Open MKT

Los políticos del país “sin memoria” también carecen de ella

Nunca se miente más que después de una cacería, durante una guerra y antes de las elecciones.

Otto von Bismarck, Político alemán.

La clase política mexicana tiene un gran defecto que muchos se han atrevido a señalar, otros millones de personas lo saben e históricamente las cosas no cambian. Este defecto es la mentira.

Tal vez suena bastante extremista pensar que un país se rige a base de mentiras cuando la vida cotidiana también se ha basado en ellas; de mayor o menor magnitud pero mentiras al fin. Desde que somos pequeños somos parte de un método que nos convierte en seres precavidos u observadores según sea el caso, tan solo recuerda cuando tú madre te decía “Sí sigues portándote mal el coco te va a llevar con él” una mentira para aprender a portarnos bien. De alguna u otra forma las mentiras nos han dejado una enseñanza para la vida.

El problema es utilizar la mentira para conseguir ventaja ante una situación, cualquiera que ésta sea y los políticos de este país son expertos en hacer uso de la mentira para gobernar o conseguir poder.

José Antonio Meade o como lo llaman sus simpatizantes Pepe Meade, ha comenzado una fuerte campaña para ser elegido como candidato a la presidencia de México por parte del PRI. Con una notable inyección monetaria por parte del partido tricolor, en reflectores y publicidad, Meade emprendió una gira por todo México para poner en la mesa su proyecto de nación, propuestas y demás pilares para convencer a la gente de que es capaz de gobernar México.

Las cosas parecían ir viento en popa, los medios de comunicación le daban cabida a sus propuestas, las entrevistas fluían y se perfilaba a ser un digno candidato por la carrera presidencial.

La situación cambió al momento de enfrentar los eventos masivos obligados para una campaña política. Si bien, las propuestas comunes de un político Pepe las domina sin ningún problema, se le ve titubeante cuando la gente le hace saber sus inquietudes al respecto de los nuevos tiempos.

Hace unos días en Nuevo León, como parte de su gira nacional, Meade se vio envuelto en una polémica que ya le ha costado muchos simpatizantes a Margarita Zavala.

Antes de finalizar su intervención, el foro abrió una sesión de preguntas y respuestas en las que Mario Rodríguez Plata, activista del Movimiento por la Igualdad en Nuevo León (MNL) preguntó a Jose Antonio Meade:

“El frente comosellame de la derecha (Por México al Frente) y la otra derecha junto con la izquierda (Juntos Haremos Historia) excluyeron de la agenda de ellos el tema de la diversidad sexual. Mi pregunta es: ¿habrá congruencia con el partido para abanderar a los putos y las lesbianas? Gracias” (Sopitas, 2017).

Ante este cuestionamiento, Pepe Meade respondió:

“El principal derecho humano, el más cercano y el más importante es el respeto y el respeto tiene que ser el centro de la acción de este partido y de todos. El que no respete, queda fuera“ (Sopitas, 2017).

MEADE 3

En este punto todo parece ser correcto, Meade respondió de forma inteligente haciendo notar su conocimiento acerca de la constitución mexicana citando el artículo primero de esta, además utilizó el respeto como bandera de su campaña y la igualdad encontrando en los aplausos del público su aprobación absoluta.

Todo pintaba para que Pepe Meade se colgara una nueva victoria en su largo camino por la presidencia de México pero como si de un chiste se tratara las cosas cambiaron minutos después.

Al momento de abandonar el recinto, triunfante, Pepe se vio envuelto en un mar de periodistas, simpatizantes y algunos cuantos paleros. De esta horda de gente lo cuidaba su equipo de campaña. De entre el mar de gente una voz femenina le pidió lo siguiente: “Danos un mensaje claro a la diversidad, Pepe” (Sipse, 2017) mientras, Pepe se tomaba fotografías con las demás personas, una mano le acercó la bandera de arcoíris al precandidato a manera de regalo.

Esta bandera terminó en manos de uno de sus acompañantes, ante esto la misma voz femenina le hizo la siguiente solicitud “Tómate una foto con ella, Pepe” (Sipse, 2017).  A lo que el buen Pepe Meade respondió “No tanto así”. Algunos miembros de la comunidad LGBT intervinieron en el intercambio de declaraciones “¿Por qué no tanto así, Pepe? Somos ciudadanas” pero ya no encontraron más respuestas.

La indignación de la mujer fue tal que, mientras Meade caminaba a la salida del lugar terminó diciendo “Bueno, okay, perfecto. No estamos en tu agenda, no estás en la de nosotros” (Sipse, 2017).

Sin lugar a dudas este fue un descalabro fuerte para Meade pues parece ser que olvidó un pequeño detalle con la comunidad LGBT: ellos también votan y son una gran cantidad de votos las que podrían estar en duda gracias a este desaire.

