Organizacional

¿Te gusta tu trabajo?

La difícil travesía del fin de una etapa y el inicio de un nuevo camino.

¿Te gusta tu trabajo? ¿Eres nini y estás buscando trabajo? ¿Eres recién egresado y sientes que nadie te da tu primera oportunidad? ¿Estás leyendo esto con tono de infomercial?

Hace quince días tomé una decisión, que a muchos les cuesta tomar, renunciar a mi trabajo. ¿Saben qué es lo peor? Trabajaba en Roastbrief… Y entonces comencé con la búsqueda del tesoro perdido, de la tierra prometida por los Dioses, un trabajo nuevo.

Inicié buscando trabajo en las diferentes agencias que sigo en FB (ahora creo que en realidad solo lo utilicé como pretexto para perder más tiempo en FB). Después de 3 días de “buscar” sin éxito, decidí retomar dos redes sociales más enfocadas a la búsqueda de empleo: LinkedIn y EmpleosdeLinkedIn, las cuales desde mi perspectiva, son una total pérdida de tiempo si no tienes 15 años de experiencia y 3 masters, –bueno, no tanto– pero sí son para quienes tienen un poco más de tiempo siendo Godínez.

Gracias a las cookies que muchos odian, me apareció una sugerencia en Facebook, una fantástica aplicación que aplica muy bien la frase: “Prometer, prometer, prometer hasta meter, una vez metido olvida todo lo prometido”, la idea general de la app es buena, ya que te deja charlar en tiempo real con las empresas cercanas a ti y que están buscando eso que tú como profesionista no tienes o piensas que no pasaste 5 años pegado a libros y desvelándote con proyectos finales para terminar de lava loza… Ojo, NO estoy diciendo que son trabajos malos, solo siento que si hubiese querido terminar en un trabajo de esos no hubiera invertido tanto tiempo y dinero en una universidad.

Eso me recuerda a cuando egresé de la universidad y me invitaron a una fantástica feria del empleo en Puebla, que aparte de quedarme bastante lejos y solicitar un registro previo para poder entrar, la oferta laboral fue exactamente la misma que en CornerJob, trabajos de 12 horas con una pobre remuneración económica, pero la intención es lo que cuenta, así que le doy las gracias al gobierno poblano por esa pérdida de recursos. Si la promoción del evento no fuera dirigida a universitarios recién egresados y con una frase parecida a “¡Recién egresado, ven encuentra tu trabajo soñado!”, mi opinión sería diferente.

Después, por recomendación de un ente a mi izquierda llegué a CompuTrabajo, y ahí sí comenzó el “Make it rain” de Currículums.

Aunque actualmente radico en Puebla decidí que, si ya me iba a cambiar de trabajo también podría cambiarme de residencia, así que envié currículums a todos los estados de la república. Varias empresas que me contactaron se aseguraron de recordarme que la oferta era en otro estado.

Como podrán recordar, el lunes pasado fue día festivo —yo lo había olvidado por completo— así que, sufrí y sufrí durante horas, ya que no llegaba ni un correo, ni una llamada de las vacantes a las cuales había aplicado. Llegó el martes por la mañana y fue sorprendente la cantidad de correos y llamadas que me llegaron, en realidad fueron como 5 nada más,  pero algo es algo.

“Un día el diablo estaba en la quiebra, por lo cual decidió vender los pecados y gran parte de su infierno, lo que sí conservó fue la incertidumbre, porque es lo único que necesitaba para reconstruir su legado”. Seguro se están preguntando: ¿Y a éste que le pasa? ¿Por qué dice eso? La parte más fea de buscar trabajo es justo eso, la incertidumbre. No saber si eliminaron tu correo, archivaron tu CV, lo hicieron pedacitos con una trituradora, o simplemente tienen mucho trabajo como para responder a tu solicitud. Al menos en WhatsApp te aparecen un par de palomitas azules…

Dos cosas más, si eres reclutador de alguna empresa, ten por seguro que las personas te agradecerán cuando les envíes un correo dando las gracias por participar en el proceso de selección, pero que el puesto “ya fue ocupado” aunque no sea así, y si eres quien está buscando trabajo, síguele buscando, que no es fácil.

P.D. Aún estoy buscando trabajo…
Fin de la conversación de chat
Escribe un mensaje…

AUTOR

Lancelot Cadó

Colaborador invitado

Colaborador invitado

Sigue a Colaborador invitado en:
Etiquetas

Artículos relacionados

Close
Close