Publicidad

Publicidad y religión

Una de las reglas básicas de la publicidad, que te enseñan desde las primeras clases de comunicación en la universidad, es: ni política, ni religión.

Esta regla nace para “no ofender sensibilidades” por lo que hace unos años la  cadena internacional de comida ‘Pret a Manger’ retiró unas papas fritas con tomate llamada ‘Virgen María’ después de recibir protestas de los católicos.

Harley-Davidson Canadá probó los límites de la religión con un anuncio que mostraba dos mitades de una cara de mujer, una con un hijab y la otra con un casco y cabello rubio ondulado. La atesorada lectura: Para cada uno, su propia religión.

¿Hacia dónde se dirige la religión en la era digital?

Cada vez es más común que escuelas, iglesias y grupos religiosos comienzan a figurar en las redes sociales para comercializar sus ofertas, al igual que cualquier otro vendedor. En la India, por ejemplo, ahora es posible hacer un Sathyanarayan Puja en Internet.

Sin embargo, en general, sería prudente que los especialistas en marketing eviten material que pueda causar una ofensa generalizada o intensa a un grupo pequeño; Es por eso que muchísimas marcas evitan usar cualquier referencia religiosa en su comercialización, por más grande que sea la tentación.

La web está cambiando la forma en que se experimenta la religión a escala mundial. La mayoría de la gente que realiza viajes a Israel instagrammaban toda su experiencia.

¿Pero la religión realmente tiene un lugar en la publicidad?

Si lo miramos desde el punto de vista de la efectividad, diríamos que no.

El requisito previo para un buen anuncio es establecer la relevancia con un objetivo. La inclusión de la religión solo la hace relevante para aquellos con fuertes creencias religiosas. Para muchos otros, corremos el riesgo de poder ser descalificados. Algunos también pueden sentir que hacer de la religión una consideración comercial podría ofender sus sensibilidades religiosas. Entonces, es posible que estés caminando por el filo de la navaja si estás buscando obtener ganancias comerciales al usar un tema religioso.

Meat & Livestock Australia lanzó en 2017 un anuncio que posiciona al cordero como la carne que cualquiera, de cualquier religión, puede comer.

Contexto: El aumento en los casos de colesterol afectó a la industria de la carne roja, que afectó al cordero y por supuesto a los ganaderos.

Este anuncio intenta representar a todas las religiones desde católicos hasta hindúes. Sin embargo, corrió el riesgo de ofender a todos los grupos religiosos del mundo.

El periodista Ruben Aguilar menciona en un artículo para Animal Político que el 95% de los mexicanos dicen creer en Dios y el 5% afirma que no.

México es el segundo país con el mayor número de católicos en el mundo después de Brasil, según el Anuario Estadístico que cada año publica el Vaticano.

Aún así, este año en nuestro país una de las empresas más importantes de afores fomenta la cultura del ahorro a través de un anuncio patrocinado por Dios.

 

La religión y el humor nunca han sido los mejores amigos.

El papel del humor es tomar la tragedia, el tiempo y ajustar el orden aceptado de las cosas. Mientras que la religión, a pesar del tiempo, es solemne y respetuosa.

Judith Ramírez

Lic. en Diseño y Producción Publicitaria por UPAEP. Con talentos tan ocultos que ni ella los conoce. Copy en Terán/TBWA .
Sígueme en twitter: @lafocabebe

Sigue a Judith Ramírez en:

Artículos relacionados

Otras Recomendaciones

Close
Close
Close