Marketing

Intent Marketing: el (súper) poder de conocer lo que las personas quieren

En esta era de la información, muchas marcas nos concentramos únicamente en los datos que nos proporciona el mercado en general para poder llegar a nuestros clientes potenciales, sin embargo, es un riesgo muy caro que nos puede costar la pérdida de significativas oportunidades de venta. Enfocar nuestros esfuerzos en aquellos buyers persona que nos indican cómo sería el comprador ideal, no siempre es viable, debido a que posiblemente su interés o necesidad de compra no es inmediato, incluso puede no ser real.

Es aquí donde el intent marketing (o marketing de intención) toma un papel protagónico a la hora de automatizar el procesamiento de la información que nos dejan las personas en su búsqueda.

El intent marketing es el proceso de identificar las señales de intención de compra de los posibles compradores o consumidores por medio de datos que nos permiten descubrir qué es lo que realmente quieren o necesitan en el momento y lugar deseado. Estos insights se obtienen en tiempo real y nos proporcionan más información acerca del comportamiento de estos posibles compradores y las motivaciones o influencias que experimentan previamente al realizar una compra.

De esta manera, el objetivo del intent marketing es ofrecer a los posibles compradores el producto o la solución que desean en el lugar y momento oportuno a partir de un análisis de sus preferencias, motivaciones, influencias e intenciones de compra.

Estas intenciones de compra las podemos leer por medio del seguimiento de su buyers journey digital, a través de los motores de búsqueda, las páginas que visitan, los blogs que leen, las tiendas online que frecuentan, los clics que dejan en determinados botones y sus interacciones en redes sociales.

El proceso de intent marketing está compuesto por 4 pasos esenciales que son:

  1. El análisis

Definir y encontrar a nuestros posibles clientes y analizar sus comportamientos y movimientos para determinar cuál es el momento ideal para detonar la primera interacción con ellos.

  1. La captación:

Una vez realizado el análisis, podemos saber cuáles son las preferencias, motivaciones, influencias e intenciones de compra para detectar quiénes son los compradores con mayores probabilidades de compra.

  1. La personalización:

Ya sabemos quiénes son esos posibles compradores y qué es lo que desean, también conocemos sus preferencias e intenciones de compra, ahora la personalización se encarga de identificar aquellos canales de comunicación donde podemos comenzar a interactuar con estos posibles compradores o clientes.

  1. La consolidación:

Después de la interacción con los clientes es importante consolidar una relación a largo plazo con él, mantener personalizado este proceso y documentarlo con el apoyo de un CRM que nos permita orientar esa relación al aumento de ventas.

Dentro del intent marketing siempre debemos mantener el foco en 3 pilares importantes: el momento, la persona y el contenido. A partir de aquí el camino que traces para seguir los pasos de tus posibles compradores despenderá en gran medida del tipo de necesidades y deseos que tengan y los canales de comunicación de decidas implementar con base a sus comportamientos y motivaciones.

Leer e interpretar los movimientos de las personas nos permite encaminar nuestros esfuerzos de marketing al lugar y el momento ideal.

Espero tus comentarios, y si te gustó ¡comparte! 🙂

AUTOR

Aidee Valero

Mercadóloga Internacional certificada en Inbound Marketing. Diseñadora de clóset, bailarina por pasión y foodie de corazón. Twitter: @AideeValero

Aidee Valero

Mercadóloga Internacional certificada en Inbound Marketing. Diseñadora de clóset, bailarina por pasión y foodie de corazón. Twitter: @AideeValero

Sigue a Aidee Valero en:
Etiquetas

Artículos relacionados

Close
Close