Digital

Facebook y Cambridge Analytica: ¿comunicación y espionaje moderno?

Recientemente, Facebook fue acusado de espiar a millones de sus usuarios a través de Cambridge Analytica, empresa que ayudó a Donald Trump a obtener la victoria presidencial, y que más que una red social o herramienta para la búsqueda y divulgación de información, debemos entender, Facebook es una empresa. Al igual que otras, mantiene un papel importante en las diversas estrategias de comunicación, como es el caso de Google, empresa acusada por asesinar y mutilar por medio de drones a habitantes de Oriente y Norte de África, participación en actos bélicos disfrazada de seguridad.

Estadísticamente, si reducimos el acto a números de pérdidas y ganancias, culpables y acusados, la noticia no resulta lo suficientemente alarmante: el trasfondo es la violación a escondidas de la privacidad de los usuarios y la perversidad de los mercados para la satisfacción de fines e intereses personales; sin embargo, por parte de algunos afectados, existe una satisfacción y conformidad ante la agresión pasiva.

El hurto y empleo de la información de los usuarios sólo puede ser comparado con un robo a casa habitación; ¿por qué los usuarios deciden sentarse a mirar cómo el infiltrado toma todo lo que necesita y se marcha sin que estos se levanten a frenar el robo?

Como algunos escritores plasmaron en sus obras, la condición que hace posible el juego del sometimiento es, entre otras circunstancias, el empleo de la violencia disfrazada de placer. Visto como un método que coacciona a los individuos para que acepten cualquier realidad, siempre y cuando permanezcan en su zona de confort, las grandes empresas utilizan esta estrategia para lograr sus fines y, aunado al ejercicio del poder, logra con creces su objetivo.

La condición que hace posible el juego del sometimiento es, entre otras circunstancias, el empleo de la violencia disfrazada de placer

No es sorpresivo que Facebook emplee el discurso de la conectividad y la comunicación instantánea como una bandera a favor de un falso progreso, mientras presume herramientas de innovación comunicativa que resultan útiles, pero sospechosas. Así, Facebook, al más prístino estilo de Un mundo feliz, expone un panorama optimista, placentero y accesible a todos los que usan su plataforma, al mismo tiempo que recolecta todos los datos que el usuario, desde el primer momento que instala la aplicación, le concede.

En la modernidad, no hay un ‘Gran Hermano’, como en 1984, que someta a la población; muchos se autosometen bajo la idea del confort y los numerosos discursos que la modernidad promete: lifestyle, moda, popularidad, etc. No es nada nuevo; estos privilegios prometen una calidad de vida cada vez más oscura, pues conceden al usuario comodidades y lujos a un costo considerable: las verdaderas estrategias sobrepasan cualquier acto descrito en la ficción.

Quiénes, cuál información y cuándo, son preguntas que resultan accesorias si se comparan con lo que implica el espionaje internacional. Todo lo anterior afirma que, como Althusser denunció hace casi cincuenta años, cuando aún no existía Facebook, Instagram o internet inalámbrico al alcance de todos, los aparatos ideológicos del Estado para la manipulación mediática funcionan y, hasta la fecha, en una sociedad que presume tener la información en la palma de la mano, siguen funcionando muy bien.

Los aparatos ideológicos del Estado para la manipulación mediática funcionan y, hasta la fecha, en una sociedad que presume tener la información en la palma de la mano, siguen funcionando muy bien.

FUENTE:

Damon, Andre. El capitalismo y la revolución de la inteligencia artificial. Worl socialist web site. Recuperado el 17 de abril de 2018. www.wsws.org/es/articles/2018/04/07/pers-a07.html

Facebook, estadísticas. Facebook. Recuperado el 17 de abril de 2018. newsroom.fb.com/company-info/

Granville, Kevin. Facebook and Cambridge Analytica: What you need to know as fallout widens. The New York Times. Recuperado el 17 de abril de 2018. www.nytimes.com/2018/03/19/technology/facebook-cambridge-analytica-explained.html

AUTOR

Beto Fong

Estudiante de lingüística y literatura hispánica.
Fb: Beto Fong

Beto Fong

Estudiante de lingüística y literatura hispánica.
Sígueme en Twitter como @Beto_Fong

Sigue a Beto Fong en:
Etiquetas

Artículos relacionados

Close
Close