Innovación

Sé bueno, te están vigilando

A inicios del siglo IV D.C. en lo que hoy se conoce como Turquía, existió un obispo llamado Nicolás al que se le atribuía un gran sentido de la caridad al repartir su basta herencia entre los niños más necesitados. Se decía que, para mantenerse anónimo, les arrojaba monedas de oro por las chimeneas, que usualmente caían en las medias que ponían a secar en la misma. Este es el inicio de un largo viaje de ritos y leyendas que nos lleva a la actual idea de Santa Claus o Papá Noel como se retomó del francés, cuya masificación se le atribuye a una campaña publicitaria que Coca Cola lanzó en diciembre de 1931.

Las reglas son simples, si te portas bien al final del año te trae regalos y si no, te pone en una lista de niños desobedientes que solo reciben pedazos de carbón. Es un mito que a través de los años ha funcionado en mayor o menor medida para controlar el buen comportamiento de los niños, sin embargo, todos lo vemos y lo aceptamos como algo que hace parte de la magia propia de la navidad.

Pensemos en qué pasaría si por un momento fuera realidad, ¿Papá Noel estaría infringiendo la privacidad personal, al tener una red de vigilancia puesta en cada niño del planeta? ¿O no habría tanto problema, visto que es para algo bueno como darles regalos gratis a los niños en navidad?

Bueno, como siempre la realidad va más allá de la ficción y lo cierto es que el gobierno chino, pretende vigilar el comportamiento de sus ciudadanos para premiarlos o castigarlos en cuanto a su bienestar económico y financiero.

Puede sonar a película de Steven Spielberg, pero lo cierto es que China cuenta con una sofisticada red de cámaras de seguridad, que permiten ubicar en tiempo real a cualquier persona como lo comprobó el periodista John Sudworth de la BBC en menos de 7 minutos, pero ahí no termina todo, no solo pueden ubicarte sino saber con certeza que has estado haciendo y con quién, pues poseen un algoritmo de inteligencia artificial que permite hacer el rastreo de tu rostro.

Las leyes chinas están diseñadas especialmente para que el gobierno haga prácticamente lo que quiera, así que aquí lo “correcto” vuelve a ser tan ambiguo como lo ha sido siempre. Lo cierto es que cada día, la tecnología se convierte cada vez más en la manera de controlar al rebaño que durante tantos siglos han pretendido hacer las religiones y los gobiernos, así que por favor: sé bueno, porque si Santa, los Reyes Magos o el Niño Dios no te están vigilando, de seguro alguien sí lo está haciendo.

Ricardo Cárdenas Cabezas

Director creativo, productor audiovisual y docente universitario.
Fundador de MENTE. Padre de Nicolás y de Bastian.
Twitter: @eltuitdemente Web: lawebdemente.com

Sigue a Ricardo Cárdenas Cabezas en:
Etiquetas

Artículos relacionados

Close
Close