Publicidad

El movimiento #MeToo en México y el papel de los medios de comunicación

Para nadie es un secreto que, en los últimos años el mundo se ha visto “incomodado” por una lucha que han entablado cada vez más mujeres. La violencia de género se ha convertido en el pan de cada día tanto en medios de comunicación como en conversaciones cotidianas en el trabajo, en casa, en la escuela, etc.

Cada vez más son los ojos del mundo que se atreven a analizar un sinfín de testimonios de mujeres que han sufrido algún tipo de violencia. Incluso, medios de comunicación han dado una importancia impensada a este tema. Basta con recordar que la persona del año 2017 para la revista TIME fueron las mujeres que encabezaron el movimiento #MeToo con el que se dieron a conocer los nombres de grandes personalidades del cine norteamericano que han cometido actos de violencia en contra de las mujeres.

Es precisamente este movimiento el que hace unas semanas, hizo su aparición en México. Una serie de entrevistas especiales realizadas por la periodista Carmen Aristegui a algunas mujeres del medio artístico como Karla Souza, Paola Núñez, Stephanie Sigman, Sofía Niño de Rivera y Azul Almazán han puesto el dedo en la yaga sobre el tema de la violencia sexual contra las mujeres.

Que Aristegui haya sido quien diera voz a estas mujeres no es una sorpresa, tomando en cuenta que es de las pocas mujeres periodistas que ha hecho frente a un sinfín de adversidades y no con cualquier persona, tan solo puso en jaque a la familia presidencial con una serie de reportajes que dieron a conocer ciertos detalles “incómodos” de los bienes con los que cuenta el presidente Enrique Peña Nieto.

Los testimoniales de estas mujeres confirmaron lo que por años se ha rumorado en nuestro país: la violencia sexual contra las mujeres es un mal común en cualquier industria. Karla Souza aseguró haber sido acosada por varios directores, incluso en el inicio de su carrera a tal grado que terminó siendo abusada sexualmente por un director de cine.

METOO 3

Por otro lado, Paola Núñez aseguró ser acosada por otro director de cine que utilizaba su jerarquía sobre su poca trayectoria para manipularla y hacerla sentir que para ser alguien en la industria había que acceder a ciertas peticiones que resultaron en conductas inapropiadas en su contra.

PAOLA NUN?EZ

Stephanie Sigman por su parte, narró a Aristegui que un director de cine junto a su esposa le insistieron tener un trío sexual con ella y que la situación terminó en una fiesta cuando la pareja la encerró en un  cuarto oscuro para tocarla y besarla sin su consentimiento.

STEPHANIE SIGMAN

Finalmente, Sofía Niño de Rivera, fue la única que mencionó que fue Ricardo Rocha quien había protagonizado algunos episodios de acoso en su contra en dos entrevistas a las que acudió con el periodista.

NIN?O DE RIVERA


Estas denuncias causaron mucho revuelo en la sociedad en general pues, denotaban una realidad que pocos se han atrevido a hablar.

Si bien, la situación desde el inicio es muy compleja y grave, los medios de comunicación se encargaron de poner en entredicho todo esto.

Comenzando con la respuesta (impulsiva) de Televisa al hacer público el término de sus relaciones laborales con el director Gustavo Loza por el caso de abuso sexual en contra de Karla Souza. Esta decisión dio al traste al anonimato que Souza había dado a sus declaraciones. En ningún momento señaló el nombre de su agresor, algo que Televisa en su afán de vender la exclusiva y ser parte de la tendencia en apoyo a las mujeres solo perjudicó a la actriz.

Por si fuera poco y como si se tratara de una estrategia en contra del movimiento, algunos portales de noticias y periódicos retomaron una entrevista dada por Karla Souza a una revista en la que aseguraba “Cuando veía que a un productor yo le gustaba, lo usaba para recibir un papel” (Sin Embargo, 2018).

¿No se supone que debería existir un apoyo masivo a una situación de abuso sexual? Lo primero que ocurrió tras las declaraciones de Souza fue una desestimación de su denuncia.

Lo peor vino cuando, en redes sociales mujeres criticaron las declaraciones de Souza, tachándola de “hipócrita” por haber tardado tantos años para denunciar lo que le había ocurrido y “Puta” al conocerse lo que en 2014 había declarado.

