Entretenimiento

Leaving Neverland: el lado más oscuro de Michael Jackson

Los grandes legados musicales tienen detrás mentes maestras que los convirtieron en leyendas vivientes, aún después de la muerte. Nuevas generaciones, a través de los años, han conocido como era la música de antaño. El último gran acercamiento a estas épocas doradas de música se dio gracias a Bohemian Rapsody, la biopic de Queen y el mítico Freddy Mercury.

Dejando de lado las críticas, de que si la historia de Mercury y Queen fueron romantizadas omitiendo ciertos aspectos cruciales sobre la sexualidad del mítico líder de la banda Bohemian Rapspody, es una gran ventana a lo que, en su momento, fue Mercury en vida y lo que hoy representa en la música.

Con esta película se hizo muy común escuchar los clásicos de la banda otra vez en la radio o verlos incluidos en playlists de las nuevas generaciones, esto debido a lo que, en conjunto, representan tanto Freddy Mercury como Queen.

Nadie puede atreverse a ir en contra del legado de Freddy Mercury, difícilmente podríamos escuchar malos comentarios sobre el frontman de Queen. Por eso, su trayectoria musical sigue ahí, intacta a pesar de todo.

Si de legados musicales hablamos, es necesario voltear a la escena pop en donde existe el más grande exponente del género: Michael Jackson. Un personaje con muchísimos matices y un millón de polémicas, una de las grandes mentes musicales que este mundo haya podido ver.

Jackson y la polémica vienen de la mano desde siempre, tanto que hoy, después de la muerte, se ha reabierto una herida que probablemente nunca terminó de sanar. Las denuncias de abuso sexual a menores en contra de Michael Jackson son un capítulo doloroso y de muchísimos claros oscuros entre los fans del llamado “Rey del Pop”.

En 1993, Evan Chandler acusó a Jackson de haber abusado sexualmente de su hijo de 13 años, Jordan Chandler (Milenio, 2019). La delicada situación obligó a los abogados de Jackson a intervenir para entablar una negociación con Chandler por la acusación. En un principio, el equipo jurídico de Jackson, le ofreció 350 mil dólares, mismos que no aceptó la parte acusadora e hizo públicas las acusaciones obligando a Jackson a cancelar el resto de su gira asiática del Dangerous Tour. Fue hasta 1994 que llegaron a un acuerdo por 23 millones de dólares por “presuntas lesiones personales”, sin aceptar culpabilidad alguna de las acusaciones de abuso sexual. Los abogados de Chandler declararon a los medios de comunicación que la cifra “no compraba el silencio de nadie” (La Razón, 2009), sumando cierta credibilidad a la figura de Jackson.

Michael Jackson con Jordan Chandler

Tras la muerte de Jackson en junio de 2009, Jordan Chandler aceptó que el astro del pop jamás había abusado de él y que todo fue un plan en complicidad con su padre para salir de la pobreza a costa de Jackson (La razón, 2009). Evan Chandler, padre de Jordan, se suicidó en noviembre de 2009 en su departamento de Nueva Jersey.

Una segunda oleada de acusaciones ocurrió entre 2003 y 2005, luego de que Jackson aceptara grabar el documental llamado Living with Michael Jackson, presentado por el periodista Martin Bashir. En este documental Jackson sale tomado de la mano de Gavin Arvizo, un adolescente de 13 años que visitaba su mansión, mismo que dijo que era común que durmiera en la habitación del cantante sin que Jackson se molestara. Esta situación reavivó la polémica de abuso y fue acusado por la familia de Arvizo de haber violado a Gavin. En 2005 fue declarado inocente de todos los cargos.

Michael Jackson y Gavin Arvizo

A pesar de que parecía haberse cerrado el tema del abuso sexual a menores por parte de Jackson, un nuevo y más agresivo ataque, ahora a la memoria del “rey del pop”, ha salido a la luz hace unas semanas.

