Creatividad

El satánico aeropuerto de Denver

Curiosamente, el aeropuerto de Denver siempre ha sido objeto de alocadas teorías conspirativas desde su reinauguración en 1995. Algunos dicen que su pista está siendo remodelada para que parezca una esvástica; otros, que las extrañas marcas que adornan sus pisos son símbolos masónicos. Los responsables del aeropuerto han decidido reírse de estas teorías, y alimentarlas con una campaña gráfica incógnita sobre su más reciente remodelación.

El aeropuerto tiene muchos sectores cerrados en construcción. Pero estos sectores tienen carteles que ponen en duda el motivo del cierre. Uno, por ejemplo, dice “¿Construcción? ¿O encubrimiento?” y está ilustrado con signos de los Illuminati colocados en un casco de obrero. Otro cartel se pregunta “¿Qué estamos haciendo?” y muestra la cabeza de un lagarto saliendo de un traje; el mismo letrero ofrece varias respuestas posibles, y una de ellas es “Remodelando la guarida de la gente-lagarto”.

Los pósters se burlan, claro, de las teorías demenciales según las cuales todo el aeropuerto es parte de un complot satánico. Sin embargo, hay alguna base para estas teorías: la placa dedicatoria creada para la inauguración del aeropuerto tiene el logo de los francmasones, y fue pagada por dos logias francmasónicas del Estado de Colorado. También contribuyó a ello algo llamado “New World Airport Commission”, una organización sobre la que no hay nada de información. Su nombre ha hecho sospechar que el aeropuerto es el cuartel general de un nuevo y secreto orden mundial conectado con los masones y los Illuminati.

En el lugar también hay murales por lo menos inusuales, pintados por el artista Leo Tanguma, y que incluyen imágenes de destrucción ambiental y hasta genocidio. Pero son parte de una serie de cuatro murales, y los últimos dos muestran a la humanidad reconciliándose para vivir en paz. Además de la pista nazi y las marcas masónicas, algunos aseguran que los enormes bunkers debajo del aeropuerto son hogar de la gente-lagarto (por eso el póster que se ríe de ello). En realidad se hicieron para albergar un sistema automático de equipaje que nunca funcionó.

Además de los carteles, la nueva campaña incluye un website llamado Den Files con más teorías. Una de ellas es que la fecha de la inauguración del aeropuerto fue el 19 de marzo de 1994, y que si sumamos esos números (1+9+1+9+9+4) nos da 33: el nivel más elevado al que se puede llegar en la francmasonería. Si se fijan en YouTube, Google o redes sociales, van a encontrar mucha información sobre estas teorías conspirativas. Tantas, que han dado lugar a esta hermosa campaña.

(Fuente: theguardian.com)

Roberto Patxot

Trabaja en publicidad desde hace más de 30 años, y no tiene ninguna intención de parar. Gran parte de su carrera la realizó en OgilvyOne, donde llegó a ser Director Creativo Regional. Fue jurado en casi todos los festivales publicitarios; ha dado (y da) charlas en varios países de América Latina. Hoy se desempeña como Director Creativo en Ogilvy Argentina, y escribe sobre aquello que le gusta: publicidad, claro, pero también cine, libros, música y otras cuestiones. Padece de una rara versión del Síndrome de Tourette, que lo lleva a compartir con frecuencia chistes tan faltos de gracia como irritantes.

Sigue a Roberto Patxot en:
Etiquetas

Artículos relacionados

Close
Close