Digital

YouTube Kids: una ventana a lo más oscuro que existe en internet.

Es una realidad que hoy en día exista alguien en este mundo que no tenga contacto directo con la tecnología. Somos la generación que más ha estrechado su relación con la tecnología a tal grado que parece que nuestros niños hoy nacen con un iPad bajo el brazo.

Este hecho ha revolucionado el inmenso mundo que es la internet que, a pesar de estar en constantes cambios minuto a minuto sigue siendo un lugar bondadoso para quien se acerca a conocerlo y a su vez es, un abismo de podredumbre para aquel que se atreve a rascar un poco la superficie del mundo digital.

Remontémonos a los años en que la World Wide Web (www)  apenas llegaba a nuestras vidas, aquella época en que nuestra conexión de internet privaba a nuestras familias de poder hablar por teléfono con cualquiera de nosotros. En aquella época, por lo menos en mi caso, era muy común entrar a páginas de juegos flash gratis, visitar la página de Cartoon Network o Nickelodeon para jugar o saber más de mis caricaturas favoritas y por supuesto, buscar videos en una joven plataforma llamada YouTube, en donde era obligado intentar ver los comerciales de Nike y algunos capítulos de los Caballeros del Zodiaco que difícilmente se veían en la televisión.

Por supuesto, al ser una herramienta tan abierta e infinita donde se podía encontrar casi cualquier cosa caíamos en las garras del morbo y buscábamos videos de temas que no eran propios de un niño (pornografía, violencia, hechos paranormales, etc).

Evidentemente, no existía una regulación real que nos impidiera encontrar esa información que estaba a la mano para cualquiera de nosotros, entonces nació la restricción parental de YouTube y la necesidad de crear una cuenta que avalara nuestra edad para llegar a otro tipo de contenido que no era para un público infantil.

Los años pasaron, la tecnología, las nuevas sociedades y la forma en que consumíamos internet obligó a que realmente se regularan estos sitios en donde era bastante sencillo vender información de los usuarios (incluso de los más chicos que comenzaban a empaparse con la inmensidad de la web).

Llegamos a tal punto que YouTube creó una versión infantil de su propia plataforma, “YouTube Kids” en la que se puede encontrar contenido educativo y de recreación creado exclusivamente para los niños de casa. La idea de tener un lugar exclusivo para ellos ampliaba el panorama en temas, incluso de educación. Canales dedicados a la enseñanza de los colores, los números, las letras y hasta valores, eran un abanico de contenido que podía desarrollar niños autodidactas desde la comodidad de su casa.

Pero, últimamente YouTube Kids se convirtió en un lugar oscuro e inseguro para los niños. Hace unas semanas en Florida, Free Hess se topó en la plataforma con diversos vídeos que daban instrucciones a los niños sobre cómo suicidarse (CNN, 2019).

Hess puso especial atención luego de que otra madre le comentara que, mientras veía dibujos animados con su hija, en un punto del vídeo se empalmaron varias imágenes de un hombre con gafas que les explicaba a los niños como cortarse las muñecas (CNN, 2019).

Si la situación en este punto resultaba preocupante, Hess decidió seguir explorando la plataforma hasta encontrarse con vídeos que glorificaban la explotación y el abuso sexual, el tráfico de personas, la violencia con armas de fuego y la violencia doméstica (El Espectador, 2019) todo, a través de dibujos animados que a simple vista parecen inofensivos.

En otros casos, se topó con vídeos que usaban al videojuego Minecraft para recrear escenas de tiroteos y matanzas en escuelas (que tristemente, son comunes en Estados Unidos).

En entrevista con CNN, Free Hess dijo

“Me pone furiosa, triste y frustrada (…) Soy pediatra y veo que cada vez más niños vienen con autolesiones e intentos de suicidio. No dudo que las redes sociales y cosas como esta contribuyan” (CNN, 2019).

