Entretenimiento

Spielberg vs Netflix

No cabe duda que en la pasada entrega de ese premio político que pretende ser a la creatividad llamado Oscar hubo un gran ganador y un perdedor que no sabe perder. Hollywood no sabe perder y si pierde arrebata.

Netflix y Amazon fueron los ganadores de la noche y quien ganó la estatuilla dorada de “un hombre desnudo” como dijo alguna vez al ganarlo el gran Dustin Hoffman, fueron los estudios quienes no permitieron a la creatividad y originalidad ganar y prefirieron otorgarle la estatuilla a la versión 2.0 de “Drving Miss Daisy”. Horas después de la ceremonia, Netflix anunció el estreno para finales de año, temporada fuerte para aspirar a la estatuilla de Hollywood, de la próxima película de Martín Scorsese llamada “The Irishman” con un elenco espectacular: Robert De Niro, Al Pacino, Joe Pesci y Harvey Keitel. Una fina manera de dar bofetada con guante blanco a la industria llena de personajes tan acabados en su narrativa capaces de solo producir cintas superhéroes y remakes que les aseguren la taquilla.

Steven Spielberg quien en su momento encaró a las grandes productoras y revolucionó la industria con sus exitosos melodramas y maestría para contar historias triviales, fundando un nuevo estudio que pensaba derrocar a los grandes como Disney, pero que simplemente se ha quedado en un buen estudio productor de cintas, tronó contra la plataforma de Netflix y por extensión en contra de Amazon quien también compitió en los premios Oscar este año, con otra gran película “La Favorita.”

El director de “Tiburón” y en su momento ‘chico maravilla’ del cine norteamericano, hoy uno de los más importantes y legendarios personajes de la industria hollywoodense y uno de los gobernadores de la Academia de Cine en Estados Unidos piensa lanzar una campaña en contra de los servicios de streaming para que no sean incluidos en los premios de dicho organismo. El cineasta septuagenario parece haber perdido su espíritu emprendedor para convertirse en todo aquello contra lo que luchó hace cuarenta años.

Netflix no tardó en responder al viejo director de cine con un tweet

Amamos el cine. Aquí otras cosas que amamos. Acceso a la gente que no puede pagar una entrada al cine o en cuyas localidades no existe un cine. Permitir a todos en cualquier parte del mundo disfrutar los estrenos al mismo tiempo. Dar a los cineastas mas formas para compartir su talento. Estos puntos no se excluyen entre sí.

Ninguno de los estudios hubiera producido “Roma”, “La Favorita” o “La Balada de Buster Scruggs”, sin duda la más menosprecida de las tres, pero una película de enorme talento y extraordinarias historias. Las tres con nominaciones y tanto “Roma” como “La Favorita” ganadoras de premios en diferentes categorías. Lo que más debe molestar a Spielberg es que “Roma” producida por Netflix ganó mejor dirección, mejor fotografía, además del premio a la mejor película extranjera. “La Favorita” por su parte se llevó la estatuilla por la mejor actuación femenina, aunque estaba nominada en las categorías de dirección y fotografía que ganó “Roma”. La irrupción de las grandes productoras de Internet a los premios de la academia mostró la fuerza de una nueva industria mundial. La absurda respuesta de los estudios al nominar una mediocre cinta de superhéroes, por más taquillera que haya sido, como Pantera Negra, únicamente por poner el tema de raza en en pantalla, es ridículo, sobre todo porque estaba la extraordinaria cinta “El Infiltrado del KKKlan” de Spike Lee quien, desgraciadamente, ofende las buenas y racistas manera de los estudios y de Spielberg por su activismo afroamericano.

Hollywood es en los tiempos de inclusión actual cada día más discriminante. Las pugnas al interior de la Academia son claras, la más obvia y patética fue el no poder resolver la falta de conductor para su ceremonia principal, así como la ausencia de muchos de los grandes del medio. Muchas de las grandes películas producidas por estadounidenses en las últimas décadas surgen en circuitos ajenos al de la Academia, como en el Festival Sundance o el Tribeca en Nueva York y en empresas productoras modestas, distintas a las grandes productoras. Hoy, Hollywood, sus productoras y directores quieren alejar de sus consideraciones al futuro de la industria y probablemente, en un principio terminen lográndolo. No por mucho tiempo, afortunadamente, porque uno de los grandes protagonistas de la cinematografía está por mudarse en buena medida a Internet. La inminente llegada del servicio de streaming de Disney debe poner en su lugar a Spielberg y los que lo sigan en su idea de vetar a los servicios de streaming de los premios de la industria cinematográfica de Estados Unidos. Una industria que como muchas otras esta en un proceso de evolución que nadie puede detener.

 

Etiquetas

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close