Campañas

“Personas que son destinos”: La campaña de Aeroméxico que transformó la percepción de hacer un viaje en avión

Viajar en avión es una experiencia especial para muchas personas. ¿Recuerdas la primera vez que abordaste un avión? Yo sí, iba a las primeras vacaciones de mi vida fuera de Puebla. Mi papá preparó un viaje a Cozumel, Quintana Roo; recuerdo muy bien que salimos de madrugada en el autobús al Aeropuerto Internacional Benito Juárez en la Ciudad de México.

Pasamos la zona de documentación y llegamos a la sala de abordaje en donde apenas se alcanzaban a ver los aviones que esperaban indicaciones para empezar su ruta a diferentes destinos de México. Jamás había estado tan cerca de un avión, ni siquiera imaginaba cómo era por dentro.

Llegó el momento de abordar, caminar por el tobogán y llegar a nuestro lugar fue algo único, sobre todo; porque me había tocado la ventanilla. Confieso que, cuando el avión empezó a moverse y aumentó la velocidad para el despegue, apreté muy fuerte el descansa brazos de mi asiento y comencé a llorar al sentir una sensación de vacío en el estómago que jamás en mi vida había sentido (8 años tenía en aquel entonces).

Ver la inmensidad del cielo y tener tan cerca las nubes fue una experiencia increíble que se redondeo cuando vi por primera vez el mar.

A lo que quiero llegar con esta breve historia es que, viajar sea a donde sea que vayas es una experiencia especial pero hacerlo en avión lo convierte en algo inolvidable.

Viéndolo desde el tema económico, planear un viaje de vacaciones que incluya pasajes de avión, hotel y actividades de recreación resulta un gasto fuerte que debe ser planeado con tiempo, esto pone en un nivel poco accesible para muchísimas personas. Por ejemplo, según una encuesta de Consulta Mitofsky “sólo el 23% de los mexicanos ha viajado en avión alguna vez en su vida, siendo hombres con estudios universitarios los que más han realizado viajes” (Mitofsky, 2017).

Si bien, la brecha entre las personas que tienen posibilidades de viajar en avión es aún muy amplia con los que no cuentan con esa posibilidad; de alguna forma es esto mismo lo que da un toque mucho más especial y emotivo.

Además, realizar un viaje no solo implica vacaciones y atracciones nuevas, también existen esos viajes que representan un reencuentro. Visitar a tu familia de la que tuviste que desprenderte para lograr un sueño, volver a ver a tu mejor amigo, reencontrarte con un viejo amor y un sinfín de motivos más.

Es justamente esta razón la que motivó a una de las aerolíneas más importantes de México a impulsar una nueva campaña llamada “Personas que son destinos”.

 

Con esta campaña, Aeroméxico busca brindar una experiencia personalizada a los viajantes de su aerolínea. ¿Cómo? Muy simple, desde la compra de boletos es posible modificar los datos que aparecen en el pase de abordar.

Entrando al sitio web personas que son destinos, basta con llenar un mini formulario en el que la página pregunta DE: (ingresas tu nombre)” QUE VIAJA DE: (Ingresas el lugar del que viajas) A: (ingresas el nombre de la persona a la que vas a visitar) QUE SE ENCUENTRA EN: (Ingresas el nombre del destino).

Al terminar de llenar estos datos, el sitio web te redirecciona a un mini clip con algunos fragmentos del vídeo promocional de la campaña y que puedes compartir en tus redes sociales, especialmente con la persona que estás por visitar.

Esto, podría parecer un detalle nada relevante o muy poco destacable, pero lo que está haciendo Aeroméxico es una campaña de Marketing emocional bastante bien argumentada.

Basta con ver el vídeo de lanzamiento de la campaña, el discurso es absolutamente enfocado a la experiencia de vida de cada uno de nosotros. En la inmesidad del mundo, entre millones de personas siempre habremos de encontrar algunas que hagan la diferencia en nuestras vidas y son esas mismas personas las que consiguen que atravesemos el mundo por un reencuentro.

Aeroméxico en alianza con Google, hace uso de la herramienta Google Places que a su vez, permite que las coordenadas utilizadas en los destinos sean proyectadas en Google Maps (En el aire, 2019) para la creación de los mini clips personalizados, acercando mucho más a los usuarios a esa persona destino. Lo que la marca busca es que el usuario sienta esto como una experiencia emocional más allá de un simple viaje de un punto A a un punto B, que realmente sea un momento de conexión entre dos seres queridos.

Andrés Castañeda, Vicepresidente Senior de Mercadotecnia de Aeroméxico explicó la creación de la campaña:

Creamos Personas que son destinos porque la experiencia de nuestros clientes es el centro de nuestras decisiones. Esto nos obliga a innovar constantemente para satisfacer las altas expectativas que los viajeros ponen en Aeroméxico. En esta ocasión, sumamos la innovación de las plataformas de Google con nuestro conocimiento del mercado, en una campaña que esperamos sorprenda nuevamente a nuestros pasajeros (En el aire, 2019).

Queda claro que la suma de las nuevas tecnologías y la necesidad de que el consumidor se sienta identificado con una marca, nos regalan campañas como esta. La clave está en que Aeroméxico comprendió que un mensaje emocional era esencial para darle un nuevo sentido al hecho de viajar. Una marca que trabaja directa o indirectamente con emociones debe buscar constantemente, reforzar esa imagen con mensajes que humanicen la forma en que se comunica con su público meta.

Paola Escalante, Gerente de Creatividad en The Zoo, Google aseguró que “el reto más grande fue fortalecer la promesa de personalización que Aeroméxico ha trabajado durante los últimos años, sin olvidar cómo es qué el usuario vive el proceso de compra” (En el aire, 2019). Aeroméxico con esta campaña, logró que el proceso de compra represente más que la adquisición de un pasaje de avión, ahora es el primer paso para reencontrarte con una persona especial.

Hablar de tú a tú con el consumidor es básico cuando una marca trabaja o quiere trabjar con las emociones de las personas, Aeroméxico se arriesgó a exhibir la parte más emotiva de emprender un viaje y ha logrado transformar la experiencia de tomar un avión como medio de transporte a ser un canal de conexión entre personas, conexión de sentimientos y sobre todo, un nivel de cercanía con aquellos que por distintas razones, están lejos de nosotros.

FUENTES:

Juan Carlos Jiménez Fernández

Soy comunicólogo porque futbolistas y músicos ya había muchos.
Amante de los cómics y los videojuegos. Escribo porque creo que es una de las formas más honestas de expresar lo que piensas. Contacto: [email protected]
Sígueme en Twitter en @SoyJC94

Sigue a Juan Carlos Jiménez Fernández en:

Artículos relacionados

Close
Close