Publicidad

Los nueve viejos de Disney

Resulta que Franklin D. Roosevelt, presidente de los EE.UU. entre 1933 y 1945, alguna vez dijo que los jueces de su Corte Suprema eran los “nueve viejos”, ya que se preguntaba si estos nueve señores no estaban un poco fuera de onda con su tiempo. Walt Disney tomó prestada la expresión para referirse a sus nueve principales animadores, tipos que no solo no estaban fuera de onda sino que fueron quienes desarrollaron la industria con su técnica innovadora. Sus nombres no son conocidos; lo que hicieron sí, y mucho. Miren, si no:

  • Les Clark

El comienzo de la carrera de Clark en Disney es curioso. El hombre era estudiante del secundario y trabajaba en un restaurante frecuentado por Walt y Roy Disney. Un día, Clark los estaba atendiendo y directamente le pidió trabajo a Walt; este le contestó que primero debía ver algo de su trabajo. Clark se puso a copiar caricaturas y se las llevó a Disney. Walt le dijo que le gustaba la línea de Clark, y que se presentara a trabajar el siguiente lunes; a Clark esto le venía muy bien porque se recibió el jueves previo: cuatro días después estaba trabajando en Disney. ¿Qué hizo allí? Para empezar, ayudó al legendario animador Ub Iwerks en sus primeros cortos de Mickey. Después trabajó en algunos personajes que tal vez recuerden: Pinocho, los enanos de Blancanieves, Alicia, Peter Pan, el Mickey hechicero de “Fantasía”, Cenicienta, y más.

  • Marc Davis

En 1935, Marc Davis buscaba trabajo como dibujante de periódicos y se enteró de que Disney Studios estaba contratando ilustradores. No tenía ninguna experiencia como animador, pero Disney quedó muy impresionado con sus bocetos de anatomía y movimiento de animales, así que lo contrató como aprendiz de animador para “Blancanieves y los siete enanitos”. Davis hizo una tremenda carrera en Disney; colaboró en el desarrollo de Bambi, Campanita, Maléfica, Cruela de Vil, entre otros personajes.

  • Ollie Johnston

Johnston ingresó a Disney junto con Marc Davis en 1935, y también lo hizo como aprendiz de animador. Uno de sus primeros proyectos fue el corto “La tortuga y la liebre”, de la serie Silly Symphonies, que ganó un Oscar al mejor corto. Después trabajó en personajes de largometrajes como “Robin Hood”, “Peter Pan”, “La Bella Durmiente” y “Bambi”.

  • Milt Kahl

Kahl es otro que pretendía trabajar como ilustrador en un periódico, pero vio en el cine el corto “Los Tres Cerditos” de Disney y decidió probar con la animación. Entró en la compañía como animador asistente en 1934, y llegó a trabajar en los personajes de estas películas: “Cenicienta”, “Mary Poppins”, “101 Dálmatas”, “El Libro de la Selva”, “Robin Hood” y “Bernardo y Bianca”. Otra razón por la que es conocido es su célebre ahijado artístico, nada menos que Brad Bird, director de “Los Increíbles” y “Ratatouille”, ambas de Pixar. Resulta que a los 13 años (!) Bird le envió su primer corto animado a Milt Kahl; era una remake de “La Tortuga y la Liebre”. Kahl, muy impresionado, tomó al joven Bird a su cargo.

  • Ward Kimball

Al igual que Milt Kahl, Kimball también decidió probar su suerte en la animación después de ver “Los Tres Cerditos”; antes, trabajaba como ilustrador en revistas. Se recibió en la Santa Barbara School of Art y en 1934 ingresó a Disney, donde trabajó en prácticamente todas las películas animadas hasta que se jubiló en 1972. Uno de los filmes en los que desarrolló más personajes fue el clásico “Alicia en el País de las Maravillas”. Otro de los aspectos que lo destacó fue su sentido del humor: parece que le encantaba propagar el famoso rumor de que Walt Disney se había hecho congelar. No lo decía directamente, pero afirmaba que a Disney le interesaban la ciencia y los experimentos, por lo que no resultaría extraño que lo hubiera hecho.

  • Wolfgang Reitherman

La carrera de este hombre es por lo menos curiosa: él quería ser ingeniero aeronáutico hasta que se enamoró de la técnica de la acuarela. En consecuencia cambió de escuela y entró en el Chouinard Art Institute de Los Ángeles; allí tuvo un profesor que también dictaba clases en el Walt Disney Studio. Reitherman se incorporó a la empresa en 1933 y trabajó en personajes de las películas “Peter Pan”, “Fantasía”, “Blancanieves” y “Pinocho”.

  • Frank Thomas

Ya desde chico, cuando tenía 9 años, Thomas quería ganar dinero dibujando. Ingresó a Disney en 1934 y lo primero que hizo fue trabajar en un corto de Mickey. Luego participó en los largos “Cenicienta”, “El Sastrecillo Valiente”, “Mary Poppins”, “La Dama y el Vagabundo” (fue el que hizo la famosa secuencia en que los protagonistas comen spaghettis), “El Libro de la Selva” y “Peter Pan”. Además, escribió junto con Ollie Johnston el libro “The Illusion of Life: Disney Animation”, para muchos la Biblia de los animadores. Thomas y Johnston son los ancianos que aparecen al final de la película “Los Increíbles” diciendo que lo que acaban de ver es “vieja escuela”.

  • Eric Larson

A Larson le gustaba dibujar y, a partir del consejo de un amigo, envió sus trabajos a Disney; cuando se retiró, en 1986, había completado una de las carreras más extensas en la compañía: nada menos que 52 años. Trabajó en filmes como “La Dama y el Vagabundo”, “La Espada en la Piedra”, “Los Aristogatos”, y Winnie the Pooh”. Es muy conocido por el programa de reclutamiento y entrenamiento que implementó en Disney, de donde salieron figuras como John Lasseter, Brad Bird, Don Bluth, Tim Burton, Glen Keane, Henry Selick, Andreas Deja y Ron Clements, entre muchos otros.

  • John Lounsbery

Igual que muchos otros de los “nueve viejos”, Lounsbery se graduó en un instituto de arte y luego se unió a Disney, donde es especializó en cortos animados del perro Pluto. También trabajó en “101 Dálmatas”, “Fantasía” (fue el responsable de los hipopótamos y el caimán), “Dumbo”, “Alicia en el País de las Maravillas”, entre otros. Lounsbery siempre fue el más callado de los viejos de Disney, y mantuvo un muy bajo perfil. Decía que él y Disney tenían un acuerdo: Walt lo juzgaba por lo que producía y no esperaba que hablara mucho en las reuniones creativas.

(Fuentes: Mental Floss; “The Nine Old Men: Lessons, Techniques, and Inspiration from Disney’s Great Animators”, de Andreas Deja)

Roberto Patxot

Trabaja en publicidad desde hace más de 30 años, y no tiene ninguna intención de parar. Gran parte de su carrera la realizó en OgilvyOne, donde llegó a ser Director Creativo Regional. Fue jurado en casi todos los festivales publicitarios; ha dado (y da) charlas en varios países de América Latina. Hoy se desempeña como Director Creativo en Ogilvy Argentina, y escribe sobre aquello que le gusta: publicidad, claro, pero también cine, libros, música y otras cuestiones. Padece de una rara versión del Síndrome de Tourette, que lo lleva a compartir con frecuencia chistes tan faltos de gracia como irritantes.

Sigue a Roberto Patxot en:

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close