Publicidad

La paradoja laboral: ¿Vivo para trabajar o trabajo para vivir?

El psicoanalista y filósofo humanista alemán, Erich Fromm decía que el hombre se convierte en un engranaje de la vasta máquina económica – un engranaje importante si posee mucho capital, uno insignificante si carece de él.

Fromm se refiere a la productividad dentro de un modelo económico capitalista, en el cual el individuo cambia su trabajo por dinero para consumir mercancías o servicios y así contribuir al fin común de mantener la economía andando. Pero…¿trabajar mucho significa que voy a ganar mucho dinero? No necesariamente, acá me explico.

Muchas veces creemos que si producimos más cosas y talacheamos más, veremos un aumento en los dígitos de nuestra cuenta bancaria y eso no es cierto del todo.

El conocimiento es un capital que tenemos que poner a trabajar para nosotros. Al dominar un tema teórico o técnica práctica, adquieres aspectos de maestría que te permiten transmitir tu conocimiento a otras personas; ya sea si intercambias dicho conocimiento por dinero, tiempo u otro interés, ahí ya estás ganando más. Para poder entender el concepto de trabajo, hay que analizar su origen y significado.

Según Karl Marx, el trabajo es un proceso entre la naturaleza y el hombre en el que éste realiza, regula y controla mediante su propia acción su intercambio de materias con la naturaleza. El hombre no es un ser pasivo sino activo y creador.

Para obtener mayor ganancia por nuestro trabajo hay que saber qué estamos realizando y qué recursos utilizamos para ello. Si es algo relacionado con la producción mercantil o si la actividad personal es de autorealización.

Entonces… ¿trabajamos para poder vivir o vivimos para trabajar? Al final las dos caras de la moneda son válidas en cierto punto. Existen perfiles de personas que encuentran satisfacción en el desarrollo de la actividad laboral sin importarles tanto la remuneración económica; y habrá otros que trabajen con el objetivo tangible de crear mayor riqueza en dinero.

Una vez identificado en qué trabajamos y qué queremos lograr con ello, será más sencillo establecer un valor a nuestra actividad y – por ende – un pago por la misma.

Sea cual sea tu enfoque, acá te dejo algunos consejos para cobrar mejor por tu trabajo.

  1. Haz algo que te produzca placer.

La vocación es crucial al momento de emplearte. Ya sea si estás por elegir una carrera profesional o ya te encuentras activo laboralmente, para ser más productivo y obtener mejores pagos por tu trabajo, haz algo que te guste y se te facilite. La inversión de tu tiempo y talento se traducirá en un trabajo más redituable.

  1. Reconoce tus habilidades y perfecciónalas.

En la antigüedad existían distintos oficios, tales como zapateros, alfareros, escribas, mercaderes o médicos, que cumplían con una tarea que otros no podían o querían realizar; después de la especialización llegó la maestría y el docto. Si tú eres bueno en algo, identifícalo y perfecciona tu técnica, después podrás transmitir a otros tu conocimiento y ser más valioso en tu hacer.

  1. Haz un equilibrio entre labor y recompensa.

Paradójicamente trabajar menos puede traerte más ganancias, toma en cuenta que el esfuerzo físico se cobra distinto al esfuerzo intelectual. La mano de obra de un empleado que ofrece un trabajo indiferenciado suseptible a ser sustituido, valdrá menos que otro más específico y único difícil de reemplazar. Mientras más experto e indispensable te conviertas, tendrás mayor alcance económico. Si logras un equilibrio entre lo que quieres ganar y el trabajo que desempeñas, definirás mejor el valor de tu trabajo.

En conclusión, recuerda que el pago justo no existe y es más bien un acuerdo que estableces con el pagador en relación a una media establecida. Pierde el miedo a cobrar por tu trabajo sin crear falsas expectativas que en el largo plazo seas incapaz de sostener.

AUTOR
Will Soto Bastidas
Comunicador Gráfico, creativo y pseudo músico. Nacido en Culiacán, Sinaloa con más de 10 años de carrera como publicista y comunicador. He trabajado en diferentes agencias y actualmente soy Director Creativo en Publycom Marcas para cuentas como Coppel, SuKarne, Ford, Lincoln, Pakmail, Zulka, Dportenis, Isla Cortés, Gobierno del Estado, Grupo Panamá entre otros. Amo la playa, beber cerveza y escuchar buenos vinilos. Puedes seguirme en Twitter bajo tu propio riesgo: @wsotobastidas
Etiquetas

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close