Tomando en cuenta que la situación es grave, Hess y otras madres de familia denunciaron ante YouTube y Google que el contenido de la plataforma no estaba siendo revisado y estaba llegando a los niños de forma sencilla. Ante esto, YouTube aseguro que “Apreciamos que las personas nos alerten sobre contenido problemático y hacemos posible que cualquiera pueda alertar sobre un video. Los videos alertados se revisan manualmente 24/7 y todos los videos que no pertenecen a la aplicación se eliminan” (CNN, 2019).

Además,  la plataforma aseguro que “hemos estado invirtiendo en nuevos controles para padres, incluida la posibilidad de seleccionar videos y canales en la aplicación. Estamos mejorando constantemente nuestros sistemas y reconocemos que hay más trabajo por hacer” (CNN, 2019).

Es necesario decir que la responsabilidad es compartida. Si bien, YouTube debe mejorar los filtros de calidad empleados en los vídeos que aparecen en YouTube Kids, también los padres de familia deben monitorear constantemente lo que los niños ven en la plataforma. Y es este, uno de los principales puntos que complican el panorama pues la brecha generacional de padres e hijos es enorme, ya que hablamos de nativos digitales contra inmigrantes digitales.

Marc Prensky en 2011, explicó la concepción del término “nativo digital” tras analizar a los alumnos que en la actualidad llenan las aulas de las escuelas en Estados Unidos. Aseguró que “nuestros estudiantes de hoy son todos “hablantes nativos” del lenguaje digital de los ordenadores, los videojuegos e internet” (Prensky, 2001) es decir, aquellos seres que nacieron de 1990 en adelante son considerados nativos digitales.

Persky también explica quiénes conforman a los inmigrantes digitales:

Aquellos de nosotros que no nacimos en el mundo digital, pero que, en algún momento más avanzado de nuestras vidas quedamos fascinados y adoptamos muchos o la mayoría de los aspectos de la nueva tecnología somos, y siempre lo seremos en comparación con ellos, Inmigrantes Digitales (Persky, 2001).

Este concepto engloba a todos aquellos que nacieron de 1989 hacia atrás, que son en la actualidad nuestros padres y abuelos, aquellos que no crecieron con un mundo digital arraigado.

Esta es una explicación mucho más elaborada de la corresponsabilidad que tienen tanto los padres de familia como YouTube. Hoy es muy común ver una escena que se repite constantemente sin hacer ruido. Los padres de familia hacen uso de la tecnología como un distractor para sus hijos “Ten, mira caricaturas en el iPad, te pongo YouTube” con el único fin de que los niños estén en paz sin molestar al mundo entero.

Mientras los niños se ven inmersos en este nuevo mundo digital, con contenido sin ningún tipo de regulación en sus manos. Esto quiere decir que,  estamos poniéndolos en bandeja de plata para ser víctimas de alguna atrocidad como las que abundan en la web o como lo que descubrió Hess.

Hoy, los niños ya no salen a jugar, no saben lo que significa caerse en la tierra, patear un balón con tus amigos, la infancia actual vive encapsulada en una realidad digital que podría estar consumiendo los mejores años de su vida por una desatención de sus padres y de una plataforma que, evidentemente, no está haciendo lo necesario para cuidarlos.

Lo ocurrido en YouTube Kids es la clara muestra de que nuestra sociedad cada día está más podrida, no nos basta tener el morbo a nuestro alcance, ahora vamos a destruir a aquellos que en el futuro deberían ser la esperanza del mundo, los revolucionarios que hoy están siendo devorados por las garras despiadadas del mundo digital, ese que todos sabemos que existe pero que pocos se atreven a denunciar. Es momento de actuar, aún hay tiempo.

FUENTES

Juan Carlos Jiménez Fernández

Soy comunicólogo porque futbolistas y músicos ya había muchos.
Amante de los cómics y los videojuegos. Escribo porque creo que es una de las formas más honestas de expresar lo que piensas. Contacto: [email protected]
Sígueme en Twitter en @SoyJC94

Sigue a Juan Carlos Jiménez Fernández en:
Etiquetas

Artículos relacionados

Close
Close