las herramientas se han generado, por ejemplo: bloggers, comunity managers o influencers, que ganan dinero gracias a la existencia de las redes sociales, páginas y plataformas web, además de las estrategias empleadas para publicar contenidos.

Cabe resaltar, que el estilo diferenciador tiene mucho que ver con el éxito de una empresa o una persona, por lo tanto, los contenidos que suban tendrán que pasar por algún proceso de diseño o edición para crearle una imagen a la marca, pero ¿qué tal si hizo copy-paste de los contenidos de alguien más, pero le puso mejor diseño?

La imagen en internet siempre cuenta, las primeras impresiones nos dejan crear prejuicios acerca de si es una página fiable, desafortunadamente muchas personas cuando ven un mal diseño, en vez de leer prefieren salir y seguir buscando.

Entonces, aquí el que gana es el que dio mejor presentación al contenido, en vez del que lo creó, se lleva los beneficios y muchas veces, como los casos de negocio que se mencionaron líneas antes, esos contenidos terminan beneficiando económicamente a esas personas.

Entonces entra la cuestión de la ética. Tal vez la persona que creó el contenido no se entere de que están utilizando su creación, no es dañino para nadie. Por otro lado, antes debía de pedirse permiso a las personas para usar sus producciones, citar sus textos o comprar los derechos. Gracias a las bondades de internet, también se ha creado un sin fin de producciones pirata, cantidades infinitas de plagios en documentos, reproducciones de fotografías en cualquier formato y plataforma. Todo mundo las usa, y resulta que está bien porque están libres en internet.

La ética nos dejará ver que hacer una cita, referencia o vínculo al contenido real no afecta en nada, tal vez se den cuenta que no creamos nosotros el contenido, pero será beneficioso si se consideran las siguientes cuestiones:

-Te verán como página confiable.

– Si tienes buen diseño te preferirán por la buena apariencia.

– Cuando los usuarios son fieles, tu página funge como modelo y entonces ayudas a que otros usuarios razonen la importancia de citar y referenciar.

Entonces, como decía Aristóteles, la ética es un “desarrollo de virtudes” y también de la razón, personas que razonen acerca de los contenidos expuestos que les interesan por la cuestión que sea (académica, laboral, ocio) no serán solo parte de la sociedad de la información, estarán más cerca de la sociedad del conocimiento.

Referencia:

Ética Aristotélica (s.f.). Recuperado de: https://filosofia.idoneos.com/328313/

 

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close