Publicidad

Combo ICEE: ¿No existe la mala publicidad?

Las redes sociales además de entretener e informar de manera instantánea, también funcionan como un medio de desahogo y en muchas ocasiones funcionan también como un buzón de quejas sobre nuestro día a día.

Es común que nuestro timeline de Facebook y Twitter se llene de mensajes denunciando alguna situación o simplemente textos que buscan generar reacciones que terminan por llegar al límite de la polémica.

Y es que el anonimato nos da esa seguridad, nos inspira la confianza necesaria para sacar a flote nuestros pensamientos respecto a ciertos temas que no son tan fáciles de tratar en una conversación abierta. Es justamente este comportamiento el que nos regala joyas del Internet.

Un caso de estos es aquel partido amistoso entre la selección de México y Perú. Un partido que carecía de emociones y que era el escenario perfecto para que los internautas que seguían la transmisión en Televisa Deportes, mandaran sus comentarios vía Twitter con el hashtag #PiojoMeteme.

Mientras el partido se tornaba mucho más somnífero, un salvaje mensaje aparecía en las pantallas de millones de televidentes que decía “#PiojoMeteme la verga Saludos desde Morelia xD xD” (SDP Noticias, 2015) . El usuario @Hianalfonso123, en un intento de trolleo contra los comentaristas terminó exhibido a nivel nacional con su mensaje, recibiendo burlas de todos los usuarios de Twitter.

Así como este usuario, existen miles de anécdotas pero el último que llegó a niveles inimaginados fue el enviado por la usuaria @Kittiestein_ que decía:

“Niñas: Si su vato/pareja/novio en una cita ya les pagó el cine, la comida, el combo con Icee y demás; no sean cabronas y mínimo mámenle la verga ese día.

Este consejo les doy porque su amiga la Steph soy.”

El mensaje de Stephanía causó revuelo entre los tuiteros debido a la connotación misógina del tweet. Hubo personas que dijeron que las palabras de Stephanía incitaban a utilizar el sexo como una moneda de cambio y algunas otras tantas voces aprobaban el consejo respecto al combo Icee.

Bien, pues hay muchos puntos de donde analizar este tema, comenzando con el propio mensaje que propició la polémica. Como este, hay infinidad de tuits referentes a todo tipo de temas; desde burlas al nuevo presidente, tuits racistas, homofóbos, sexistas y por supuesto misóginos. Desde mi punto muy particular de vista creo que la gente en general se enganchó en una polémica fácil y generó un escándalo desproporcionado.

Todo el meollo del escándalo está centrado en la idea de que las mujeres deben usar el sexo como una moneda de cambio por una cita. Estoy de acuerdo que cuando invitas a salir a una mujer, ella no debe estar obligada a hacer algo para remunerar el tiempo invertido en la cita.

En lo que no estoy de acuerdo y creo que ahí si depende muchísimo del tipo de relación que se sostenga con la persona, es que sea mal visto compartir gastos en una cita, es decir, el famoso “mitad y mitad”.

Este es un punto que las voces feministas de la actualidad están tachando de machista. En mi experiencia personal, tengo muchas amigas que han preferido ir a la mitad cuando salimos a comer o al propio cine, también ha habido ocasiones en las que yo corro con los gastos de la cita y tampoco pasa nada. Nunca he tenido la experiencia de encontrarme con una mujer que se sienta ofendida por este tipo de situaciones. A pesar de todo, respeto la postura de las mujeres que comulgan con esto.

La situación con el “Combo Icee” es absurda y por demás ridícula. No conozco a alguien que acceda por una simple bebida a practicar sexo oral a su acompañante, así como tampoco creo que en pleno 2019 existan personas que piensen que un tuit desfasado sea un ejemplo a seguir.

Por si fuera poco el escarnio digital de los tuiteros a Stephanía y luego de hacer trending topic las palabras “Combo Icee” la marca de bebidas congeladas tuvo que salir a aclarar la polémica.

ICEE hizo público un comunicado en el que se deslindaba de los dichos por parte de la tuitera, asegurando que los valores de la marca no coinciden con los de Stephanía.

En este punto, no estoy seguro si la publicidad indirecta realizada con el tuit beneficiará de alguna manera a una marca que ya es conocida por muchísimos mexicanos y que además es un clásico en los cines. Habrá que esperar si la marca lanza alguna campaña para utilizar ese posicionamiento a su favor y que logre desmarcarse totalmente de la polémica.

Lo que es una realidad es que este tema tan innecesariamente escandaloso puso en la mesa del debate las prácticas comunes de una cita, volvió a generar ruido con la igualdad de género y los estereotipos sexuales de nuestra sociedad… todo por un maldito y delicioso ICEE.

FUENTES:

Juan Carlos Jiménez Fernández

Soy comunicólogo porque futbolistas y músicos ya había muchos.
Amante de los cómics y los videojuegos. Escribo porque creo que es una de las formas más honestas de expresar lo que piensas. Contacto: [email protected]
Sígueme en Twitter en @SoyJC94

Sigue a Juan Carlos Jiménez Fernández en:
Etiquetas

Artículos relacionados

Close
Close