DiseñoPublicidad

Lo invisible del diseño

¿Qué es lo invisible, qué es lo que no se puede ver en el diseño? De inicio entendamos por “invisible” a lo que se construye después de insertar nuestro objeto de diseño, evidentemente no tiene que ver con aspectos tangibles. Partiendo de aquí, veamos entonces… lo invisible:

LA AUTONOMÍA DE LA PIEZA.

La interacción final es lo que le da vida a la pieza de diseño, y es completamente autónoma. Habrá muchas formas de interactuar, tantas como usuarios o audiencia haya. Lo que hacemos es delegar esa autonomía a nuestro público, la interacción que le otorguen al objeto de diseño y la forma en que lo integren a su realidad será completamente libre e invisible (de inicio) para nosotros. Es lo que se va a ir construyendo. Claro, es un instrumento esencial que nos sirve para seguir innovando, pero esa interacción o autonomía no la vemos, por eso hay que investigar y “seguirle la pista” para continuar renovando conceptos de diseño relacionados a su forma, uso, función, etc.

EL HILO QUE ENTRETEJE A LAS DISTINTAS GENERACIONES.

El diseño tiene la función de identificar a la audiencia, la crea, la refleja, genera estilos de vida. Todo esto es muy reconocible, lo podemos ver… pero lo que no podemos ver, es ese hilo que va entretejiendo (o integrando) a las distintas generaciones cada que van configurando su realidad. Veamos, el diseño marca épocas, marca estilos, y de alguna manera es un referente cultural y social. Ese “hilo invisible” conecta y comunica a las generaciones (boomers, millennials, etc.), justo para que se puedan reconocer y así puedan coexistir como sociedad.

SU  METAMORFOSIS.

Podemos ver que el diseño ha funcionado para imperar el orden y la estructura de los objetos, mensajes, espacios, etc.. pero lo que es invisible (o no hacemos consciente)  es su metamorfosis. Me refiero a ese rol que tiene como transformador del entorno. No solo transforma físicamente nuestro contexto, sino también nuestra forma de ver y actuar nuestra realidad.

El DISEÑADOR TAMBIÉN DEBE SER INVISIBLE

Y por último, el propio diseñador también tiene que ser invisible. La pieza no debe hablar de nosotros, debe hablar de la audiencia y debe proyectar la solución a su necesidad. Es lógico que el creativo mantenga su estilo y que ese estilo sea el sello que lo caracterice (por eso lo buscan y contratan), pero debemos tener presente que diseñamos proyectos que van dirigidos a una audiencia específica.. el diseño no es el diseñador.

Me despido, soy Erika. Ustedes qué opinan,  ¿Qué otras cosas no podemos ver en el diseño?

¡Hasta la próxima!

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close