Marketing

Storytelling: Más que una simple historia

Todos los que hemos empezando un negocio estamos acostumbrados a contar nuestra historia; la historia de cómo empezamos, de qué van nuestros productos o servicios, cómo podemos ayudar a nuestro cliente y muchas otras más que esperamos atrapen su atención y nos compren a nosotros y no a la competencia. Pero contar nuestra historia (seguramente ya memorizada) sin una pizca de sentimiento y de manera robotizada, no nos dará los resultados esperados y no lograremos conectar con nuestros clientes, convirtiéndonos en uno más del montón.

Con todos los medios de comunicación que existen, estamos sometidos (en todo momento) a un sin fin de mensajes, que van desde una frase motivacional en 140 caracteres, un video de 30 segundos con los beneficios del shampoo que usa Selena Gómez o una imagen que nos invita a aprovechar los descuentos de la época navideña. Pero ¿realmente estos mensajes cumplen con su cometido? Seguramente habrá una gran cantidad que sí los cumpla y otros que no. Al tener esta gama de medio de comunicación, lo que deben de hacer las marcas (tanto grandes como pequeñas) es diferenciar el mensaje y hacerse notar, ser diferentes y conectar a un nivel emocional con sus clientes. Este vínculo lo podemos lograr con un poco de imaginación, un toque de creatividad y el storytelling.

Empecemos por definir qué es storytelling y no es más que la habilidad de contar una historia. Este concepto podemos pensar que es nuevo, pero en realidad es una técnica que se ha llevado a cabo desde el inicio de los tiempos (aunque suene como exageración ¡es cierto!) por medio de jeroglíficos, cartas y hasta los juglares que con sus historias compartían información al pueblo al mismo tiempo que servían de entretenimiento. Sin convertir esto en una clase de historia y para que nos quede un poco más claro, el storytelling es eso que hacían nuestros papás cuando éramos pequeños antes de dormir: leernos un cuento. Este concepto, se ha hecho bastante popular entre los mercadólogos, ya que se han dado cuenta que el contar una historia que transmita una emoción y que conecte con los clientes es mucho mejor que un solo un copy.

Dependiendo del objetivo, del producto y de la marca, el storytelling se puede presentar en distintos formatos, desde un texto hasta un video, imagen o GIF, pero siempre con el objetivo de crear un vínculo y transmitir una emoción (un gran ejemplo de esto es el video de la historia de LEGO). Usar storytelling es una herramienta muy sencilla que nos puede traer muchos beneficios sabiéndola utilizar de la mejor manera.

¿Y cómo es que le podemos sacar el mayor provecho? Como con todas las herramientas de marketing, el primer paso es conocer a nuestra audiencia; saber a quién le estamos hablando va a hacer más sencillo el proceso de contar la historia. Ya sabiendo quién va a ser el receptor del mensaje, como en toda buena narrativa debemos de tener una introducción, un nudo (problema) y un desenlace (tal cual como nos lo enseñaron en la primaria) para que la historia tenga coherencia para el cliente y no sea nada más un texto o video con acontecimientos sin sentido.

¡Listo! Con estos dos primeros pasos ya podemos empezar a contar  nuestra historia y hacerlo de la manera más creativa y auténtica que podamos. Ahora bien, no se trata nada más de empezar a escribir lo que nosotros pensamos que es una buena historia, tenemos que tener un objetivo para hacerlo. Esto lo podemos resolver al preguntarnos cuál es el beneficio, resultado o promesa que queremos ofrecer y  qué es lo que nos va a hacer conectar con nuestra audiencia. Las respuestas a estas preguntas son el eje sobre el que va a girar la historia. Si regresamos un poco al anuncio de Pantene con Selena Gómez, nos podemos dar cuenta que no sólo se están promocionando los productos para el cuidado del cabello, si no que nos están diciendo que el problema del cabello maltratado es real para todas las mujeres (incluida Selena Gómez) y que gracias a estos, tanto ella como nosotras, podremos tener el cabello suave y manejable.

Aunque no todas las marcas tenemos el presupuesto de Pantene para contratar a Selena Gómez y conectar con nuestra audiencia, existen muchas otras maneras de hacerlo. Deja volar tu imaginación y cuéntale a tus seguidores por qué tu producto o servicio es la mejor opción que pueden encontrar,  no temas revelar el lado más vulnerable de tu empresa para conectar a un nivel emocional y sobre todo, sé auténtico y sincero, todos te lo van a agradecer.

AUTOR

Mariana Báez-Camargo 

Mercadóloga de profesión y emprendedora por vocación. Fascinada con todo lo relacionado con nuevos negocios, creatividad e innovación. Fundadora de I.D.E.A Consultoría. Si lo sé, lo escribo y si no lo sé, lo leo. Twitter: @AnairAm_felisa Instagram: desmadreemprendedor.

Mariana Baez Camargo

Mercadóloga de profesión y emprendedora por vocación. Fascinada con todo lo relacionado con nuevos negocios, creatividad e innovación. Fundadora de I.D.E.A Consultoría. Si lo sé, lo escribo y si no lo sé, lo leo. Twitter: @AnairAm_felisa Instagram: desmadreemprendedor.

Sigue a Mariana Baez Camargo en:
Etiquetas

Artículos relacionados

Close
Close