Estamos ante un nuevo caso de violencia de género, similar a lo que ha ocurrido con los feminicidios, se ha criminalizado a la víctima. El ejercicio realizado por estas mujeres, en un país donde, según cifras de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de Seguridad Pública (ENVIPE), aproximadamente el 87.87% de las víctimas de violación mayores de 18 años en el país fueron mujeres, como lo fueron el 89% de las víctimas del resto de los delitos sexuales que se contabilizan en esta encuesta, que son el hostigamiento, los manoseos, el exhibicionismo y los intentos de violación (NEXOS, 2018). Estos números son apenas una muestra de que socialmente requerimos un verdadero cambio.

Ahora bien, el tema de Souza al momento ha sido opacado por el de Niño de Rivera y quizás aquí la crítica por un momento pase a ser a la “víctima”.

Luego de darse a conocer la entrevista y que Ricardo Rocha explotara haciendo un berrinche en Twitter, finalmente, el periodista escribió una carta abierta dirigida a Carmen Aristegui en la que, además de deslindarse de la polémica con Niño de Rivera, preguntó “¿Y a mí, puedes negar que me conoces? ¿Puedes negar que de mí sólo has recibido cariño y respeto toda la vida? (…)¿Por qué entonces decidiste atentar contra mí, contra mi familia, contra mi carrera de cuarenta años?” (Grupo Fórmula, 2018).

Sofía Niño de Rivera subió un video a su canal de YouTube explicando “el mensaje sin editar” que quería enviar ¿Mensaje sin editar?. Es en este punto en el que todo este movimiento entra en una serie de tribulaciones que, lo único que hacen, es desestimar la causa. Sin quererlo, Niño de Rivera dejó entrever que la entrevista transmitida por CNN tuvo varios cortes que “no dejaron en claro el mensaje que quería enviar”.

El movimiento #MeToo puede marcar una etapa sumamente importante en la sociedad de este país, no estoy muy seguro de estar listos para enfrentarnos a tantas realidades que lastiman lo más profundo del tejido social, sin embargo creo que es necesario que de una vez por todas lo entendamos como es, como un problema severo. También dependerá mucho del tratamiento que se le de a la información y las vías que se utilicen para darse a conocer.

Este primer ejercicio con ayuda de Carmen Aristegui, desde mi punto de vista no resultó de la mejor forma, sin embargo, dejó muy claro que el enemigo puede estar en casa.

#MeToo no solo abandera a las figuras reconocidas, sino que es entendido como un movimiento donde cualquiera puede encontrar testimonios de situaciones cotidianas. Mujeres de todo tipo, sin importar clase social ni edad han vivido silenciadas por una sociedad que no quiere ver lo obvio.

Por otro lado, existe un sentimiento de criminalización hacia los hombres. De ahí que muchos hombres rechacen este tipo de movimientos. Veo muy necesario que la información básica que las mujeres consideran “acoso” y “violencia” llegue a nuestras manos como primer paso para evitar la normalización de actos que sigan promoviendo la violencia de género.

Finalmente, el primer avance del movimiento #MeToo en México nos ha dejado un panorama bastante complejo. Por primera vez, mujeres reconocidas en el medio artístico han puesto los reflectores a un tema que lastima profundamente a este país.

Lo ideal sería que cada vez más mujeres levantaran la voz y que de a poco, sean más medios de comunicación los que se sumen a la difusión, que permitan un diálogo a tal grado que las autoridades se vean obligadas a escuchar.

Estamos ante el inicio de una lucha que puede hacer una verdadera diferencia en la sociedad mexicana donde la clave será la unión. No queda más que esperar y apelar al sentido más humano de nuestra sociedad para erradicar uno de los más grandes males de México.

FUENTES

Vela, E. (2018) #MeToo en México. Recuperado de: https://www.nexos.com.mx/?p=36297

Redaccion (2018) Paola Núñez relata cómo fue víctima de acoso sexual por parte de un director. Recuperado de: https://expansion.mx/tendencias/2018/02/21/paola-nunez-relata-como-fue-victima-de-acoso-sexual-por-parte-de-un-director

Redacción (2018) #MeToo en México: mujeres compartieron en ´Aristegui´sus denuncias de acoso sexual. Recuperado de: http://cnnespanol.cnn.com/video/me-too-mexico-aristegui-karla-souza-paola-nunez-nino-de-rivera-loza-rocha-orig-digital-pkg/

Redacción (2018) Karla Souza, en 2014: “Cuando veía que a un productor yo le gustaba, lo usaba para recibir un papel”. Recuperado de: http://www.sinembargo.mx/23-02-2018/3389405

Redacción (2018) Ricardo Rocha envía carta a Aristegui por caso de supuesto acoso a Sofía Niño de Rivera. Recuperado de: http://www.radioformula.com.mx/notas.asp?Idn=729977&idFC=2018

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close