Leaving Neverland es un nuevo documental producido por HBO y dirigido por Dan Reed. En el, se recogen los testimonios de Wade Robson y Jimmy Safechuck, dos adultos que narran las vivencias a lado de Michael Jackson cuando eran niños. A lo largo de cuatro horas, el documental no busca convertir la imagen de Jackson en la de un monstruo, pues lo hace de manera implícita, aunque Dan Reed aseguró que:

‘Leaving Neverland’ no quiere ser un juicio, sino una herramienta de curación para dos personas. Dos personas que aún sufren las consecuencias de una infancia arrebatada por la irrupción de un dios en sus vidas, una figura pública mesiánica que podría tener cualquier cosa menos el recuerdo feliz de su propia niñez. (Espinof, 2019)

El documental realmente no busca ser utilizado como una prueba a analizar en un juicio, más bien logra darle voz a dos víctimas de supuesto abuso sexual y cómo es que las posiciones de poder juegan un papel importante que desemboca en el abuso confianza a niveles inimaginables. Leaving Neverland analiza, desde los testimonios de Robson y Safechuck, cómo la idolatria de estos chicos influyó para que Jackson pudiera acercarse a ellos y a su familia, así como construir lazos fuertes de confiaza para, posteriormente, abusar de ellos.

Los testimoniales presentados en Leaving Neverland son francos, directos y dificilmente dejan oportunidad para dudar de su veracidad, sobre todo porque son sumamente oscuros, densos y crudos. Robson y Safechuck desmitifican al “rey del pop” y desdibujan su imagen de estrella a la de un depredador que usó su poder económico y su estatus de astro musical para saciar bajos instintos de dificil digestión.

A pesar de que esta sensación de franqueza en los testimonios es innegable, el documental flaquea al momento de no presentar más voces para darle mayor veracidad a lo dicho por Robson y Safechuck. Es decir, además de los padres de las dos víctimas, valdría la pena conocer qué es lo que veían los trabajadores del rancho Neverland. Servidumbre, jardineros, veterinarios, seguridad privada, etc. Son muchísimas voces que hoy por hoy no han sido escuchadas y que podrían encontrar en este filme una plataforma para dar a conocer la realidad de Michael Jackson tras las paredes de su mansión en Neverland.

Las consecuencias de este documental han sido brutales, a tal grado que diversas estaciones alrededor del mundo han decidido sacar de su programación los éxitos del “rey del pop”, gracias a las quejas de diversos radioescuchas que han solicitado el veto al fallecido artista (E-Consulta, 2019). Por otro lado, en Dinamarca, han decidido retirar una estatua de cera de Jackson para sustituirla por una de Brad Pitt (Milenio, 2019). Esto pone en riesgo tanto la imagen póstuma del cantante como su legado musical, situación que recuerda a la de Ian Watkins, el ex vocalista de la banda británica Lostprophets que acabó con 15 años de trayectoria musical de la peor forma.

El 19 de diciembre de 2012, Watkins es acusado de diversos delitos sexuales que incluían la violación a una bebé de 11 meses. En 2013, Watkins se declara culpable de 13 delitos y 24 acusaciones realizadas en donde, además, acepta ser un pédofilo dedicado y comprometido.

La caja de pandora se abrió a tal grado que dos supuestas fanáticas de la banda también fueron juzgadas por complicidad con Watkins, por planificar la manera de enseñar a un bebé a drogarse con metanfetaminas. Esto llevó a la policia de Gales a realizar un cateo en la casa del cantante, en donde encontraron una caja con cintas donde el ex vocalista sostenía relaciones sexuales con fanáticas menores de edad y la violación a un bebé. Finalmente, y para terminar de hundir a Watkins, se comprobó que era líder de un círculo privado de pornografía infantil. Todo esto, tras descubrir que la contraseña de su computadora personal era “ifuckkids”.

Ian Watkins, ex vocalista de Lostprophets

Este ha sido uno de los casos más escalofriantes de pedofilia en la historia de la música en el mundo. Una historia en la que jamás se vio a Ian Watkins mostrar arrepentimiento, sino todo lo contrario, todo el tiempo mostró orgullo al escuchar las acusaciones por las que fue sentenciado a 35 años de prisión.

Los fans de la banda no podían creer lo que acababa de pasar con Watkins y tomaron posturas radicales, asegurando alejarse totalmente de cualquier cosas que pudiera ligarlos a Lostprophets, sobre todo al ex vocalista.