Si a los mexicanos se nos ha tachado de no tener memoria, la clase política de nuestro país también carece muchísimo de memoria a corto plazo.

Pareciera que Pepe no aprendió de lo ocurrido con Margarita Zavala, también en Nuevo León y su negativa a tomarse una foto con un matrimonio Gay, en la que dos mujeres la abordaron para presentarle a sus hijas. Margarita preguntó si quien acompañaba a la pareja iba a tomar la foto y al darse cuenta que estaban grabando el momento dijo “¿Estás grabando eso? No no apaga eso que esto es distinto” (Imparcial, 2017).

Según Jennifer Aguayo, una de las mujeres que pidió la fotografía a la candidata independiente aseguró que Zavala le comentó “Yo creo en el matrimonio es hombre y mujer lo demás habrá que revisarlo” (imparcial, 2017).

El problema en sí radica en que los discursos tanto de Zavala, en su momento, como el de Meade son incongruentes con su actuar. Esto quedó plasmado en dos situaciones bochornosas para sus aspiraciones políticas y que además los ponen en la mira del Movimiento por La Igualdad en Nuevo León (MNL) que es encabezado por la mencionada Jennifer Aguayo y Mario Rodríguez Plata, quiénes ya han realizado un vídeo explicando lo que ha ocurrido en estas dos situaciones en la que dejan clara su postura ante los precandidatos a la presidencia de México:

“Tanto a Pepe Meade, como a Margarita Zavala y a todos los candidatos que quieren postularse a la presidencia de México le pedimos esa postura, nuestra comunidad LGBT lo exige. Y vamos a buscarlos, así como pasó aquí, donde vayan se les va a preguntar hasta que respondan. Entiéndanlo, no vamos a permitirnos estar esperando eternamente”. (Debate, 2017).

En un país donde a veces las preguntas parecen no tener respuesta, aparece una comunidad hambrienta de igualdad a exigir respuestas claras y concisas. Si hay algo que tiene que aprender la clase política y los futuros gobernante de nuestro país, es que así como la sociedad evoluciona y se vuelve más crítica, la forma de hacer política debe cambiar para estar a la altura de su sociedad. Ya no basta con acarrear gente y comprar votos con tortas; hoy en día los países exigen propuestas claras, proyectos de nación que de verdad beneficien a las personas en las que no se subestime al intelecto de los mexicanos.

Es muy pronto para asegurar que Meade no pueda revertir esta situación pero no perdamos de vista las consecuencias que este hecho puedan acarrear, porque errores de este tipo pueden definir el rumbo de un país. La estrategia para revertir está situación tiene que venir directamente del aparato de comunicación que tiene dentro de su campaña, en el que se nota que no habían calculado de ninguna manera un escenario como el que describo arriba.

Muchos de los problemas que hoy tienen por el suelo la casi nula aprobación de nuestro presidente Enrique Peña Nieto, tienen que ver con el inexistente trabajo de su equipo de imagen y comunicación. Se ve endeble, no impone respeto y además es el rey de los chistes de los mexicanos.

Si José Antonio Meade de verdad tiene futuro para ser candidato a la presidencia de México tiene que reestructurar su discurso a la par de su actuar y tener medidos los posibles escenarios de crisis en los que puede caer, de no corregir a tiempo esta situación estaremos viendo el nacimiento de un método que crea presidentes chiquitos ante la crisis y candidatos a ser los protagonistas de los memes de todo el país.

Valdría la pena que nuestros políticos se acercaran un poquito al concepto de “Comunicación” para entender como puede ser congruente el decir y el hacer de cada uno de sus candidatos. Communicare (Comunicación en latín) significa “Poner en Común”, esa es la clave y el pilar de cualquier político u orador en este país.

Habrá que esperar que nos depara esta historia que en julio nos pondrá nuevamente ante la posibilidad de darle un nuevo rumbo a este país, ¿estaremos listos para entonces? Ya lo veremos.

FUENTES

Redacción (2017) Niega Meade tomarse foto con bandera LGBT en Nuevo León. Recuperado de: https://sipse.com/noticias/mexico-antonio-meade-campana-presidencia-foto-bandera-lgbt-280408.html

Lozano, J. (2017) ¿Por qué la comunidad gay está molesta con Meade?. Recuperado de: https://www.debate.com.mx/politica/Por-que-la-comunidad-gay-esta-molesta-con-Meade-20171229-0169.html

Redacción (2017) Margarita Zavala se niega a tomarse foto con pareja gay.  Recuperado de: http://imparcialoaxaca.mx/nacional/86092/margarita-zavala-se-niega-a-tomarse-foto-con-pareja-gay/

Salmeron, U. (2017) “No tanto así”: Meade se niega a tomarse foto con bandera, Recuperado de: https://www.sopitas.com/826839-meade-lgbt-nuevo-leon/

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close