Televisión

La última investigación de Saga Noren

Este año llegó a su fin la serie danesa/sueca Broen/Bron (El Puente) con una cuarta temporada que nada pide a las temporadas anteriores.

Con la temporada final de la serie, termina una de las series policíacas más brillantes y perturbadoras que se haya producido, protagonizada por una de las detectives más complejas, solitarias y destrozadas de la televisión, pero a la vez y tal vez por lo mismo, una de las más entrañables de en lo que va de la década, y para mí, de la historia de la televisión; Saga Noren. Interpretada por la actriz sueca Sofía Helin.

La serie, a diferencia de muchas otras series, Broen/Bron lanzó al aire sus cuatro temporadas con grandes intervalos de tiempo lo que permitió la maduración de guiones y la evolución pensada y lógica de los personajes. La primera temporada se estrenó en septiembre de 2011 y su historia reunió a la policía de Dinamarca y Suecia cuando un cuerpo aparece exactamente a la mitad del puente de Öresund que comunica a las ciudades de Copenhague y Malmö, el cuerpo partido en dos era, en sí mismo, parte de la dicotomía de la serie;  el cuerpo de una ministra sueca y otro de una prostituta danesa, por lo que el investigador danés Martin Rohde, padre de familia con muchos hijos y problemas maritales, junto con una investigadora sueca Saga Noren, soltera, sola, metódica e inflexible, cuya personalidad marcará no sólo la investigación si no el futuro de Martin quien al final de la segunda temporada terminará encarcelado y con una larga sentencia por asesinato, habrán de resolver el caso con los encontronazos de personalidad de ambos. A pesar de todo, los detectives desarrollan a lo largo de dos temporadas lo más cercano a la amistad que Saga conoce, pero que jamás estará por encima de la ley, ni del protocolo policíaco. Saga no reconoce, ni da valor a las emociones; todo, absolutamente todo tiene una explicación racional y científica. Todo obedece a un orden racional.

Saga es una mujer recta y honrada. Sincera y directa hasta el extremo, Saga no conoce la diplomacia, ni las medias tintas, no es una persona descortés ni amargada, es una mujer rota por su pasado, por una vida que la ha hecho cargarse de culpas y en ese sentido, se ha aislado de la convivencia con los humanos, de las reglas de convivencia. Saga vive y actúa únicamente bajo su código ético y el de la policía. Incapaz de romper un protocolo, una ley a lo largo de las cuatro entregas Saga intentará comprender al tiempo que investiga con sus compañeros los diferentes casos que tiene por resolver, la conducta para ella extraña de quienes viven en su entorno, descifrarla. Para ella la extraña e hipócrita forma en que los seres humanos pretendemos convivir en armonía, nada tienen que ver con la sencillez del pragmatismo con el que ella vive.

La segunda temporada se estrenó dos años después en septiembre de 2013, la tercera en septiembre de 2015 y finalmente la temporada final en enero pasado.

Al iniciar la tercera temporada y con la desaparición del personaje de Martín Rohde, la pregunta era sí los guionistas serían capaces de crear un personaje capaz de sustituir al detective danés y estar a la altura de Saga. Los escritores parecen haber recurrido entonces al viejo dicho en español, “Siempre hay un roto para un descocido y tras un par de capítulos en los que juegan con los sentimientos y expectativas de los espectadores en los que Saga es acompañada por una detective de medio pelo, a la que finalmente tras una explosión sacan de la trama, la dirección de la policía danesa, y los guionistas, releva a la mujer con un personaje extraño que hemos visto aparecer en los primeros capítulos de la tercera entrega, policía que al parecer engaña a su esposa con el consentimiento de esta y que tiene dos hijas pequeñas, un adicto, Henrik Sabroe, personaje que al principio parece despreciables y cuya oscura verdad se va descubriendo a lo largo de la temporada para al final dejar al desnudo a dos seres totalmente rotos y complementarios.

