Marketing

La supervivencia de las marcas en 2017

A pesar de la ola de marcas nuevas, marcas alternativas y emprendimientos 2.0, muchas empresas reconocidas libran una batalla diaria sobre cómo sobrevivir a nuevos escenarios en el mundo offline y online. Casos hay muchos, Nokia, Kodak, Casio, Playboy, Blackberry, Lego, etc.

Aferrándose a la vida

Mundialmente han desaparecido o mutado miles de marcas de manera repentina, como en el caso de Siemens, quienes produjeron su primer dispositivo móvil en 1985 y gracias a ello, el éxito rotundo fue inevitable, evolucionando así en “Siemens Mobile”.  En 2005 una empresa de nombre BenQ compró la compañía, pues creyeron que mejorarían los softwares defectuosos por lo que ya eran conocidos pero de todos modos se fueron a la quiebra.

Este año se supuso que al menos 24 compañías se irían a la bancarrota como la aerolínea Virgin América, la empresa automotriz Dodge Viper,  la marca de relojes Peeble o la red social Yik Yak, quienes ya sea por adquisiciones, problemas financieros o fusiones, les tocará modificar el horizonte corporativo para seguir existiendo.

¿Qué hace una empresa que sabe que va a morir?, realmente no lo sé, pero veamos el caso de Kodak

Así lo hizo Kodak

Durante todo el siglo XX, Eastman Kodak fue la marca referencial en el mundo fotográfico, convirtió lo que para muchos era ocasional en un factor de consumo masivo y accesible, aunque tenía a Fuji y Polaroid muy cerquita de él, siempre supo cómo adelantárseles, pero la modernidad no lo perdonó y quedó atrás cuando el mercado digital se hizo presente.

Muchos críticos concluyen que la empresa no supo adaptarse a las demandas digitales y lo peor ocurrió con la llegada de los smartphones, quienes cavaron las tumbas de los rollo de película fotográfica para siempre (exceptuando a quienes lo hacen por gusto o a los hipsters).

La marca se negó a morir y amplió su rubro a ópticas, pero en 2013 no tuvieron más opción que declararse en bancarrota y surgieron nuevamente de sus cenizas gracias al público fiel. En el CES de 2015 presentaron una cámara Super 8, un formato descontinuado en los 70’s, dirigida al mercado de estudiantes de cine y creativos que buscan experimentar. Además, anunciaron la creación de un ecosistema para este tipo de película, ¿ven? No todo fue llorar.

Sin embargo, la cámara nunca salió y las pérdidas fueron de alrededor de 46 millones de dólares, y con ello, el despido masivo de su fuerza de trabajo, pero siguen sin detenerse y actualmente pueden decir que son acreedores de más de 20 millones de dólares anuales que los mantienen con vida gracias a sus servicios fotográficos, venta de accesorios, etc.

No llore, venda pañuelos

Tal vez el caso de Kodak no responda lo de ¿Qué hacer en caso de bancarrota inevitable?, pero si deja muchas lecciones, la primera, que los entornos no son para siempre, están en constante evolución y como marca, se debe innovar continuamente, y esto es en todas la áreas ¿Quién no recuerda las sandalias Havaianas? Pasaron de ser chancla de cualquiera a ser las sandalias más cotizadas por el público femenino durante un largo período de tiempo, inclusive las crocs, de sandalias mutaron a zapatos, zapatillas y hasta tacón.

La segunda lección es sin duda “mientras más arriba, más duele el golpe”, y es que aunque suene cliché lo importante no está en subir sino mantenerse, y gracias a internet tenemos la oportunidad de tener presencia en todas partes del mundo, (cosa muy poco aprovechada por grandes compañías), pero tampoco como Vivienne Westwood cuya publicidad disruptiva impacta a jovencitos ya que a la marca se le ocurrió publicitar a través de un videojuego.

“Be water, my friend”

El articulista Adrián Sanz dice algo que me parece muy cierto, el hace la analogía del agua como el medio empresarial y sus diversos estados como características de ellos, dice que las empresas sólidas (hielo), son aquellas que a pesar de marcar un hito en su época, son rígidas ante los cambios, ¿pero qué pasa cuando golpeas un bloque de hielo? Se quiebra y eso es justamente lo que le pasó a empresas como Nokia.

Por su parte, las compañías revolucionarias (gaseosas) suponen grandes inversiones dedicadas a ser lo mejor del mercado, pero al momento de sobrellevar un “problema” su poca experiencia les hace desaparecer como el vapor, ni que se lo digan a FloTv, que pretendió ser lo mejor de la tv en vivo a través de plataformas digitales pero ni se imaginó que Netflix arrasaría hasta con el cine.

Y de las que nos compete en este artículo, las líquidas. Esas que fluyen y se adaptan en diferentes niveles a su entorno y realidad, capaz de moldearse sin perder su esencia.

El secreto está en:

La capacidad de ajustarse a mundo real. Determinar lo que es una prioridad, permite que la empresa tenga objetivos definidos y así un mejor desarrollo en la comprensión exigencias, mismas que permitirán luego una mejor relación con los clientes, más humana y  personalizada para que se sientan escuchados y entendidos.

Un producto debería ser adaptado de muchos modos diferentes para encontrar las exigencias físicas, sociales y obligatorias de un nuevo mercado si su deseo es no desaparecer, debería modificarse cada cierto tiempo para atender las preferencias de compradores diversos, o condiciones de nivel de vida.

En pocas y sencillas palabras “Innovar es una actividad de riesgo cuyo principal riesgo es no practicarlo”

Katherine Guaramaco

Licenciada en Comunicación social y periodismo, consultora editorial y echadora de cuentos por siempre. Una vez me dijeron que no podía ser community manager y terminé siendo periodista digital, webmaster, gestora de contenidos y redactora creativa. A esa persona le mando saludos 😀 Para más cuentos: Crónicasdesdemercurio.wordpress.com. Si me los quieres echar a mí: @Katherine_zgs

Sigue a Katherine Guaramaco en:
Etiquetas

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close