Diseño

Las 10 Reglas de Milton Glaser para el trabajo y la vida

No debería ser necesario presentar al legendario diseñador Milton Glaser, que hoy tiene 86 años. A lo largo de su muy extensa carrera creó muchísimas imágenes que hoy son parte de la cultura popular, entre ellas la más famosa: el logo “I ? NY” (sobre el que escribí una nota aquí mismo).

Durante una charla en el American Institute of Graphic Arts (AIGA), Glaser presentó una serie de reglas o consejos para diseñadores, pero que en verdad aplican a cualquiera que se desempeñe en una profesión creativa, e incluso a la vida misma. Atención: estas reglas no son como esos aforismos de autoayuda tan comunes en Instagram, por ejemplo, sino que van más allá. Compruébenlo:

  1. Sólo puedes trabajar para gente que te agrade

“Hace algunos años”, sostiene Glaser, “me di cuenta de que el trabajo más importante y significativo que hice, lo hice porque tenía una relación afectuosa con el cliente”.

  1. Si puedes hacerlo, nunca tengas un trabajo fijo

Glaser cita al músico John Cage: “Nunca tengas un trabajo, porque si lo tienes, algún día alguien te lo va a quitar y no vas a estar preparado para cuando seas viejo”.

  1. Hay gente tóxica: evítala

El consejo de Glaser es hacer un test con aquellas personas que parecen cuestionables. Si después de pasar un tiempo con esa persona uno se siente más cansado, entonces ha sido envenenado; si, en cambio, uno se siente con más energía, ha sido nutrido. El diseñador afirma que el test es casi infalible, y sugiere que lo usemos durante el resto de nuestras vidas.

  1. El profesionalismo no es suficiente

Para aquellos que trabajan en creatividad, la cualidad a cultivar es la transgresión. El profesionalismo no lo permite porque la transgresión debe incluir la posibilidad del fracaso, y si eres profesional tu instinto te lleva a repetir lo que ha sido exitoso, en lugar de arriesgarte a fallar.

  1. Menos no es necesariamente más

Glaser propone una alternativa a esta máxima: “Lo suficiente es más”.

  1. No se debe confiar en la moda

El cambio de moda está usualmente relacionado con factores económicos, dice Glaser, y la fatiga aparece cuando la gente ve lo mismo demasiadas veces y con demasiada frecuencia.

  1. El modo en que vives cambia tu cerebro

“El cerebro es el órgano más receptivo del cuerpo. Pensar cambia nuestra vida y nuestro comportamiento. Creo que dibujar funciona del mismo modo, y también te hace más atento. Hace que prestes atención a lo que estás viendo, lo que no es fácil.”

  1. La duda es mejor que la certeza

“Una de las señales de un ego dañado es la certeza absoluta. Las escuelas alientan la idea de no negociar y defender tu trabajo a toda costa. Bueno, el tema con el trabajo es que habitualmente consiste en negociar. Idealmente, es deseable adaptarse para hacer que todos ganen.”

  1. No importa

Glaser menciona al ensayista Roger Rosenblatt y sus Reglas para Envejecer como fuente para esta afirmación por lo menos temeraria: “No importa lo que pienses; no importa si llegas temprano o tarde, si estás aquí o allí, si lo dijiste o no, si eres inteligente o estúpido, si tu cabello lucía bien ese día o no, si tu jefe te mira torcido o tu novio o novia te mira torcido, si tú miras torcido. Si no consigues ese ascenso o ese premio o esa casa, o si los consigues… No importa.”

  1. Di la verdad

“Es interesante observar que en el nuevo Código de Ética del AIGA hay mucha información sobre el comportamiento adecuado con los clientes y con otros diseñadores, pero no se menciona la relación de un diseñador con el público. Si somos diseñadores, decir la verdad debería ser central en lo que hacemos.

(Fuente: Open Culture)

Roberto Patxot

Trabaja en publicidad desde hace más de 30 años, y no tiene ninguna intención de parar. Gran parte de su carrera la realizó en OgilvyOne, donde llegó a ser Director Creativo Regional. Fue jurado en casi todos los festivales publicitarios; ha dado (y da) charlas en varios países de América Latina. Hoy se desempeña como Director Creativo en Ogilvy Argentina, y escribe sobre aquello que le gusta: publicidad, claro, pero también cine, libros, música y otras cuestiones. Padece de una rara versión del Síndrome de Tourette, que lo lleva a compartir con frecuencia chistes tan faltos de gracia como irritantes.

Sigue a Roberto Patxot en:
Etiquetas

Artículos relacionados

Close
Close