Organizacional

¿Qué pasa cuando no hay espacios realmente productivos y el dinero no alcanza por problemas de rendimiento?

Las culturas organizacionales están definidas en principio por quien crea una organización, se arranca modelando todo lo que influya directa o indirectamente a la empresa para transformarlo de manera que los dueños de la misma se sientan identificados y cómodos en cada espacio de la esta, que incluso sea satisfactorio y justificado todo lo que en ella se viva. Sin embargo ¿qué pasa cuando no hay espacios realmente productivos y el dinero no alcanza por problemas de rendimiento?

Hay muchas respuestas que se pueden entregar a esta realidad por ejemplo, si son economías en crisis y lo único que se busca es sobrevivir, si la única posibilidad que se trata de esquivar día y noche es la quiebra empresarial aletargando la situación y firmando cheques cada día más pesados de pagar en comparación con una institución que este centrado en una economía pujante.

Sin embargo de las economías en crisis y lo complejo que estas puedan ser hay un par de respuestas para la productividad empresarial que son infalibles, la primera tiene que ver con la profesionalización de talento humano, el concepto es claro, se deberá profesionalizar al departamento de talento humano y aun cuando discrepemos de su criterio en forma muy cortoplacista la idea es que nos tracen un mapa de desarrollo organizacional, que se arranque con espacios de transformación cultural en miras de lo que se busca.

Pero ¿qué es lo primero que deberá hacer talento humano si se quiere transformar una cultura de crisis a una exitosa?

Para responder está pregunta deberemos entender las organizaciones y sus principios, que hay una filosofía que es la base, por lo que, lo primero será estructurar de una manera muy práctica e interesante la visión y misión organizacional, en mi libro Guía del Emprendedor Exitoso, profundizo  en este tema de manera muy detallada, tratando de generar una matriz para que estas partes fundamentales sean inspiradoras para todos los que están dentro de la organización.

Luego hay que poner en orden la estructura y las funciones, quiénes deben y por qué deben hacerlo, es una respuesta directa que talento humano deberá solucionar con total apoyo del gerente y los dueños de la institución.

Toda empresa, ONG, institución, comunidad, etc; puede vivir el complejo de Galtea por lo que dependerá de con que ojos la mira su dueño.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close