CineLiteratura

Roma, con R de Rulfo

La narrativa de Roma y la de Juan Rulfo dejan un mensaje importante: México es un país forjado en la violencia y el olvido.

La desesperanza que permea la Literatura de Juan Rulfo es tristísima. Pareciera que por la mera condición de estar en estas tierras los mexicanos están condenados a la tragedia; aún con eso, se sobrepone una característica primordial: la fe.

La modernidad orilla a las personas a evitar cualquier tipo de confrontación, por lo que la violencia que se vivía en la segunda mitad del siglo XX nos parece brutal, pero no desconocida: aún ahora nos desarrollamos en un clima hostil y fragmentario. Y hacemos cualquier cosa para huir.

Son innumerables las críticas que recibe la película de Cuarón, y también, en su momento, Juan Rulfo fue rechazado por las mismas situaciones: simpleza, cotidianidad.

Tal vez, y evidentemente, Roma no nos dice nada nuevo que no nos haya dicho ya mucho de la narrativa mexicana; pero sí es un gran canal estético para la memoria, para la reconstrucción sensible del pasado y para el análisis crítico en torno a qué es nuestra cotidianidad y cuál es nuestra esencia como mexicanos frente al bombardeo político, cultural y mediático de otros países y de México; frente a los propios mexicanos desconocidos; frente a la figura femenina en todas sus manifestaciones; frente a nosotros mismos; frente a la violencia y el abandono; frente a otros tiempos y otras lenguas; frente a ‘lo otro’.

A fin de cuentas, me parece, la sensibilidad es una de las virtudes más grande de la condición humana.

Fue el 7 de enero de 1986 que Juan Rulfo murió. Por su parte, apenas ayer Roma fue galardonada. De la proximidad de estos hechos derivaron estas ideas.

 

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close