Literatura

7 historias que Stephen King no quiere publicar

Stephen King lleva más de 300 millones de libros vendidos, y sigue escribiendo más rápido de lo que uno puede leer, por lo que suena dudoso que no quiera publicar alguna obra. Sin embargo, hay algunas que, según parece, jamás saldrán a la luz. Entre ellas, estas siete:

  • The Aftermath (“El resultado”)

El maestro completó su primera novela cuando tenía solo 16 años; la obra tiene unas escasas 50.000 palabras, casi nada en comparación con algunos mamotretos que escribió después. La novela ocurre luego de una guerra nuclear: un joven trata de sabotear el Sun Corps, una fuerza militar que en realidad es una raza de extraterrestres llamados Denebianos. King opina que es un trabajo juvenil y por eso no desea publicarlo. De todos modos, “The Aftermath” está en el célebre Archivo Fogler de la Universidad de Maine. Pueden leerla allí, siempre y cuando obtengan un permiso del mismísimo King.

  • I Hate Mondays (“Odio los lunes”)

El maestro ha colaborado con otros escritores en unas pocas obras (Peter Straub, por ejemplo, o Chris Carter, creador de los “X-Files”) y esto incluye a sus hijos Joe y Owen. Cuando este último era chico escribió este cuento junto con su padre. En “I Hate Mondays”, dos inadaptados son secuestrados por un matón llamado Dr. Mindbender (algo así como Dr. Alucinante) que les exige la combinación de una caja fuerte. El cuento también está en el Archivo Fogler.

  • Squad D (“Pelotón D”)

King escribió este cuento para “Last Dangerous Visions”, una antología de Harlan Ellison que nunca se publicó, pese a lo cual Stephen no lo incluyó en ninguno de sus volúmenes de cuentos. En “Squad D”, un hombre es el único sobreviviente de su pelotón en Vietnam; la razón es que estaba internado por hemorroides y por eso no estuvo en la batalla que mató a todos sus compañeros. El soldado se siente culpable y se pone en contacto con las familias de los muertos para disculparse; ahí es cuando empiezan a pasar cosas raras (obviamente). “Squad D” está en algún lugar de Internet, por si tienen ganas de leerlo.

  • The Cannibals (“Los caníbales”)

Antes de escribir “Under the Dome” (“La cúpula”) King intentó desarrollar el concepto un par de veces; una de ellas fue una novela de trama similar, llamada “The Cannibals”. Llegó a escribir 500 páginas en 1981, hasta que perdió el manuscrito. Cuando apareció, en 2009, terminó escribiendo “Dome”. Luego permitió que algunos extractos de la novela original fueran posteados en su sitio oficial, más que nada para desmentir rumores que decían que había robado el argumento de la película de los Simpsons, en la que la ciudad de Springfield queda encerrada en una burbuja gigante (o así me contaron, nunca la vi; no me gustan los Simpsons).

  • The House on Value Street (“La casa en la Calle Value”)

A principios de la década de 1970, el maestro trató de escribir una ficción basada en el entonces famoso secuestro de Patty Hearst, pero la dejó sin terminar porque no le encontraba la vuelta. La historia de Hearst, de todos modos, ya no es una referencia contemporánea. Lo bueno de que King haya abandonado este proyecto es que se puso a trabajar en la espectacular “The Stand”.

  • Phil and Sundance

King comenzó a trabajar en esta novela corta alrededor de 1987, pero nunca la completó. Nadie supo de su existencia hasta 2013, cuando un sitio francés dedicado a él reveló que la había obtenido a través de alguien que, supuestamente, había conocido a King en persona. La editorial Cemetery Dance compró el texto original pero sostienen que el escritor no tiene intención de retomar su desarrollo.

  • Sword in the Darkness (“Espada en la oscuridad”)

Es una novela de unas 150.000 palabras que Stephen terminó de escribir cuando aún estaba en la Universidad de Maine, en 1970. Trata sobre una banda de asaltantes que planea una rebelión racial para ocultar una serie de robos. Nada menos que 12 editoriales se la rechazaron, incluyendo a Doubleday, que luego publicaría varias obras de King. Este se decepcionó pero luego declaró que la novela era “oscura y chabacana”.

(Fuente: Mental Floss)

Roberto Patxot

Trabaja en publicidad desde hace más de 30 años, y no tiene ninguna intención de parar. Gran parte de su carrera la realizó en OgilvyOne, donde llegó a ser Director Creativo Regional. Fue jurado en casi todos los festivales publicitarios; ha dado (y da) charlas en varios países de América Latina. Hoy se desempeña como Director Creativo en Ogilvy Argentina, y escribe sobre aquello que le gusta: publicidad, claro, pero también cine, libros, música y otras cuestiones. Padece de una rara versión del Síndrome de Tourette, que lo lleva a compartir con frecuencia chistes tan faltos de gracia como irritantes.

Sigue a Roberto Patxot en:
Etiquetas

Artículos relacionados

Close
Close