La tercera entrega que termina con Saga siendo sospechosa del asesinato de su madre y su destitución del cuerpo sueco de policía. Al iniciar la cuarta temporada Saga se encuentra en prisión cumpliendo la condena del crimen que no cometió y del que minutos después será absuelta, pero los problemas de Saga y Henrik al resolver la serie de asesinatos de esta temporada final los llevaran de nuevo al pasado del policía danés, mientras Saga comienza a experimentar la necesidad de resolver toda su problemática emocional por lo que decide asistir a una psicoanalista. Por ejemplo, en esta cuarta temporada Saga destruye a una familia de sospechosos cuando les revela que el hijo del matrimonio no puede ser de él puesto que la genética así lo dicta, pero como es Saga, no lo hace de manera intencional, ni por presionar a nadie, únicamente lo menciona porque la genética y el universo, como ella, no se rigen por convenciones.

La forma seca y directa de plantear las situaciones no deja de meterla en problemas, pero ahora dinamita el único nexo con otro ser humano que tiene. Su particular relación con Henrik. Sexo y comida, porque todo lo demás es incomprensible para ella. Aunque también en esa solidaridad con el danés y en eso que ella científicamente puede definir como amor por Henrik emprenderá con su tozudez, determinación y compromiso el resolver el gran misterio que ha creado un enorme vacío en la vida de Henrik. La resolución final de la serie nos muestra a una Saga lista para tratar de encontrar lo que le falta, con la promesa de regresar algún día a visitar a Henrik y la familia recuperada de este.

La temporada como las anteriores está llena de sutiles hilos que unen a un personaje con otro, una situación con otra, más allá de la extraordinaria historia de Saga, Henrik y los demás policías tanto suecos como daneses que acompañan a Saga a lo largo de las cuatro temporadas, la trama criminal y detectivesca que si bien es predecible a groso modo está escrita con inteligencia y una premisa que es fría y contundente como las palabras de Saga. La venganza consiste en atacar a las victimas en lo que más les duela, en lo que más amen para que su dolor permanezca a la lo largo de su vida. La muerte no es opción. Crueles, despiadados, mezclados con los seres normales, los asesinos de Broen/Bron a lo largo de sus cuatro temporadas muestran que bajo la paz de las sociedades civilizadas y perfectas de Europa del Norte, se pueden esconder los horrores que se viven en lugares más burdos como Estados Unidos o México.

Cuando en 2012 la detective Sarah Lund, protagonista de la otra extraordinaria serie danesa Forbrydelsen desapareció en la tercera y final temporada de la serie escapando del crimen de justicia que acababa de cometer, Saga Noren acababa de nacer, hoy Saga desaparece como la placa que lanza a las aguas del Báltico su placa en el inicio de un viaje que ella misma no sabe a dónde la llevará. Las dos historias y los dos personajes son clave sin duda de la televisión policíaca más importante del mundo.

Broen/Bron ha sido una serie tan exitosa que Fox compró la franquicia y la tropicalizó a la frontera México – Estados Unidos en Ciudad Juárez y El Paso, bajo el título The Bridge y a pesar de una primera temporada muy bien lograda, la serie sólo consiguió una segunda temporada al, como en otras series del norte de Europa que han querido replicar los americanos, convertirse en una serie sin fondo y trivial, traicionando lo importante, la fuerza y vida interna de los personajes. La serie también fue comprada por Sky Atlantic y Canal + y produjeron la versión franco inglesa llamada The Tunnel y una versión más se produjo entre Rusia y Estonia.

Armando Enríquez Vázquez

Productor de televisión, escritor desde hace más de veinticinco años, columnista en diferentes publicaciones virtuales e impresas. Oriundo y transeúnte de una de las ciudades más pobladas del mundo de la que estoy orgulloso. Mis encuentros y desencuentros con la publicidad se han hecho muchas veces desde el terreno del receptor del mensaje y no del emisor. Me ocupan entre otras cosas el futuro de los medios, el abuso de la palabra creatividad y el desarrollo de contenidos atractivos en diferentes medios.
Sígueme en twitter: @cernicalo

Sigue a Armando Enríquez Vázquez en:
Etiquetas

Artículos relacionados

Close
Close