Creatividad

No es falta de creatividad, es bloqueo del escritor

Para todos los que hemos colaborado en un blog o tenemos el propio, nos hemos enfrentado con la difícil tarea de escribir. Hay días que la información llega fácil y rápido a nuestra mente y otras en que por más que le demos vuelta, las palabras parecen no estar de nuestro lado. Empezamos con una idea, escribimos y no llegamos ni a 100 palabras; cambiamos de tema y el ciclo vuelve a empezar. Esto puede o no suceder con bastante frecuencia, pero cada vez que sucede es inevitable pensar que la creatividad que había en nosotros se ha esfumado; además de llegar a cuestionar nuestro conocimiento en los temas en los cuales nos aseguramos expertos.

Este tipo de bloqueos pueden aparecer por diversas causas: no estamos concentrados, nuestra carga de trabajo no nos deja pensar con claridad, el tema no es de nuestro completo interés, la silla no es cómoda y definitivamente necesitamos otro café. Para evitar que el síndrome del bloqueo del escritor nos ataque cada semana, podemos poner en marcha algunas acciones que nos ayudarán a explorar nuestro lado más creativo y no quedarnos en el intento de escribir un buen artículo.

  1. Haz una lista de temas en lo que te consideras experto. Todos tenemos bloqueos, pero también tenemos momentos de extremada lucidez. Cada vez que venga a tu mente algún tema del cual te gustaría hablar ¡anótalo! Puede ser en tu teléfono, en una servilleta o si llegan al lado nerd como yo, en la libreta que traen consigo por si estas cosas suceden.
  2. Haz un calendario. En las revistas, blogs y editoriales existe algo que se llama calendario editorial y sirve para tener organizados los temas a tratar en cada edición o publicación. Si apenas inicias a escribir artículos como complemento a tu estrategia digital a través de marketing de contenidos, un calendario editorial te ayudará a organizar los temas y crear una coherencias entre ellos.
  3. Elimina las distracciones. Es fácil pensar que 5 minutos en Facebook están bien para distraerte un poco, hasta que te das cuenta de que ha pasado una hora. Las distracciones están ahí para volvernos poco productivos y esa es su única función. Por eso, por una hora apaga tu celular, el Internet y concéntrate en lo que estás escribiendo. Será mucho más fácil.
  4.  Investiga un poco. Todos tenemos un área de expertise, un tema que nos apasiona y probablemente del que hicimos un negocio, por lo que mantenernos actualizados en éste es importante. Además, el leer desde la perspectiva de otro autor nos puede ayudar a encontrar el ritmo.
  5. No te desesperes. En situaciones en las que hay un plazo que cumplir, es fácil desesperarse y sentir que nos traga el mundo, aparte de que entre más nos desesperamos, más nos trabamos. Existen varias técnicas de relajación y meditación que te pueden ayudar a enfocarte, pero si no tienes mucho tiempo, te recomiendo que tomes entre 15 y 20 minutos, intentes poner tu mente en blanco y te enfoques en la respiración. A veces es bueno darnos una pausa mental.

Existen estos y muchos otros consejos para combatir el bloque del escritor, por lo que depende de ti encontrar el que mejor te funciona. Deja que las palabras se apoderen de tu computadora y escribe ese artículo que debías entregar hace una hora.

AUTOR

Mariana Báez-Camargo 

Mercadóloga de profesión y emprendedora por vocación. Fascinada con todo lo relacionado con nuevos negocios, creatividad e innovación. Fundadora de I.D.E.A Consultoría. Si lo sé, lo escribo y si no lo sé, lo leo. Twitter: @AnairAm_felisa Instagram: desmadreemprendedor.

Mariana Baez Camargo

Mercadóloga de profesión y emprendedora por vocación. Fascinada con todo lo relacionado con nuevos negocios, creatividad e innovación. Fundadora de I.D.E.A Consultoría. Si lo sé, lo escribo y si no lo sé, lo leo. Twitter: @AnairAm_felisa Instagram: desmadreemprendedor.

Sigue a Mariana Baez Camargo en:
Etiquetas

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close