Publicidad

¿Cómo convertirte en un líder creativo?

De una cosa estoy seguro. Las buenas ideas no avisan. Aparecen en cualquier momento y situación y hay que aprovecharlas porque como llegan se van. Aunque tengamos una idea genial, si no somos capaces de llevarla al mercado, se quedará en un mero ejercicio de virtuosismo. En otras palabras; una idea sin acción no es más que una idea.

Nada de esto sucede por casualidad. El pensamiento creativo no es un pase de magia ni tampoco un arrebato de inspiración. No se innova sin querer. Tiene que existir un propósito y, sobre todo, trabajar duro para que suceda. Como bien afirma Ferrán Adriá: «Sin un trabajo constante y sin falla es imposible llegar a algo importante, y no solo en creatividad sino en cualquier empresa difícil en el mundo. El talento es algo que puede ser un don con el que se nace, pero desde luego sin el trabajo no es nada».

El gran impacto de la creatividad

Hoy, es vital que en todas las organizaciones –sin importar su tamaño– exista el liderazgo creativo para conducir los proyectos hasta el objetivo propuesto en ambientes favorables al ejercicio de la creatividad. Paul Polman, CEO de Unilever, señala al respecto: «El liderazgo proviene de poner el interés de otros por delante de tu propio interés»

La empresa creativa debe tener una mayor conciencia de sí misma y de su entorno. Actuar como agente proactivo y no meramente receptivo. La creatividad, entendida como actitud e integrada al proceso de innovación, no solo es una fuente de ideas sobre nuevas oportunidades, sino también, es impulsora para construir una cultura dentro de la empresa que aúne imaginación, conocimiento y experiencia.

Cocrear para generar nuevas experiencias

«No hay duda de que la creatividad es el recurso humano más importante. Sin creatividad no habría progreso y estaríamos repitiendo siempre los mismos patrones» —Edward de Bono.

Las personas forman equipos que trabajan en un ecosistema colaborativo donde se favorece al aprendizaje y el ejercicio del pensamiento creativo. Este proceso iterativo y de cooperación tiene como fin generar resultados innovadores a través de la creación de muchas ideas de forma sistemática.

Una compañía centrada en las personas es aquella que, además de conocer los intereses y comportamientos de sus públicos potenciales, es capaz de ofrecer a sus clientes experiencias emocionantes y satisfactorias a lo largo de todo el proceso.

¿Cómo convertirte en un líder creativo?

«Me gusta lo que encuentro en el trabajo: la oportunidad de encontrarse a uno mismo» —Joseph Conrad.

Si tu meta es convertirte en una persona facilitadora, no queda más remedio que hacer el trabajo importante; transformarte en la persona estratégica que motiva y conecta equipos de trabajo.

Tres cuestiones básicas para empoderarte y comenzar el proceso de cambio.

Humildad: ¿Seguro que no lo puedo hacer mejor?

  1. Mira a tu alrededor y presta atención a las cosas que generan insatisfacciones. La persona imprescindible siempre lidera; toma la iniciativa.

Curiosidad: ¿Qué pasaría si?

  1. Comienza a hacer cosas que ayuden a mejorar aquello que causa insatisfacción. Haz tu trabajo y crea una diferencia.

Cambio de hábitos: ¿Qué debo olvidar?

  1. Muestra a otras personas el resultado de tus acciones. Encuentra maneras de compartir tus claves, secretos, trucos o mejores prácticas con la gente que hay cerca de ti.

Sigamos la conversación en mi fanpage

Gustavo Martin

Diseñador industrial graduado en la Universidad Nacional de Mar del Plata, Argentina. Facilitador de la creatividad en empresas, pymes, emprendedores y ámbito educativo. Conferencista internacional. Escritor en Medium; columnista en Roastbrief y Soy.Marketing. Director de Plums, agencia de diseño de marca y branding. Director creativo asociado en Negocios & Estrategias, Guayaquil, Ecuador.
Conversa en @gussmartin y www.gussmartin.com • Crear es imaginar escenarios

Sigue a Gustavo Martin en:
Etiquetas

Artículos relacionados

Close
Close