Las diferencias entre Ian Watkins y Michael Jackson son abismales. A Jackson, al día de hoy, no se le ha comprobado nada. Si bien Leaving Neverland es lo más cercano que hemos podido estar del lado más oscuro del “rey del pop”, deja ciertos vacíos para comprobar lo dicho sobre Michael. No desestimo la veracidad de los testimoniales, al contrario, tienen un valor impresionante, es la primera vez que se habla del tema de manera tan franca y cruda, logrando su cometido de darle voz a las miles de victímas que se quedan ahogadas en el anónimato.

Además, aparece en un momento crucial donde los reflectores están permanentemente puestos en temas de violencia de género, gracias al movimiento #MeToo, que nos ha demostrado las facetas más oscuras de diversos artistas de talla internacional. El único problema es que Leaving Neverland sigue careciendo de pruebas para comprobar la culpabilidad de Jackson, si existieran como las hubo en el caso de Ian Watkins, la realidad hoy en día sería distinta.

Ya se habla de una segunda parte del documental (Milenio, 2019)  en donde Dan Reed estaría buscando el testimonio de Gavin Arvizo pero, esta vez, centrándose en el juicio y la manera en que Jackson fue absuelto de todos los cargos. (Sin embargo, 2019)

Sin duda alguna, el legado de Michael Jackson pende de un hilo. Nuevamente la credibilidad (ahora póstuma) del máximo exponente del pop se está viendo opacada por acusaciones que nunca dejaron de ser dudosas y que hoy, regresan con mucha más fuerza a intentar saldar la deuda con quienes se presumen víctimas, dándoles voz y revelando que las prácticas de pederastia y abuso de confianza pueden venir de nuestros más grandes ídolos; sin olvidar que el proceso de desenmascarar a un monstruo puede ser sumamente doloroso y sin marcha atrás.

FUENTES 

Loser, J. (2019) “Leaving Neverland”: el polémico documental de Michael Jackson es una mirada brutal a la destrucción de la inocencia. Recuperado de: https://www.espinof.com/criticas/leaving-neverland-documental-michael-jackson-hbo-mirada-brutal-a-destruccion-inocencia

Redacción (2019) Estaciones de radio dejan de tocar a Michael Jackson tras documental. Recuperado de: http://www.e-consulta.com/nota/2019-03-07/entretenimiento/estaciones-de-radio-dejan-de-tocar-michael-jackson-tras-documental

Redacción (2019) Por acusaciones de abuso, quitan estatua de Michael Jackson en Dinamarca. Recuperado de: https://www.milenio.com/espectaculos/famosos/michael-jackson-retiran-estatua-acusaciones-abuso-menores

Redacción (2019) El director de Leaving Neverland planea hacer una secuela sobre el juicio de Michael Jackson. Recuperado de: https://www.sinembargo.mx/18-03-2019/3552440

Redacción (2019) “Maestro manipulador”: Leaving Neverland y la ruta de Michael Jackson y sus denunciantes. Recuperado de: http://culto.latercera.com/2019/03/17/leaving-neverland-michael-jackson-denunciantes/

VICE (2017) Cómo una gran estrella del rock abusó de menores impunemente durante años. Recuperado de: https://www.vice.com/es_latam/article/a3k5a4/lostprophets-ian-watkins-abuso-de-menores

Redacción (2009) La mentira que arruinó la carrera de Jackson: el niño que lo denunció en 1993 se retracta ahora. Recuperado de: https://www.larazon.es/historico/la-mentira-que-arruino-la-carrera-de-jackson-el-nino-que-lo-denuncio-en-1993-se-retracta-ahora-OLLA_RAZON_159139

Juan Carlos Jiménez Fernández

Soy comunicólogo porque futbolistas y músicos ya había muchos.
Amante de los cómics y los videojuegos. Escribo porque creo que es una de las formas más honestas de expresar lo que piensas. Contacto: [email protected]
Sígueme en Twitter en @SoyJC94

Sigue a Juan Carlos Jiménez Fernández en:
Etiquetas

Artículos relacionados

Close
Close