Publicidad

Haga parte del mundo publicitario, ese que se transforma todos los días

A veces es necesario dar un paseo por el pasado y darse cuenta que aún hace parte del presente. ¿Por qué volver al pasado?

Mi serie favorita en el mundo se llama Mad Men, una historia llena de historias, de dinero, de negocios multimillonarios, amores y desamores, engaños triunfos y muchos éxitos. No voy a hacer una sinopsis tal y como la narran en internet, pero sí es de gran importancia explicar de qué se trata para poder contextualizarnos y así sacarle provecho a este artículo.

1960, un escenario lleno de excentricidades y Sterling Cooper, una agencia de publicidad situada en la Avenida Madison de Nueva York. Lo anterior me lleva a pensar en toda la historia que hay detrás de la palabra “Publicidad”. Por una parte, en los años 60, la Publicidad era concebida casi como una mafia, sumergida en un mundo de tabaquismo, de machismo, alcoholismo y racismo entre otros muchos aspectos de la vida cotidiana en esa época. Esta Publicidad se basaba en una fascinación trivial con un punto de inflexión bien importante, la importancia de la imagen y no tanto del texto. El humor y la inteligencia de estos creativos incomparables fueron los creadores de la era de los productos, del consumismo en furor, todo esto configurado con un estilo vintage e ilustraciones completamente hechas a mano alzada.

2017, un escenario lleno de modernidad, de realidades objetivas y subjetivas a la vez, de infinitos avances tecnológicos, contenidos interactivos e innovadores, el Content Marketing, Big Data y Desarrollo Web y Mobile, las infinitas ideas envueltas en un mundo transmedia y de realidad virtual y todas estas estrategias dirigidas a un público totalmente diferente es lo que hoy en día pisa fuerte. Los influencers y las emociones son claves en la actualidad publicitaria, utilizando como estrategia principal el “boca a boca” y las experiencias que consigo puedan traer.

Mi intensión entonces es regalarles un pequeño viaje por la historia publicitaria, recordando algunas de sus características y diversos paradigmas que a lo largo del tiempo se han ido construyendo.

Por esto, Mad Men se convierte en ese ejemplo claro de cómo la publicidad se muestra en los años 60 y sirve además para ser contemplada como una herencia la cual nos demuestra que la perfección es posible con un nivel alto en calidad, que la vida está llena de mensajes, de ideas, de persuasión, de productos, de comunicación…y es así como les dejo una frase célebre de William Bernbach, un artista de la publicidad, un genio en la redacción: «La comunicación es un arte sutil que florece con la frescura y se marchita con la repetición. Ha de realizarse de formas nuevas, frescas, y diestramente».

AUTOR

María Camila Ortiz Serrano

Hay que hacer las cosas simples, pero significativas. Cuando el silencio está plagado de ruidos que se esconden en él, es cuando más me sumerjo en el mundo de la inspiración, en ese inframundo decorado con millones de recuerdos y de enseñanzas que a lo largo de mis 25 años me han acompañado. Aquí estoy para seguir describiendo una vida, mi vida.

En Facebook: https://www.facebook.com/camila.o.serrano

En Instagram: mariacaortiz25

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close