ComunicaciónPublicidad

Mordaza, presión y efecto en publicidad

La censura es un acto unilateral y de intolerancia por parte de un gobierno en contra de sus ciudadanos. Un acto de represión, quitando los eufemismos. En el caso de dictaduras como la de Venezuela, la censura es la forma más común de incomunicar y desinformar a la sociedad y con la que el estado coarta y silencia a sus críticos y opositores.

En la sociedad mexicana actual, donde se presume de democracia y libertades, un acto de censura por parte del gobierno tiene muchas más implicaciones que únicamente mostrar la fuerza del Estado en contra de la libertad de expresión. Como también tiene muchas repercusiones a terceros.

No se trata de banalizar, ni de restarle importancia al asunto de acotar y atentar en contra de la libertad de expresión, se trata hablar en esta ocasión de un daño colateral que una decisión de este tipo provoca en una sociedad de libre mercado y de competencia, como la que pretende el gobierno actual y de la relación perversa y el círculo vicioso que existe en México entre los diferentes órganos de gobierno y los medios de comunicación.

Cuando el gobierno presiona a un medio para actuar en contra de uno de sus comentaristas, el gobierno está actuando también en contra de los empleos de muchas familias mexicanas.

La caída del rating de medios que han tenido que despedir a alguno de sus conductores por instrucciones del gobierno es clara y contundente, hay quienes ven esto como parte del Karma a pagar por las empresas que acceden a las presiones y órdenes presidenciales. De acuerdo con una nota del pasado mes de agosto de SDP, Imagen Radio y MVS que al inicio del sexenio peleaban el primer sitio del noticiero matutino con mayor audiencia han caído a los lugares 13 y 14 en las preferencias del público lo que quiere decir que son muy pocos los radioescuchas. No hay que perder de vista que la información de SDP puede estar sesgada pero aun así el comportamiento no puede ser exageradamente distinto. Además, es fácil comprobar como estas estaciones más allá de tener anunciantes de productos comerciales basan su pauta comercial en propaganda del Estado que los ayuda a sobrevivir y es parte del acuerdo por deshacerse de sus incómodos conductores estelares.

Pero esta “solidaridad” o “apoyo” de propaganda oficial es ficticia y no responde a lo que verdaderamente sostiene a cualquier medio y que es la venta de sus espacios comerciales a diferentes anunciantes. Entre más fuerte y autónomo pretende ser un medio de comunicación en México, mayor debería de ser la publicidad y el número de anunciantes que tenga. Desgraciadamente tanto para los medios, como para el gobierno mexicano lo más fácil es vivir en una simbiosis perversa.

El abandono de las audiencias de los medios en los que han sido censurados y despedidos conductores estelares es claro. Cuando un comunicador o periodista que tiene una gran audiencia es censurado el principal afectado después del periodista o comunicador y su equipo, es el público, que inmediatamente se sentirá menospreciado por el medio, y a este lo sentirá como parte del aparato censor del Estado, por lo tanto, optará a manera de represalia por vetar el medio de su menú de opciones. La caída de la audiencia impactará de manera no inmediata, pero sí significante en los anunciantes de la emisión, e incluso pueden dañar la inversión publicitaria de todo el medio o grupo de comunicación, porque se crea un efecto domino en la credibilidad del resto de los comunicadores que trabajan en el medio en la mente de las audiencias, pues por alguna razón ellos no fueron censurados.

La poca inversión publicitaria en un medio de comunicación en una economía como la nuestra asegura su lenta muerte, la baja de sueldos en los empleados y la poca capacidad para producir contenidos novedosos, lo que sin duda impacta en las audiencias. Cuando en Grupo Imagen han decidido cambiar de giro a la estación 98.5 de FM, ha sido porque la rentabilidad de la estación ya no da para más y es necesario tener contenidos más baratos y de menor calidad. En el otro extremo de la historia cuando un medio de comunicación basa su principal fuente de ingresos en la propaganda del gobierno federal, de los gobiernos locales, de instituciones públicas, está permitiendo que llegado el momento estos puedan presionar y determinar cuestiones editoriales del medio.

Como mencioné anteriormente la caída en los ratings y la importancia de las emisiones de MVS e Imagen tiene a ambos grupos de comunicación trabajando en números rojos y con la difícil tarea de una vez concluido el actual sexenio intentar recuperar la credibilidad perdida. Una de las causas de la catástrofe en Televisa, no la única y tal vez no la más importante, es el abandono de audiencias como consecuencia de su descarado contubernio con el grupo político en el poder. Así como las cuatro décadas de desprestigio que les ha valido ser un soldado del PRI. Ahora veremos cómo le va a NRM, tras la salida de su conductor estrella de la mañana Leonardo Curzio y sus colaboradores María Amparo Casar y Ricardo Raphael.

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close