Televisión

Creepypastas y Channel Zero; de Internet a la televisión

Las Creepypastas son un fenómeno popular que se origina en Internet. El crear historias de terror a partir de los formatos propios de la red y que parezcan reales, ha superado y por mucho la imaginación de la generación anterior de escritores de terror. Una Creepypasta no tiene por qué ser una historia lineal, puede tratarse únicamente de un meme o de una imagen.

Tal vez el más célebre de los Creepypastas sea Slenderman. Ese personaje que aterroriza a los jóvenes de hoy, que surgió de un par de fotos en un foro de Internet en 2009 y fue creado por Eric Knudsen. Slenderman se ha convertido en un fenómeno narrativo tan importante del siglo XXI que aparece en historias, videojuegos y próximamente en una película. Existen quienes insisten en “haberlo visto” y en que es “real”, llegando al extremo de las dos jovencitas norteamericanas que cometieron un asesinato en su nombre.

Slenderman no sólo es el primer gran fenómeno originado en Internet en impactar a la sociedad moderna, más allá de la historia de terror, Slenderman ha servido de ejemplo para que los teóricos de comunicación en Internet demuestren el paradigma de Gutenberg que habla sobre la nueva forma de conocer y aprender socialmente, y que rebaza los límites que imponen los libros.

Pero regresando a los Creepypastas, el fenómeno es tan importante y tan atractivo que en 2016 la cadena de televisión SyFy aprobó un proyecto llamado Channel Zero. La primera temporada utilizó como tema otra de las historias más exitosas de los Creepypastas llamada Candle Cove. La versión original de la historia fue escrita por Kris Straub, un creador y caricaturista cuya principal plataforma de trabajo se encuentra en Internet. Originalmente Candle Cove, fue escrito como si se tratara de un chat donde varias personas comenzaban a recordar un programa de televisión infantil que sólo unos cuantos veían, pero que los adultos, por ejemplo, las madres de los que intervenían en el supuesto chat, no recordaban el programa, pero sí la obsesión infantil de sus hijos por sentarse frente al televisor a ver la estática, los que llamamos comúnmente “moscas”, a una determinada hora del día. El fenómeno en Internet llevó a que algunas personas subieran supuestos capítulos de Candle Cove en Internet que sólo muestran estática, incluso alguien subió a Youtube el pretendido capítulo final con los personajes del programa gritando por más de un minuto.

La segunda temporada se basó en otra Creepypasta escrita originalmente por Brian Russel titulada No-End House, y que narra la historia de una misteriosa casa que aparece en diferentes partes del mundo atrayendo a jóvenes para que entren en ella y modificando su vida de manera radical. La casa en realidad es una trampa para alimentar a los seres que viven al interior de la casa.

La tercera temporada que fue estrenada hace un mes tiene como base una historia escrita por Kerry Hammond y titulada Search and Rescue Woods, y publicada en Reddit por primera vez. En la historia existe la imagen de una misteriosa escalera que lleva a una puerta a muchos metros del suelo y que aparece y desaparece de manera azarosa. En la serie la temporada lleva en nombre de Butcher’s Block.

Channel Zero tiene estas tres temporadas y ya está firmada una cuarta, las historias se cuentan en seis capítulos y el resultado es realmente siniestro, desconcertante, y sí, se podría decir que es aterrador.  A diferencia de American Horror Story, en la que la originalidad de la serie se ha ido desgastando con el paso de las temporadas hasta volverse un lugar común de tantas historias de terror en la historia de la televisión o cine, Channel Zero tiene la frescura y la sorpresa que en su tiempo tenía La Dimensión Desconocida o años más tarde Galería Nocturna, la diferencia principal es que, en lugar de capítulos de media hora Channel Zero utiliza el formato de serie unitaria, lo que le permite desarrollar los personajes y subtramas de una mucho mejor manera. Las ideas, si no son del todo innovadoras y se puede ver la influencia de Stephen King en algunas, resultan más convincentes, contundentes al carecer del sentido melodramático y sensiblero que recubre la mayoría de las historias de King. No existen grandes efectos especiales, solo extraordinarias actuaciones y situaciones que son muy frikis.

La idea de llevar estos Creepypasta a la televisión fue de Nick Antosca quien tiene cinco novelas publicadas, series de televisión como Teen Wolf para MTV y participado como coproductor de trece capítulos de Hannibal.

Channel Zero cuenta además de las historias con actuaciones y caracterizaciones que van completamente de acuerdo con lo desconcertante de la serie, con un grupo de buenos guionistas para las adaptaciones de las Creepypastas.

Esperemos la cuarta temporada de la serie y mientras tanto los invito a hurgar en el fascinante mundo de las Creepypastas, hay que advertir que, como todo en la red las hay de chile, de dulce y las verdaderamente malas, vulgares y llenas de lugares comunes.

Armando Enríquez Vázquez

Productor de televisión, escritor desde hace más de veinticinco años, columnista en diferentes publicaciones virtuales e impresas. Oriundo y transeúnte de una de las ciudades más pobladas del mundo de la que estoy orgulloso. Mis encuentros y desencuentros con la publicidad se han hecho muchas veces desde el terreno del receptor del mensaje y no del emisor. Me ocupan entre otras cosas el futuro de los medios, el abuso de la palabra creatividad y el desarrollo de contenidos atractivos en diferentes medios.
Sígueme en twitter: @cernicalo

Sigue a Armando Enríquez Vázquez en:
Etiquetas

Artículos relacionados

Close
Close