Entretenimiento

Mayas sobre ruedas

Durante siete temporadas (2008 – 2014) Kurt Sutter demostró con “Sons of Anarchy su talento al crear una de las mejores series de televisión en lo que va del siglo, con las actuaciones extraordinarias de Katey Sagal en el papel de Gemma Teller, la matriarca de armas tomar de un club de motociclistas llamado Hijos de la Anarquía que tiene su sede en el centro del estado de California, Charlie Hunnam interpretando a su hijo Jackson Jax Teller, que intenta sacar al club de las actividades ilegales mientras se empeña en descubrir la verdad acerca de la muerte de su padre —líder y uno de los fundadores del grupo—. El gran Ron Perlman, como Clay Morrow el hombre que ocupó el lugar del padre de Jax en el Club y en la cama familiar. Sons of Anarchy es la versión en motocicleta de McBeth. Sons of Anarchy fue producida por Fox/FX

Después del gran éxito de la serie y mientras se grababa la temporada final, mucho se especuló sobre si habría una precuela, una secuela o un spin off de la misma. Todos estos rumores fueron acallados cuando Sutter anunció su nueva serie The Bastard Executioner estrenada en 2015, sobre un verdugo en Gales durante la Edad Media. La serie resultó un verdadero fracaso. Sutter creó una historia en la Edad Media sustituyendo motociclistas por rebeldes ocultos y señores feudales.

Tres años tardó Sutter en retomar una idea del universo de Sons of Anarchy; un spin off llamado Mayans MC, producida también por FX. Mayans MC, es un club de motociclistas de origen mexicano. La historia sucede 4 años después del final de Sons of Anarchy en la ficticia ciudad fronteriza de Santo Padre y con esta historia Sutter demuestra que las historias de motociclistas son las que mejor le van. Sutter se mueve como pez en el agua al mostrarnos las entrañas de los clubes de motociclismo y, si bien existen muchas cosas que son idénticas pero tropicalizadas a las de Sons of Anarchy, la historia está lejos de ser similar. Plantea una realidad totalmente diferente y más cercana al espectador latinoamericano y en específico al mexicano de la frontera norte. En esta ocasión los bandos no sólo son un club de motociclistas, la policía, el gobierno federal de Estados Unidos y el Crimen organizado, en esta ocasión se incluye a un grupo insurgente que se mueve en las serranías de la frontera y que es la voz de los huérfanos de la guerra de narcotráfico de nuestro país, encabezada por una joven a la que sólo se conoce como Adelita (Carla Baratta). La historia de Mayans MC se centra en los hermanos Ezekiel, “EZ”, Reyes (JD Pardo) y Ángel Reyes (Clayton Cárdenas), ambos miembros de los Mayans MC a diferentes niveles, mientras Ángel es un miembro ya hecho del club, EZ es apenas un candidato a ser miembro del club por lo que es el encargado de hacer la mayor parte de las tareas menores y tediosas para poder ganarse su lugar. La historia de EZ no es así de sencilla; acaba de salir de la cárcel tras haber cumplido parte de su condena por asesinar de manera involuntaria a un policía, pero esa libertad no ha sido gratuita, EZ ha tenido que hacer un trato con el FBI para integrarse a los Mayans y poder conseguir toda la información acerca de Miguel Galindo (Danny Pino), cabeza de uno de los más poderosos cárteles de narcotráfico mexicano. Para cerrar un círculo melodramático la esposa de Galindo, Emily (Sarah Bolger), era novia de EZ antes de que este fuera a la cárcel y su papel puede entenderse como el de una Gemma Teller en formación. Felipe (Edward James Olmos), padre de los Reyes y dueño de una carnicería, es un hombre que ama a sus dos hijos y es capaz de hacer muchas cosas por defenderlos, además de ocultar un oscuro pasado y el agente del FBI con el que EZ tiene el trato es su primo Kevin Jiménez (Maurice Compte).

Como en el caso de Sons of Anarchy, la nueva serie lleva el nombre del club de motociclistas. Mayans MC retoma el universo de Sons of Anarchy, al contar la historia de uno de los clubs antagónicos en un principio y después aliado al de Teller. Esto le da libertad a Sutter de meter a los motociclistas del Centro de California en diferentes situaciones, le permite la aparición de personajes de la primera serie y en el caso de uno de ellos, el manco onanista compulsivo Chucky (Michael Ornstein), incorporarlo entre los personajes de la serie, así como al extravagante y desalmado fiscal de distrito Lincoln Potter (Ray McKinnon).

Mayans MC tiene un par de giros de tuerca muy sorpresivos, otros no tanto y hasta se podría decir que bastante predecibles, pero tiene también una serie de posturas ideológicas muy claras. Tres meses antes de haber el cambio de presidente en México, uno de los personajes de la serie ya auguraba que la llegada de López Obrador, no implicaba ningún cambio en materia de narcotráfico y de cárteles en México. Esta semana que vi la serie, esta frase resonó dolorosamente en mi interior, por lo transparente que resultan nuestros políticos incluso para los extranjeros, pero no para los fanáticos que los apoyan sin analizar nada. De la misma manera la serie hace referencias claras y despectivas a Trump y su política fronteriza.

Otra de las cosas que son de llamar la atención de Mayans MC es que una gran parte, calculo que entre el 30 y el 35% de la serie está hablada en español, lo que no sé qué tan bien la coloque en el mercado norteamericano de la era Trump. Desgraciadamente, algo que le resta veracidad a la serie es la decisión de utilizar actrices y actores venezolanos, dominicanos y con otros acentos latinoamericanos para sustituir acentos del norte de México y del sur de Estados Unidos. Esto hace una diferencia que muestra menor calidad y cuidado en el casting que otras series situadas en la frontera de México con Estados Unidos, como The Bridge de FX también, franquicia de la extraordinaria serie sueca-danesa Broen/Bron, donde el papel protagónico del policía mexicano es Bruno Bichir o como en Tijuana de Netflix donde Damián Alcázar, Claudette Maillé, Roberto Sosa interpretan a mexicanos de la frontera con los acentos correctos.

A principios de septiembre iniciará la segunda temporada de la serie, el trabajo que Sutter debió haber hecho para salvar la serie y lograr una tercera temporada puede ser muy atractivo, es necesario que Sutter se separe totalmente del formato Sons of Anarchy para terminar de crear la personalidad de Mayans MC. Al final de la primera temporada el rigor de Sutter en sus guiones, la clara idea de hacia dónde va y en dónde terminan sus series y el amor por Sons of Anarchy le permiten crear un cliffhanger lo demasiado poderoso para que los amantes de la primera serie se acerquen a ver Mayans MC. Está claro que esta nueva temporada se puede convertir en una mayor participación del club de motociclistas del centro de California a la serie y darle un giro muy interesante, siempre y cuando no sea un pretexto para volver Mayans MC una extensión de Sons of Anarchy. Los nuevos personajes y situaciones están ya planteadas.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close