Publicidad

Campañas: del lenguaje bélico al poético

Pensé que ya no era tan frecuente, pero sigue siendo cotidiano. Y es que seguramente les ha pasado que están en una presentación de una campaña de publicidad, y de repente, alguien suelta frases de tipo:

“Necesitamos atacar al target”.
“Apuntaremos los cañones en estos medios”.
“Hay que disparar con el mensaje”.
“Combatiremos desde todos los medios”.

Y me preguntaba ¿debemos hablar de la comunicación publicitaria como una guerra contra el grupo objetivo? quiero decir, a nadie le gustaría sentir que una marca lo quiere atacar, bombardear o disparar. Y es que la comunicación comercial ahora, considero, viene a ser un asunto más cercano a la seducción.

Entendiendo las distancias del lenguaje dentro de agencias con palabras que finalmente sacamos al aire en las piezas publicitarias, me parece que es importante que dentro del proceso ya tengamos claro que necesitamos enamorar, no capturar. Todo esto porque la comunicación ha evolucionado y ha pasado a convertirse en experiencias y verdades que construyen marcas e involucran a personas. Acciones que apetecen participar o temas que valen la pena compartir y conversar. Tal cual como lo hacemos cuando nos enamoramos.

Y es que en la comunicación necesitamos conseguir que las personas se sientan atraídas a las marcas por una forma de pensar, por una innovadora forma de verse, por solucionar problemas, por la tradición que abarca, etc. Pero si queremos lograr esta conexión de gente y productos, pensemos cómo involucrar palabras que expresen hechos o datos dignos de compartirse, una sugerencia sutil para solucionar un problema, y una evidente preocupación por un propósito más allá del económico. Porque al final nuestra campaña no se trata de una batalla contra nuestros competidores, menos con la gente, que si logramos distinguirnos y convencer, difícilmente nos dejarán.

Dejemos de lado la palabra “target”, no necesitamos apuntar. Mejor, llamémoslo “gente”.

Y dejemos de lado la idea de que la comunicación se trata de estrategias de guerra y terrenos de conquista. Que a veces somos algo así como terapeutas o casamenteros encontrando la manera precisa para que una marca y una persona se pongan de acuerdo. Pensemos de un modo más pacífico y en una próxima reunión de presentación de campaña, usemos un lenguaje más poético. Que, para lo bélico, ya tenemos suficiente con la realidad mundial.

AUTOR

Xavier Prado

Redactor en agencia y entusiasta en las aulas. Fanático de aprender, viajar y cocinar. Me apasiona tanto la publicidad que todavía creo que podemos devolverle su valor, sobre todo con los futuros profesionales.

Director Creativo Asociado en McCann Quito y profesor de Redacción Publicitaria en la Universidad de las Américas.

Twitter: @XaviPrado

www.linkedin.com/in/xaviprado

Colaborador invitado

Colaborador invitado

Sigue a Colaborador invitado en:
Etiquetas

Artículos relacionados

Close
Close