Publicidad

Don Draper no encuentra trabajo

Como publicistas, estamos viviendo el fin de una era para los creativos tradicionales. Es momento de dejar atrás al creativo artista que busca crear piezas audiovisuales o gráficas dignas de exhibirse en un museo. El contexto económico y social de hoy, nos obliga a cuestionar el imaginario de nuestra profesión y analizar por qué cada vez más clientes se desligan de las agencias de publicidad.

Es un hecho que alguien como Don Draper sería despedido o no sería contratado en estos días, porque ya no se requiere de ese tipo de creativos artistas, enigmáticos y sin corazón. Ahora, necesitamos otros requisitos.

Llevo solo unos meses en el puesto de “creativa”. Vengo de trabajar de un departamento digital, y en este período, he notado algunas habilidades que quienes se desempeñan en el mundo de la creatividad necesitan y no siempre las tiene.

Aquí la lista de algunas skills que considero debemos adquirir ahora para enfrentar el mercado laboral publicitario y no morir (de hambre) en el intento.

  1. Entender el mundo digital

No. No es saber hacer Community Management. Aspiremos a la integralidad, ya que aunque tengas 30, 40 o 50 años y pienses que solo es para “chavos”. Si deseas trabajar en publicidad, deberás aceptar que vivimos en una era digital y estar dispuesto a capacitarte: ¿Por qué? ¡Adiviná!… Esos chavos están pagando parte de tu salario.

Cuando digo entender, es conocer las tendencias en contenido y formatos. Manejar el lenguaje, sus nuevas reglas y códigos de lectura. Aprender de nuevas tecnologías y estudiar el comportamiento de los usuarios. El éxito de tu campaña ya no dependerá solamente de una gran idea, si no de cómo las personas vayan a interactuar con ella.

Recuerda que la venta de medios digitales está siendo controlado por Facebook y Google, no por agencias. Significa que no llevamos las de ganar al momento de rentabilizar el negocio y debemos encontrar una solución a ello; o al menos, ser conscientes del problema.

  1. Saber de tecnología

Ojalá hubiera estudiado desarrollo web. En serio. Y no digo que debamos hacerlo ahora (si tienes el tiempo, hazlo), pero es un hecho que si quieres hacer algo “disruptivo” o “innovador”, ya no basta con un comercial de TV.

La tecnología es y será la industria que se desarrollará más rápido gracias a su método científico de prueba y error con pocas pérdidas. Así se avanza a pasos agigantados.

Esta es la razón por la cual debemos ponerles más atención y avanzar en conjunto. No podemos llamarnos creativos si nuestras creaciones no incluyen tecnología, la cual es parte de cada individuo contemporáneo al que le hablamos.

  1. Ser empático

Un buen amigo me dijo que era imposible hacer cosas para otras personas si no tratamos de entenderlas primero. Y creo que eso es muy cierto. No somos genios o genias que no necesitamos de las “masas” para hacer nuestro trabajo. Al contrario, mientras no hagamos creatividad para todas esas personas, seguiremos estancados en los años ‘50.

Necesitamos poder comprender lo que los mueve, lo que disfrutan, lo que los hace reír, lo que aman o incluso lo que odian. Ese es realmente el primer paso para llegar a un gran insight que puede evolucionar a una idea.

Repito: el departamento creativo no está integrado por artistas que serán evaluados por otros artistas. Somos comunicadores de productos que tenemos como fin despertar sentimientos en las demás personas. No es posible producir publicidad que funcione y guste, sin ponernos en los zapatos de otros usuarios.

  1. Analizar las distintas realidades, pero sin prejuicios

Parte de ser empático, es tener la capacidad de quitarnos las gafas llenas de prejuicios que llevamos puestas y ver el mundo de otros siendo analíticos. Si deseamos llevar un mensaje a otras personas, debemos entender sus conceptos previos acerca del tema y no asumir que todas se encuentra en el mismo contexto que tú.

Tampoco se trata de juzgar, es más un ejercicio social donde aceptamos que no podemos cambiar la opinión de los demás sin antes saber por qué piensan de cierta forma. Por ejemplo, si deseás hacer un fanzine sobre feminismo para niños y niñas, tu primer paso será investigar de qué realidad vienen y cómo hacer un producto que logre el objetivo que buscás sin atacarlos personalmente.

De igual forma pasa en la publicidad. Ninguna marca llevará correctamente un mensaje si no analiza la percepción del segmento sobre ella, o acerca de lo que desea hablar. Dejemos de ser pretenciosos y aceptemos que no nos la sabemos todas.

  1. Hábito de lectura y maratones en Netflix (o Crunchyroll)

Sin importar cuántos años pasen, si muere el papel o los robots se conviertan en escritores, un buen creativo/a necesita leer. No lo digo yo, lo dice Dr.Seuss y tienes que creerle.

“Cuantas más cosas lees, más cosas sabes. Cuanto más aprendes, a más lugares puedes ir.”

Dr. Seuss

No solo te harás un mejor copywriter, también tendrás la oportunidad de explorar otros mundos y tener conversaciones con mentes brillantes que jamás hubieras conocido. No es necesario que leas solo sobre publicidad. Puedes leer hasta sobre la evolución humana y estarás llenando tu mente con nuevas perspectivas que cultivarán mejores ideas.

Uno de mis propósitos de año nuevo es ser más selectiva con las series que veo. Mis fines de semana los dedicaba exclusivamente a eso, pero jamás me haría el daño de dejar de verlas totalmente. Si no conoces la cultura popular, muy difícilmente entiendas a los usuarios.

Además, las películas y series son una gran fuente de información e inspiración en el mundo publicitario. No dejes de tener vida social o tiempo para leer, pero sí dedícale un espacio a ese animé que tanto te llama la atención, o a las recomendaciones de Netflix.

Etiquetas


Ana Siu

Comunicadora Social, actualmente trabajando como Creativa en Castillo Publicidad - Publicis One Nicaragua. Amante del café, los gatos, los libros y el cine. Por las noches me transformo y bailo al son de la cumbia. Siganme en Twitter: @anagsiu

Artículos relacionados

Close